Aunque reconoce que consumiría drogas con Theodora, también le hablaría sobre los peligros de los excesos



Aunque Robbie Williams siempre asegura que sus días de excesos y conducta salvaje ya han quedado atrás, el cantante está convencido
de que volvería a acercarse al peligroso mundo de las drogas si así lo requirieran sus obligaciones paternales y,
sobre todo, si su hija Theodora decidiera seguir el mismo camino que su famoso progenitor en lo relativo al consumo de estupefacientes.

De esta forma, el intérprete reflexiona sobre el papel que tomaría en el hipotético caso de que su primogénita desarrollara
un cierto gusto por los narcóticos, y afirma sin reservas que lo primero que haría sería asegurarse de que su pequeña tiene a su disposición
aquellas drogas de la mejor calidad.

"Estoy casi seguro de que mi hija no será como yo, creo que se mantendrá alejada de esos peligros y sustancias que a mí me hicieron la vida imposible.
Va a tener una vida muy diferente a la mía, llena de amor y fortuna y sin la necesidad de llenar vacíos emocionales con el consumo de alcohol y drogas.
Pero si llegara a ocurrir, lo primero que tendría que hacer, como buen padre, es acompañarla a comprar y asegurarme
de que sólo consume productos de buena calidad.
Si tomara drogas y encima fueran una auténtica basura, el problema sería mucho más grave todavía", se sinceró Robbie a la revista new!

A pesar de su particular perspectiva a la hora de solventar este hipotético problema, el ex integrante de Take That tratará de concienciar a Theodora
desde bien pequeña de los perjudiciales efectos del consumo de drogas. Y para ilustrar con vehemencia su argumento,
la estrella del pop le narrará a través de la música las propias adversidades que él mismo tuvo que soportar durante su tiempo en una clínica de rehabilitación,
un largo período de sufrimiento con el que Robbie pudo finalmente "sacar fuera" todos sus "demonios".

"Tengo preparada una canción que está dedicada completamente a ella [Theodora] y en la que le explico mi oscuro pasado sin ahorrarme detalles.
La letra habla de cómo necesito sentarme a solas con ella para hablar y sincerarme sobre mis problemas.
Le cuento cómo sufrí una etapa de mucha confusión y apatía, que terminó con final feliz porque pude sacar fuera de mí todos esos demonios que me atormentaban.
Sufrí y grité mucho para poder librarme de ellos y ser una persona completamente renovada.
Y necesito que mi propia hija conozca cómo esos momentos de debilidad me hicieron una persona más fuerte hoy en día",
confesó Williams al mismo medio.

Además de tratar en público los asuntos más sensibles que conforman su nueva vida como padre,
Robbie también admite que ya ha comenzado a hacer una selección de los posibles pretendientes que tendrá su pequeña Theodora de aquí a unos años.
Y entre ellos, el intérprete parece haberse decantado ya por el primogénito de su compatriota Adele -el pequeño Angelo-,
quien podría reunir todos los requisitos para conquistar el corazón de su hija en un futuro no muy lejano.

"Nuestros hijos van a pasar mucho tiempo jugando juntos a ser novios. Así podrán ir ensayando para cuando sean mayores y tengan
que sucumbir ante las citas de la adolescencia. Creo que Angelo y Theodora se van a llevar muy bien y van a hacer a sus padres muy felices", bromeó.