Los países suelen obtener sus nombres de algún río cercano, algún accidente geográfico o alguna peculiaridad sobre el terreno que ocupan. Algunos, sin embargo, honran a una persona con su nombre y ¿qué mayor honor que dedicar un país entero?

Seguro puedes pensar en un par de ejemplos, hay algunos en nuestro continente, pero ¿cuántos países puede haber que deriven su nombre de una persona? Muchos y te los mostramos a continuación.


... América

En el continente americano hay un par de ejemplos claros. Colombia, claro está, deriva su nombre de Cristóbal Colón y Bolivia de Simón Bolivar. Este último no solo tiene el honor de un país con su nombre, sino dos, ya que el nombre oficial de Venezuela es la República Bolivariana de Venezuela, nuevamente en honor a él.

Además, el continente americano obtuvo su nombre del explorador italiano Américo Vespucio y, en consecuencia, los Estados Unidos de América, técnicamente, también deben su nombre a un personaje histórico. A su vez, varias naciones caribeñas reciben su nombre de santos católicos. Este es el caso de Santa Lucía, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Grenadinas y República Dominicana.

Por otro lado, en Centroamérica, Nicaragua, recibe su nombre de Nicarao, un importante rey amerindio que gobernaba al momento de la llegada de los conquistadores españoles. También podría incluirse en la lista a El Salvador, país cuyo nombre es una alusión a Jesús.

... Europa

También en Europa hay varios países bautizados en honor a figuras tanto históricas como mitológicas. Al igual que lo sucedido en las Américas, varios de estos países reciben sus nombres de santos cristianos. Este es el caso de la nación euroasiática de Georgia recibe su nombre de San Jorge de Capadocia y el pequeño microestado de San Marino de San Marino diácono.

Países como Liechtenstein y Dinamarca, tornaron a la realeza, en lugar de la religión, para el orígen de sus nombres. En el caso de Dinamarca, el origen de su nombre radica en el legendario rey Dan y, en el de Liechtesntein, de la casa real del mismo nombre. Las leyendas son las fuentes de muchos nombres de países. Este es el caso de República Checa, Rusia y Bielorrusia. Estas tres naciones obtuvieron sus respectivos nombres de la leyenda de Lech, Czech y Rus, tres hermanos que habrían fundado tres naciones con sus nombres, las cuales derivaron en los pueblos polacos, checos y rusos, respectivamente.

De hecho, Lechia, proveniente de Lech, es un nombre alternativo para Polonia y esto no es nada inusual. Aunque las conocemos como Irlanda y Grecia, estas dos naciones tienen, en sus respectivos idiomas, los nombres alternativos de Éire y Elláda, ambos derivados de diferentes figuras mitológicas (Ériu y Helén, respectivamente).

... África

En África encontramos unos cuantos ejemplos más. Algunos países del continente africano deben sus nombres a miembros de la realeza de los países que los conquistaron. Este es el caso de Mauricio, que recibe su nombre de Mauricio I de Nassau. Santo Tomé y Príncipe, a su vez, es un nombre compuesto por el de las dos islas que conforman a esta pequeña nación: Santo Tomé, en honor a Tomás el Apóstol y Príncipe, en honor al entonces príncipe de Portugal. Otro nombre colonial es el de las Islas Seychelles, nombradas en honor al político francés Jean Moreau de Séchelles.

Sin embargo, no todas estas naciones africanas debieron mirar a Europa par encontrar inspiración para su nombre. El nombre «Mozambique», por ejemplo, proviene de Mussa Ben Mbiki (Mussa Mbiki), un comerciante árabe que vivió en la isla de Mozambique, que a su vez dio nombre al país. La pequeña Suazilandia, por su lado, decidió mantener el asunto en casa y debe su nombre al rey Mswati II que reinó entre 1840 y 1868.

... Asia y Oceanía

En Asia, no hay que ir muy lejos para encontrar países con nombres en honor a personas. Además del caso antedicho de Rusia, que se encuentra en ambos continentes, otro gigante asiático, China, recibe su nombre de una figura histórica. Se trata de Qin Shi Huang, el primer emperador de la dinastía Qin y el monarca que unificó a China, un acontecimiento que sin dudas le ganó este gran honor.

Otro país asiático que recibe su nombre de la realeza son las Filipinas, en honor al rey Felipe II de España. Ya en Medio Oriente, Arabia Saudí recibe su nombre de Muhammad ibn Saud, el primer emir saudí. Por otro lado, Camboya recibe su nombre de Kambu Swayambhuva, quien según la leyenda habría sido un rey de la India que se aventuró a territorios del sudeste asiático donde se casó con la hija del rey local.

En ese terreno difuso entre la historia y la leyenda se encuentra Israel, que recibe su nombre de Jacob (qué en el génesis es renombrado «Israel»), una importante figura bíblica. Además, de la misma forma que Irlanda y Grecia tienen los nombres alternativos de Éire y Elláda, India tiene el nombre local de Bhārat, inspirado por Bharata, un importante emperador de la mitología hindú que habría unificado la región.

Los nombres en honor a personas se extienden a Oceanía donde, por ejemplo, las naciones isleñas de Islas Marshall y Kiribati reciben sus nombres de John Marshall y Thomas Gilbert, dos marineros que pasaron por las islas cuando comandaban algunas de las primeras naves inglesas en llevar convictos a Australia. Otras islas de la región que reciben su nombre de una figura histórica son las Islas Salomón, en honor al rey Salomón que, según la Biblia, gobernó Israel.

batanga.com / María Dabezíes 06 enero 2016

¿Sabes cuántos países obtuvieron su nombre de una persona?