Tanto el color del pelo como el color de los ojos se heredan y dependen de varios genes cuyo funcionamiento aún no está del todo claro.

.....
En medio de esta incertidumbre, un equipo de investigadores de la Universidad de Standford acaba de averiguar que las personas rubias tienen un potenciador característico, y no, no se trata de un tinte milagroso. Según el artículo que han publicado en «Nature» este domingo, las personas rubias del Norte de Europa son rubias debido a una pequeña mutación (variación) en una zona de los genes, el potenciador, de la que depende el control de varios de ellos. Dicho de otro modo, este potenciador sería algo así como un guardia regulando el «tráfico de genes».

«Esta variación genética en humanos está asociada con el pelo rubio, pero no con el color de pelo u otros pigmentos», ha dicho David Kingsley, el director de la investigación. Esto supone que el color de la piel o el de los ojos dependen de otros genes y que, en conjunto, el proceso es tan complejo como para permitir todas las variantes que conocemos.

Regular el tráfico de genes

Pero, ¿cómo funcionan los potenciadores? Si se puede hablar de un «tráfico de genes», los potenciadores son secuencias del ADN que se comportan como un semáforo en verde, ya que promueven el funcionamiento de los genes que regulan. Existen otro tipo de reguladores, como los silenciadores, algo así como los semáforos en rojo. Este conjunto de señales o guardias de tráfico, permiten que el hombre y el chimancé compartan el 99% de los genes y sean tan distintos, ya que la actividad de sus genes es muy distinta.

El equipo de Kingsley modificó genéticamente a ratones para que llevasen estos potenciadores característicos de rubios y comprobó que el pelaje de estos se volvía más claro.


Los ratones también pueden ser más o menos rubios

En concreto, averiguaron que el potenciador activaba al gen «Kit-Ligand», que también modula el color de algunos peces. «Cuando vimos que el color de los folículos cambiaba, pudimos responder cuál es la diferencia entre los rubios y los morenos en el Norte de Europa», ha dicho Kingsley.

Por último, explica que el genoma (conjunto de genes) está sembrado de elementos regulatorios en los alrededores de los genes: «Creemos que el genoma está repleto de interruptores», capaces de regular la actividad de los genes de forma sutil. «Un poco más o un poco menos, cerca de genes clave, es suficiente para producer diferencias significativas», ha explicado en «Science 2.0».

Con estos adelantos, concluye el doctor, «se puede entender mucho mejor las bases moleculares (genéticas) de la diversidad humana y la susceptibilidad o resistencia a muchas enfermedades comunes».

Abc.es 02/06/14