El deportista ruso Valery Rozov saltó desde del monte Everest, logrando un nuevo récord
desde la montaña más alta del mundo con 7 220 metros de altitud sobre el nivel del mar.



Valery, de 48 años quien tiene más de 10 000 saltos base en su haber, pasó más de dos años preparándose para este salto y se valió de un traje especial,
en forma de ala, él y su equipo pasaron casi tres semanas en el Himalaya, antes de saltar el pasado 5 de mayo.



Debido a la poca altura del primer acantilado, los primeros momentos del salto fueron los más críticos.
Rozov necesitó más tiempo del habitual para hacer la transición de caída libre a volar.
Una vez superada esa fase, surcó el cielo durante casi un minuto a velocidades que rondaron los 200 kilómetros por hora.
Aterrizó sano y salvo en el glaciar Rongbuk, a 5 950 metros de altitud.