...
Espacioprofundo.es 25/04/13

Si te preguntan el nombre de una estrella seguro que uno de los que se te vienen a la mente es Betelgeuse, esta gigante roja a punto de morir situada en la constelación de Orion ha intrigado a muchos desde la antigüedad. Pero ahora, un equipo de astrónomos ha dado a conocer una nueva imagen de su atmosfera exterior, revelando la estructura de la materia que es lanzada al espacio por la estrella.

La nueva imagen, tomada por el conjunto de radiotelescopios e-MERLIN muestra también las regiones de un gas sorprendentemente caliente en la atmósfera exterior de la estrella así como un arco de gas más frio con una masa similar a la de la Tierra.

Betelgeuse es fácilmente visible a simple vista, es ese punto rojo situado en el hombro del cazador Orion. En sí, la estrella es enorme, es unas 1.000 veces más grande que nuestro Sol, también es una de las supergigantes rojas más cercanas a nosotros, nos separan tan solo 650 años luz.

La nueva imagen e-MERLIN de Betelgeuse – publicado en la revista Monthly Notices de la Royal Astronomical Society, nos muestra como su atmósfera se extiende a cinco veces el tamaño de la superficie visual de la estrella, revelando la presencia de dos puntos calientes dentro de la atmósfera exterior y un leve arco de gas más frio situado lejos de la estrella, a más de un radio de esta gigante.

Los puntos calientes están separados por aproximadamente la mitad del diámetro visual de la estrella y tienen una temperatura de aproximadamente 4.000 a 5.000º Kelvin, mucho más alta que la temperatura media de la superficie del radio de la estrella (aproximadamente 1.200º Kelvin) e incluso más alta que la superficie visual (3.600º Kelvin). Mientras tanto, el arco de gas frio se encuentra casi 7.400 millones kilómetros de distancia de la estrella, aproximadamente la misma distancia que separa el lejano Plutón de nuestro Sol. Se estima que tiene una masa de casi dos tercios del peso de la Tierra y una temperatura de aproximadamente 150º Kelvin.

El autor principal, Dr. Anita Richards, de la Universidad de Manchester, dijo que aún no estaba claro por qué esos puntos calientes alcanzan esas temperaturas “Una posibilidad es que las ondas de choque, causados ya sea por la estrella pulsante o por convección en sus capas exteriores, están comprimiendo y calentando el gas. Otra es que la atmósfera externa es irregular y estamos viendo su interior a través de las regiones más calientes. El arco de gas frío se piensa que es el resultado de un período de aumento de pérdida de masa de la estrella causado en algún momento en el siglo pasado, pero se desconoce su relación con las otras estructuras visibles, como los puntos calientes, que se encuentran mucho más cerca, dentro de la atmósfera exterior de la estrella”.

Hasta ahora no hemos sido capaces de comprender correctamente el mecanismo por el cual las estrellas supergigantes como Betelgeuse pierden su masa lanzándola al espacio, a pesar de que su papel clave en el ciclo de vida de la estrella y materia que enriquece el material interestelar a partir de la cual se forman las futuras estrellas y planetas.

Richards, que trabaja en la Escuela de Física y Astronomía de Manchester, señalo que “Betelgeuse produce un viento solar equivalente a la pérdida de la masa de la Tierra cada tres años, enriquecido con los productos químicos que formaran parte de la próxima generación de estrellas y planetas”.

Las futuras observaciones planeadas con e-MERLIN y otros radiotelescopios como ALMA y VLA no solo nos señalaran los mecanismos que se esconden tras estos puntos calientes o como la estrella pierde su masa, sino que también nos podrían ayudar a determinar cuánto tiempo de vida le queda a Betelgeuse antes de que estalle como una supernova.