El estadounidense Rich Lee decidió implantar en la parte exterior de sus orejas unos auriculares para siempre,
así puede escuchar música y espera poder conectar los altavoces al GPS para que le dé instrucciones,
ademas planea vincularlos a un micrófono y así escuchar las conversaciones de otras personas.



Para escuchar música tiene que conectar su teléfono a un pequeño amplificador que está conectado a la bobina alrededor de su cuello
y de esta forma crear un campo magnético.
Este campo magnético hace que los imanes en las orejas produzcan el sonido que solo él puede oír.

Lee se incrustó pequeños imanes en un pequeño trozo de cartílago en la parte exterior de la oreja.

A pesar de que admitió que la calidad del sonido no es tan buena como lo sería utilizando los auriculares tradicionales,
pero en cambio puede escuchar música en cualquier lugar y en cualquier momento.
Además, los implantes son invisibles.

Lee recibió la ayuda de otro artista en la modificación corporal, Steve Haworth, quién le ofreció su experiencia y le dio consejos muy importantes.
”Todo salio muy bien y con poco dolor” concluyó Rich