El cantante ha confesado sentir auténtica envidia por el estilo de vida de Harry Styles



El cantante británico aseguró que se siente como un miembro más del popular quinteto ya que él sabe perfectamente
cómo es la vida en una banda al haber vivido un proceso muy parecido como integrante del exitoso grupo Take That,
con el que saltó a la fama en el mundo de la canción y al cual considera su propia familia.

"Siempre me he considerado un miembro más de One Direction desde que canté con ellos 'She's the one' en 'Factor X'.
Son mis hermanos. Los he visto crecer y me encanta ver cómo lo están haciendo", reconoció al suplemento Event del diario Mail on Sunday.

El cantante --casado con Ayda Field y padre de Theodora, de nueve meses-- ha confesado sentir auténtica "envidia"
por el estilo de vida de Harry Styles, conocido por su fama de mujeriego y amante de la fiesta.

"He seguido de cerca la vida de Harry, incluidos sus romances, y reconozco que tengo cierta envidia", aseguró.

Robbie comparte además una pasión con el componente de la popular banda juvenil: llenar su cuerpo de tatuajes.
"Ellos me enseñan sus nuevos tatuajes y yo los míos. Pertenezco al club de tatuajes mal hechos de One Direction.
Tengo tatuajes bastante feos. Ellos también", añadió.

Robbie se siente muy identificado con el actual quinteto británico porque ve mucho de él en ellos,
aunque reconoce que no poseen la influencia sosegadora con la que contaban ellos en Take That.

"Parece que no están Jason Orange o Gary Barlow para regañarles y darles, irónicamente, un poco de dirección.
Más bien son un grupo de Robbies y Mark Owens. Pero aún así va a ser fascinante ver cómo evolucionan durante su viaje",
reconoció el conocido intérprete.