¡A que molestas son las plagas! Y nunca faltan los consejos y remedios caseros para eliminarlas,
pero al parecer aquí hubo un gran malentendido.




Un hombre de Nueva Jersey, se enteró de que las chinches morían ante la exposición de una temperatura alta sostenida,
lo que nadie le dijo es que el termostato ambiental o con un calentador no dan resultados. Las consecuencias: quemó su propia casa

El dueño de una casa tenía sus armas listas: un calentador, un secador de pelo y una pistola térmica.
Así que bien armado entró a su habitación y puso manos a la obra.

Seguramente se murieron las chinches pero de paso se quemó su casa completita y sufrió graves quemaduras que lo llevaron directo al hospital.
Su identidad no ha sido revelada.

Los representantes de la Agencia Federal de Protección Ambiental han explicado que lo mejor en estos casos
es acudir a la ayuda de un equipo de especialistas.

Y es que no es la primera vez que ocurre una catástrofe al tratar de eliminar chinches,
como puntualizó un bombero de la agencia de seguridad Woodbury Joseph Buono.