Si alguien te llamase refitolero muy posiblemente te quedarías con la duda de si lo que te ha dicho es bueno o malo, ya que ese es un término prácticamente en desuso, semidesconocido y que, de darse el caso, podríamos escuchar decirlo a las personas más mayores.


Diferente es que te dijese directamente que eres un entrometido, una palabra que sí conoces y seguro que utilizas. Pues eso es lo que significa ser un refitolero (entrometido, entremetido, fisgón, curioso, cotilla…).

El acto de refitolear es el de curiosear e ir entremetiéndose en cosas de escasa importancia y se origina en la función llevada a cabo por el fraile encargado de cuidar o vigilar el refectorio, nombre que se le daba a la sala en la que los religiosos se reunían para comer en los monasterios.

El hecho de que el refitorero (que era como se le conocía a ese fraile) anduviese curioseando qué era lo que hacían o cuchicheaban los religiosos que por allí andaban fue lo que dio origen a esta palabra para denominar a quién se inmiscuye en los asuntos de los demás.

20minutos.es / Alfred López, 29 abril 2018

¿Sabes qué significa ‘refitolear’?