Mohammad Haris, un joven indio de 20 años, salió a buscar trabajo a Chennai(Tamil Nadu),
pero desapareció a los 2 días de haber llegado a su destino, no pudo volver a casa.
El gerente y personal del lugar donde se hospedó se comunicaron con la familia de Haris
para informarles de la desaparición de su hijo.



Inmediatamente se abrió la investigación, entonces lo peor llegó, encontraron un cuerpo putrefacto en un río,
se alerto a los padres quienes acudieron a reconocer el cuerpo.
Tristemente determinaron que era Haris tras identificar una cicatriz en la pierna izquierda y la ropa interior del cuerpo.
Bueno eso creyeron ellos hasta que el joven apareció vivo.¿Qué paso?

Según el The Times of India, tras haber terminado toda la ceremonia y ritos fúnebres, un familiar habló con el padre de Haris,
le dijo que esté estaba en su casa vivo, sano y salvo. “Fue un espectáculo espeluznante para los residentes
cuando vieron al joven caminando a casa.
Muchos no creían que fuera Haris”, dijo un oficial de policía de Chennai que estaba presente allí.

Obviamente Haris no estaba muy contento con todo lo que había pasado,
aunque con todo lo sucedido sus padres y allegados seguramente si estaban muy felices de ver al joven vivo.

Aún no se sabe porque razón Haris dejó Bangalore Chennai de repente, y aún más importante
¿de quién era el cuerpo que se enterró?, la policía seguirá con las investigaciones,
mientras tanto la familia de Harris se ha comprometido a regresar el cráneo
para ayudar a la identificación del cuerpo.

Que coincidencia tan espeluznante, ¿no crees?