Y siguiendo con los reencuentros, ahora presentamos el caso de 2 hermanas de 17 años
que se toparon tras ser separadas desde pequeñas.



Sus nombres son Jordania Dickerson y Robin Jeter, todo ocurrió en una competencia inter escolar de atletismo.
Ambas se encontraban allí y su parecido era evidente. Los compañeros de Jordania comentaron su gran semejanza y ella fue a conocer a Robin.
Las dos chicas empezaron a hablar y en poco tiempo Jordania estaba llorando después de descubrir que el apellido de Robin fue Jeter.

Al parecer nacieron con 9 meses de diferencia y mientras Jordania fue adoptada poco después del nacimiento,
Robin vivió al principio con su madre biológica antes de ser enviada a un orfanato y, finalmente, terminó viviendo con un tutor legal.

Aunque ambas vivieron en Washington DC, jugando algunos de los mismos deportes, y asistiendo a escuelas bastante cercanas,
sus caminos nunca se cruzaron hasta ese día de enero.

Esa noche las dos chicas hablaron por teléfono y compararon sus certificados de nacimiento en un intento de averiguar
si realmente podrían ser hermanas. Además suenan igual, ambas tienen los pulgares dobles articulados y usan el mismo número de zapato.



“Yo ya sabía de mi adopción y que mi apellido era Jeter” dijo Jordania a USA Today.
Y curiosamente ella sólo se había unido al equipo de atletismo para mantenerse en forma.
“Si yo no lo hubiera hecho, nunca la habría conocido,” dijo ella. “Estoy muy contenta de haberme unido al equipo.”

“Ha pasado tanto tiempo y me siento como si nunca me hubiera apartado de ella”, agregó.
Pero de acuerdo a Daily Mail ahora que se han encontrado la una a la otra su siguiente tarea consiste en localizar a sus otros hermanos,
que a la fecha han sido cuatro más.