La Luna ha sido, es, y será siempre objeto de debate y misterio para el ser humano. A lo largo de los siglos de civilización, hemos admirado y soñado con nuestro satélite natural. Sin embargo, hay ciertas peculiaridades que hacen que este sea el cuerpo más singular de todos cuantos orbitan alrededor de los diversos planetas del Sistema Solar y aquí te vamos a contar por qué.

La cercanía al Sol

Hoy en día, la Luna es el satélite más cercano al Sol de todo el Sistema Solar. Dado que la Tierra es el tercer planeta en orden por proximidad a nuestro astro rey, y por el hecho de que ni Mercurio ni Venus, los más ardientes, no tienen ningún cuerpo asociado, nuestra querida Luna es la más cálida de todas las rocas que giran en torno a sus anfitriones.

El tamaño de la Luna respecto a la Tierra

Aunque la Luna no es el satélite más grande del Sistema Solar, pero ostenta un meritorio quinto puesto, sí que lo es en relación con el planeta en torno al cual orbita. Es decir que hay científicos que han llegado a considerarnos como un sistema binario, aunque la teoría más aceptada es que nuestro satélite no es más que eso, un satélite.

No obstante, la proporción de masa y diámetro entre la Tierra y la Luna es de una por cada 81 veces y uno por 3,6 respectivamente, por lo que no hay otro ejemplo en todo el Sistema Solar, puesto que las satélites son mucho menores en la comparativa, como sucede en los casos de Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno.

Marte posee dos satélites, Deimos y Phobos, pero son muy pequeños e irregulares. El único ejemplo comparable sería el caso de Plutón y Caronte, en el que ambos tienen tamaños similares, aunque son más bien un planeta enano doble o un caso singular.

La soledad de la Luna

Otro hecho que hace a nuestra Luna un caso excepcional es su soledad. Si te fijas, es el único satélite que orbita en solitario en torno a su planeta. Marte tiene dos cuerpos, como ya hemos dicho, mientras que en Plutón, finalmente se ha descubierto que hay hasta 5 alrededor. Si hablamos de los gigantes gaseosos, nos vamos a decenas y centenas de astros girando.

Así pues, es curioso que la Luna sea tan grande y solitaria en su eterno devenir alrededor de la Tierra, a pesar de que el ser humano ha construido un gran número de satélites artificiales que la acompañan, y que nos hacen la vida más fácil. De hecho, gracias a ellos, puedes ahora leer este artículo y disfrutar de los contenidos de Batanga.

Además, queda añadir que la Luna está tan cerca de la Tierra que la vemos como si tuviera el tamaño del Sol. Este efecto solo se produce en nuestra superficie. Así que disfruta de este querido satélite, porque es un caso único y singular.

batanga.com / Pedro González Nuñez 30/11/15


¿Sabes por qué la Luna es el satélite más singular del Sistema Solar?