Página 8 de 15 PrimerPrimer ... 678910 ... ÚltimoÚltimo
Resultados 85 al 96 de 172
Mostrar en forma de Arbol118Les gusta

Tema: Lugares Arqueológicos y con misterio

  1. #85
    Speed Black Woman
    Querer es poder
    Avatar de Sorgin
    Fecha de ingreso
    02 Sep, 12
    Género
    Mi Frase
    Errar es Humano, perdonar Divino
    Mensajes
    14,161
    Gracias
    349
    Menciones
    89 Post(s)
    Citas
    284 Post(s)

    Predeterminado

    Masada, la Fortaleza



    Masada es una montaña aislada que se encuentra en los bordes orientales del desierto de Judea cerca del Mar Muerto, a una altura de 440 metros sobre su nivel (50 metros sobre el nivel del Mar Mediterráneo). La meseta tiene una longitud de 600 metros y un ancho de 300 metros. El rey Herodes, que reinó entre los años 40-4 a.C., eligió a Masada como refugio contra sus enemigos.

    Después de la trágica muerte de los defensores de Masada, la fortaleza cayó en manos de los romanos, quienes continuaron viviendo en el lugar hasta el siglo 5-6 d.C., cuando se establecieron en el lugar monjes cristianos.

    La única fuente escrita sobre Masada aparece en "La Guerra de los Judíos" de Flavio Josefo. De acuerdo con Flavio Josefo, Herodes el Grande construyó la fortaleza de Masada entre los años 37 y 31 a. C. Herodes, el gran constructor, "equipó esta fortaleza como un refugio para sí mismo". Incluía una muralla de casamatas alrededor de la meseta, almacenes, grandes cisternas que se llenaban ingeniosamente con agua de lluvia, cuarteles, palacios y una armería.

    Años después de la muerte de Herodes, al comienzo de la primera revuelta judía contra los romanos en el año 66 d. C., un grupo de judíos rebeldes dominó a la guarnición romana de Masada. Después de la caída de Jerusalén y la destrucción del templo (70 d. C.) se unieron a ellos celotes y sus familias que habían huido de Jerusalén. Con Masada como base, hostigaron a los romanos durante dos años. Entonces, en el año 73 d. C., el gobernador romano Flavio Silva marchó contra Masada con la Décima Legión, unidades auxiliares y miles de prisioneros de guerra judíos.

    Los romanos establecieron campamentos en la base de Masada, impusieron un asedio a la fortaleza y construyeron un muro de circunvalación. Luego construyeron una rampa de miles de toneladas de piedras y tierra en el acceso occidental de la fortaleza, y en la primavera del año 74 d. C. hicieron subir un ariete por la rampa y batieron las murallas de la fortaleza.

    Flavio Josefo relata dramáticamente la historia que le contaron dos mujeres sobrevivientes. Los defensores (casi mil hombres, mujeres y niños) dirigidos por Eleazar ben Yair, decidieron incendiar la fortaleza y morir por sus propias manos, en vez de ser capturados con vida. "Y halláronse (los romanos) con una multitud muerta, pero no pudieron regocijarse en este hecho, a pesar de que los sin vida eran sus enemigos. No pudieron menos que admirarse ante el coraje de su resolución y la firmeza de su desdén por la muerte".

    La heroica historia de Masada y su dramático fin atrajo a muchos exploradores al desierto de Judea intentando localizar restos de la fortaleza. El sitio fue identificado en 1842, pero las excavaciones intensivas tuvieron lugar en 1963-65, con la ayuda de cientos de entusiastas voluntarios de Israel y de muchos países extranjeros, ansiosos de participar en esta aventura arqueológica.



    En la actualidad, Masada es un destacado sitio turístico, a la vez que posee una importante carga simbólica para el nacionalismo judío, como uno de los postreros episodios de afirmación y resistencia nacional antes de la definitiva diáspora. La fortaleza de Masada y su entorno fueron declarados Parque Nacional de Israel en 1966, formando parte de la Reserva Natural del Desierto de Judea desde 1983, y del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde el año 2001.

    MASADA, LA CIUDADELA DEL MAR MUERTO

    Masada se localiza en el límite oriental del desierto de Judea con el rift del valle del Jordán (perteneciente al sistema del Gran Valle del Rift), a unos 5 km de la costa sudoccidental del Mar Muerto y frente a la antigua península de Lisán, próxima por tanto a la frontera con Jordania. Se trata de un notable ejemplo de horst o macizo tectónico geológicamente joven, poco alterado por la erosión hidrológica y la afección de tipo vegetal debido al árido ambiente circundante. La estratigrafía revela la presencia de capas de dolomía y de caliza de origen marino, que datan de los periodos Cenomaniano y Turoniano.



    Su forma, si bien irregular, es similar a la de una pirámide truncada, con un plano superior cuya altura es de 450 metros sobre el nivel del mar Muerto (59 metros sobre el nivel del mar Mediterráneo). Las dimensiones de esta meseta son de 600 m de longitud y 300 m de anchura, conformando un espacio romboidal cuya superficie es de 9,3 hectáreas. La meseta se encuentra separada de la planicie por dos ramblas, denominadas actualmente Nahal Masada y Nahal Ben Ya'ir en hebreo (los antiguos uadis Sebbeh y Nimrein en árabe), situados al sur y al norte respectivamente.

    Los acantilados del borde oriental miden 400 metros de altura, mientras que los del lado occidental miden 100 m, lo que origina que los dos únicos accesos naturales a la cima sean muy complicados: el denominado Camino de la Serpiente (así llamado por lo sinuoso de su trazado, restaurado en 1954) en su lado oriental y el Camino de la Roca Blanca en su lado occidental, sobre el cual fue construido un agger que utilizó el ejército romano para el asalto a la fortaleza.

    Masada, la fortaleza en el desierto construida por Herodes, se convirtió en uno de los símbolos más patéticos para el pueblo judío. En 73 d. de C., 960 hombres, mujeres y niños se suicidaron para no rendirse a los soldados de la X Legión Extranjera Romana. Este fue el último capítulo de una rebelión que había empezado con la destrucción de Jerusalén tres años antes. Masada se utilizó por primera vez como fortaleza durante el período de los reyes asmoneos.

    Después, en 40 a. de C., Herodes dejó aquí a su familia mientras huía del ejército del pretendiente parto, Antígono. Sometidos a asedio, los partidarios de Herodes se salvaron cuando una lluvia repentina llenó las cisternas.Poco después Herodes consiguió recuperar su reino, rescató Masada, e hizo construir una fortaleza y un palacio inexpugnables para protegerse, tanto de la amenaza del belicoso pueblo judío como de la reina de Egipto, Cleopatra. La edificación más impresionante de Masada sigue siendo el palacio con tres niveles encaramado en la parte norte de la cima.

    La terraza superior servía de residencia y contaba con una columnata circular sobre el acantilado. El segundo nivel tenía también una galería circular y se destinaba principal-mente al esparcimiento. El nivel inferior era cuadrado y disponía de una pequeña sala de baños. Las paredes interiores estaban pintadas con frescos de vivos colores, y algunos de ellos se han conservado hasta ahora.

    Los motivos principales eran flores, dibujos geométricos e imitaciones de mármoles finos. Los suelos de mosaico tenían dibujos geométricos en blanco y negro. Si el Palacio Suspendido servía para el esparcimiento, y también para demostrar la riqueza y el poder de Herodes, el Palacio del Oeste era más funcional y además de los aposentos reales, habitaciones para el servicio, talleres y almacenes, había salas que prestaban funciones administrativas, como podían ser recepciones de jefes de estado.

    En el suelo había magníficos mosaicos y existen pruebas que demuestran que algunas partes de este palacio tenían varios pisos de altura. Al lado se habían construido otros tres palacios. Incluso ahora, la gran sala de baños con cuatro compartimentos es realmente impresionante y una de las mejor conservadas de los yacimientos romanos.

    La entrada, o apodyterium, estaba ornamentada con frescos y suelo de baldosas blancas y negras. La sala tibia, el tepidarium, conducía a la piscina con escalones de la sala fría, el frigidarium. En la habitación caliente, el calidarium, los pequeños pilares redondos sostenían el suelo sobre la cámara de calentamiento, el hypocausto, y se han conservado bastante bien. Contiguo a la casa de baños había un complejo de depósitos para guardar alimentos y vino, y uno de estos almacenes estaba especialmente reforzado para la seguridad de objetos valiosos, como armas o joyas.



    La plana meseta romboidal de Masada mide 600 x 300 metros. La muralla de casamatas (dos paredes paralelas con particiones que dividen el espacio entre ellas en habitaciones) es de 1.400 metros de largo y 4 metros de ancho. Fue construida a lo largo del extremo de la meseta, encima del acantilado, y tenía muchas torres. Tres estrechos pasillos conducen desde abajo hacia puertas fortificadas. El abastecimiento de agua estaba asegurado por una red de grandes cisternas excavadas en la roca en el lado noroeste de la colina. Se llenaban durante el invierno con el agua de las lluvias que fluía en corrientes desde la montaña hacia dicho costado.

    Cisternas en la cumbre abastecían las necesidades inmediatas de los habitantes de Masada, y podía confiarse en ellas para tiempos de asedio.

    Para mantener el fresco interior en el tórrido y seco clima de Masada, los múltiples edificios de diversos tamaños y funciones tenían gruesas paredes construidas de capas de dura piedra dolomita, cubiertas con estuco. El lado norte de Masada, que es el más alto, estaba densamente construido con edificios que servían de centro administrativo de la fortaleza e incluían almacenes, una gran casa de baños y cómodos barrios residenciales para los oficiales y sus familias.

    Esta zona de Masada, incluidos los palacios, las termas y los almacenes, estaba separada del resto de la cima por una muralla y una puerta. De nuevo, el mayor problema para un recinto que podía verse en la necesidad de alojar en cualquier momento a mil personas era el suministro y almacenamiento del agua. Masada no solo estaba en un desierto con lluvias escasas y de temporada, sino que además estaba ubicada en un peñasco rodeado de montañas y barrancos escarpados. Se ingenió un sistema de drenaje que transportaba el agua desde presas de valles próximos hasta una red de doce cisternas en los declives.

    Las cisternas podían contener hasta 40.000 metros cúbicos, y desde allí hombres o mulas subían el agua por un sendero tortuoso, y a través de la puerta del Agua, hasta las cisternas del pico. Pese a que era casi inaccesible, en un lugar remoto y abrupto, Masada se fortificó con altas murallas que rodeaban todo el recinto excepto el extremo norte de la montaña y con casamatas se construyó un muro interior y otro exterior separados por una cámara. En total, las murallas de Masada miden unos 5 Km. de largo y suman setenta casamatas, treinta torres y cuatro puertas

    Cuando los judíos rebeldes tomaron Masada durante los seis años de la rebelión judía contra Roma, realizaron grandes cambios en el complejo de Herodes. Para alojar a las muchas familias, todas las cámaras de la casamata exterior se destinaron a uso doméstico y gran parte de las habitaciones del palacio se dividieron por la mitad para convertirlas en dos viviendas. Los rebeldes construyeron también dos mikvehs y se han encontrado restos de un salón que debía de utilizarse como beit midrash, gabinete de estudios religiosos. El yacimiento de la sinagoga en el extremo noroeste se reconstruyó parcialmente. Orientada hacia Jerusalén, pudo haber sido construida por los zelotes sobre el solar de una sinagoga anterior del tiempo de Herodes.



    Gracias a la sequedad del clima han sobrevivido fragmentos de tejidos y objetos, incluidos chales de rezo, sandalias de cuero, alfarería y cestos. Los sublevados acuñaban su propia moneda y se han encontrado en abundancia en el mismo yacimiento. Son muy importantes, para su investigación dentro de los textos bíblicos, catorce rollos descubiertos en diversos lugares de las ruinas.

    También se encontraron más de setecientos ostraca (trozos de cerámica con inscripciones) que nos proporcionan pistas de cómo era la vida social de los rebeldes aislados en la cima de Masada.

    Los ostraca estaban escritos por lo general en hebreo o en arameo, y en contadísimas excepciones en griego o latín. Muchos ostraca se encontraron cerca de depósitos, y según parece se llevaba a cabo algún sistema de racionamiento de víveres.

    En cuatro casos, se encontraron ostraca de gran tamaño con inscripciones de nombres y a su lado un número. Esto indicaría algún tipo de lista burocrática. Al lado de las puertas interiores que cerraban el acceso a los depósitos se encontró un grupo de once ostraca, cada uno con un nombre. Uno de estos nombres era Ben Yair, el líder de los rebeldes de Masada. Debían de ser para que los líderes de la rebelión echaran suertes el último día, cuando se dieron cuenta de que todo estaba perdido.

    Josefo nos explica que cada hombre era el responsable de matar a su familia y después “siguieron la misma norma echando suertes para sí mismos, y a quien le tocara era el primero en matar a los otros nueve antes de suicidarse” Existen pruebas físicas que confirman el relato de Josefo con respecto al asedio de Masada por el general romano Flavio Silva y la X Legión. Los romanos construyeron ocho campamentos fortificados alrededor del pie de la montaña y un muro en circunferencia con doce torres de vigilancia que enlazaba los campamentos entre sí.

    Los judíos rebeldes no podían ni entrar ni escapar de la cima. El abrupto y sinuoso Sendero de la Serpiente era inaccesible para un grupo numeroso de soldados y los artefactos de guerra tenían que abrir una brecha en las murallas de la cima de la fortaleza. Así que Flavio Silva ordenó construir una enorme rampa en la parte oeste de la montaña.



    La maquinaria de asedio - catapultas - fue situada en un promontorio cercano para cubrir a los soldados que construían la rampa. Una vez estuvo terminada la rampa, los enormes arietes pudieron ser arrastradas hasta su posición. Uno de los arietes logró penetrar en la muralla construida por Herodes. Los rebeldes, en un desesperado intento defenderse, levantaron a toda prisa un inútil parapeto de tablones de madera y escombros, pero cuando los soldados romanos abrieron una brecha, Masasa cayó.

    DESCRIPCIÓN DE LA FORTALEZA

    Plano de Masada con las estructuras más destacables numeradas (la muralla de casamatas y sus torres no se destacan al ser sus contornos evidentes):



    1. Puerta del "Camino de la Serpiente"; 2. Viviendas de los sicarios; 3. Celdas de los monjes bizantinos; 4. Cisterna; 5. Viviendas de los sicarios; 6. Baño ritual (mikve); 7. Puerta del sur (puerta de la cisterna); 8. Viviendas de los sicarios; 9. Cisterna subterránea; 10. Fortaleza meridional; 11. Cisterna; 12. Palacete; 13. Falso Columbarium; 14. Taller bizantino de mosaicos; 15 y 16. Palacetes; 17. Baño público (piscina); 18 a 21. Palacio occidental: 18. Ala de servicio; 19a y 19b. Zona de viviendas; 20. Almacenes; 21. Edificios administrativos; 22. Torre del curtido; 23. Puerta bizantina occidental; 24. Torres columbaria; 25. Sinagoga; 26. Capilla bizantina; 27. Edificio de la guarnición; 28 a 38. Palacio septentrional: 28. Residencia del comandante; 29. Cantera; 30. Cuarteles del comandante; 31. Torre vigía; 32. Edificios administrativos; 33. Puerta; 34a y 34b. Almacenes; 35. Sala de baños; 36. Puerta del foso; 37 a 39. Residencia de Herodes: 37. Terraza superior; 38. Terraza intermedia; 39. Terraza inferior.

    Otros puntos de interés: A. Casamata donde se hallaron varios pergaminos; B. Salón del trono de Herodes; C. Mosaico de colores; D. Brecha de la muralla por donde entró el ejército romano; E. Tesoro de siclos de plata; F. Lugar donde se hallaron varios pergaminos; G. Estancia donde se encontraron tres esqueletos.

    Palacio septentrional, Palacio residencial del Rey Herodes

    En el extremo norte del acantilado, con una espléndida vista, se encontraba el elegante, íntimo palacio privado del rey. Estaba separado de la fortaleza por una muralla, lo que le otorgaba máxima privacidad y seguridad. Este palacio septentrional se componía de tres terrazas lujosamente construidas, con una estrecha escalinata cortada en la piedra que unía entre ellas. En la terraza superior varias habitaciones servían de barrio residencial, frente a ellos hay un balcón semicircular con dos hileras concéntricas de columnas. Las habitaciones tenían un piso de mosaico blanco y negro con figuras geométricas.

    La terraza inferior, cuadrada, tiene un patio central abierto rodeado de pórticos. Sus columnas estaban cubiertas con un revoque acanalado y sostenían capiteles corintios. La parte inferior de las murallas estaba cubierta con frescos de multicolores formas geométricas, o pintado imitando el mármol. En esta terraza había también un pequeño baño privado. Aquí, bajo una gruesa capa de escombros, fueron descubiertos los restos de tres esqueletos, de un hombre, una mujer y un niño. El hermoso cabello trenzado de la mujer se conservó, y sus sandalias se encontraron intactas cerca de ella; como también cientos de de pequeñas escamas de bronce de la armadura del hombre, probablemente un botín tomado de los romanos.



    Se ubica al norte de la meseta, constituyendo el núcleo principal de las edificaciones de la fortaleza. Se trata del palacio utilizado por Herodes durante sus estancias en Masada, descrito profusamente en la obra de Flavio Josefo, y cuya correcta identificación no se produjo hasta las exploraciones de Shmarya Gutmann. El complejo, defendido por una puerta propia (33), agrupa edificios de diversa índole: un edificio de baños (35), una serie de grandes almacenes longitudinales (34a y 34b), un edificio administrativo (32), la residencia del comandante de la guarnición (28) y sus cuarteles (30), y los aposentos reales, divididos en tres terrazas: una superior (37), una intermedia (38) y una inferior (39).

    Edificio de baños

    El edificio de baños (35) se situaba en la zona central del palacio septentrional. Durante la excavación se pensó inicialmente que el edificio correspondía a una torre, aunque el hallazgo de numerosas pilae y de un doble suelo (conformando un hipocausto), así como la presencia de tuberías cerámicas (tubuli) en las paredes enyesadas, revelaron su función como caldarium, una estancia hermética utilizada para baños de vapor. Los restos del suelo sostenido por las pilae muestran un primer acabado mediante mosaicos, que posteriormente fue sustituido por un pavimento de opus sectile jaquelado mediante baldosas negras y blancas. En el lado norte de la sala se hallaron fragmentos de una gran bañera tallada en cuarzo, usada a modo de fuente y alimentada desde el exterior mediante tuberías de plomo; y al otro lado de la habitación existía una bañera rectangular usada para inmersiones en agua caliente.

    Anexas al caldarium se hallaban las otras salas habituales de unas termas: tepidarium, frigidarium y apoditerium. El tepidarium, la estancia templada, poseía un pavimento también de losas negras y blancas, menores que las del caldarium, así como una decoración mural de frescos. En cambio, el frigidarium, la sala fría y la menor de las tres, consistía básicamente en una piscina para inmersiones rápidas. Contigua a las tres estancias se hallaba el vestuario o apoditerium, de tamaño similar al caldarium y cuyas paredes también presentaban pinturas murales, y pavimentado con baldosas triangulares negras y blancas; el techo pudo haber estado decorado con pinturas de tipo geométrico y floral, a tenor de los restos de estuco encontrados, y que podrían ser indicativo de la decoración de las otras estancias. En la esquina norte del apoditerium se localizó una pequeña piscina, construida directamente sobre la solería y datada en un momento muy posterior, posiblemente ya en época de la revuelta judía.



    Al edificio de baños se accedía desde el este a través de un patio, muy deteriorado, pero que revelaba la existencia de un suelo de mosaico de motivos hexagonales en blanco y negro. También se hallaron restos de pilares y capiteles de estilo nabateo en los lados del edificio (excepto en el meridional), así como metopas decoradas con rosetas pertenecientes al perdido dintel, que se documentaron en otras partes de la fortaleza debido a su reutilización como material de construcción.

    Almacenes

    Una amplia zona de la residencia septentrional se destinó como área de almacenamiento del palacio. Estos almacenes, fácilmente reconocibles, se disponían en dos áreas, separadas por un pasillo en dirección este-oeste: una menor al norte (34a), al este del edificio de baños, y otra mayor al sur (34b). Ambos grupos consistían básicamente en habitaciones alargadas (cuatro en el grupo septentrional y diez en el meridional), de 26 por 4 metros, dispuestas de norte a sur, y adyacentes unas a las otras. Estas estancias se hallaban separadas por muros paralelos de roca dolomítica apenas canteada, de unos 3,3 m de altura en origen y 0,6 m de espesor. Ambos grupos se hallaban rodeados por largos pasillos que bien pudieron destinarse también como zona de
    almacenamiento.

    En el momento de la excavación los muros se hallaban completamente derrumbados casi a ras de suelo debido a terremotos pasados, muy comunes en esta zona sísmica, por lo que fue preciso restaurarlos antes de la propia excavación de las estancias.

    Una vez retirada la capa de derrumbes, que en algunos puntos alcanzaba un metro de altura, el suelo original de los almacenes reveló la presencia de cenizas y vigas quemadas, indicios claros de que la techumbre fue destruida por un incendio. También se hallaron centenares de recipientes cerámicos, fragmentados intencionadamente por los defensores judíos para evitar que cayeran en manos romanas, y que sirvieron para contener aceite, vino o harina, con una forma específica para cada contenido. La mayoría pertenecían a la época herodiana, aunque habían sido reutilizados durante la posterior revuelta, como lo demuestran las inscripciones en tinta y carboncillo con nombres en hebreo. Algunos recipientes mostraban la letra hebrea taf , inicial de terumá, junto a otros que portaban la inscripción Maaser Cohen , designando así los recipientes destinados a los diezmos sacerdotales estipulados en la Mishná, y que demuestran la observancia de los preceptos judíos incluso durante el asedio.



    Cada almacén se destinaba a un único tipo de recipientes y contenidos; destaca en una de las estancias la presencia de tres fosas circulares excavadas en el suelo, destinadas probablemente a contener vasijas para facilitar el vertido y la distribución de líquidos.

    En los almacenes no se halló ningún tipo de arma, una consecuencia lógica del asedio padecido, aunque sí se documentaron cantidades de estaño y otros metales. También se halló un centenar de monedas de bronce desperdigadas por el suelo, pertenecientes al segundo y tercer año de la rebelión; perdida su función original, es posible que se siguieran utilizando en la fortaleza como vales para el racionamiento u otras funciones.

    La Sinagoga

    Parte de la construcción herodiana, era un salón que medía 12,5 x 10,5 metros, incorporado en la sección noroeste de la muralla de casamatas y orientado hacia Jerusalén. Esta sinagoga también sirvió a los judíos que vivieron en Masada durante la revuelta.

    Construyeron cuatro filas de bancos estucados a lo largo de las paredes, y columnas para sostener el cielo raso. Esta sinagoga es considerada el mejor ejemplo de las primeras sinagogas, anteriores a la destrucción del Templo de Jerusalén en el año 70 d. C. Un ostracón que lleva la inscripción me'aser kohen (diezmo para el sacerdote) fue encontrado en la sinagoga. Asimismo, se
    encontraron fragmentos de dos rollos, partes del Deuteronomio y de Ezequiel 37 (inclusive la visión de los "huesos secos"), escondidos en agujeros cavados debajo del suelo de una pequeña habitación construida dentro de la sinagoga.

    En todas partes se descubrieron evidencias de una gran conflagración. El fuego probablemente fue encendido por los últimos celotes antes de suicidarse. Flavio Josefo escribe que todo fue quemado salvo los almacenes, para hacer saber a los romanos que el hambre no había sido la razón que condujo a los defensores al suicidio.

    EL DESCUBRIMIENTO

    En la primera mitad del siglo XIX muchos exploradores llegaron hasta el desierto de Judea para encontrar el sitio exacto de Masada. Los primeros en identificar el lugar correctamente fueron unos norteamericanos que lo vieron por un telescopio desde Ein Gedi en 1838. Pero no fue hasta 1963 que el lugar fue excavado y restaurado por un equipo con centenares de voluntarios judíos llegados de todo el mundo y dirigidos por Yigael Yadin. Los trabajos fueron serios, aunque los arqueólogos actuales cuestionan la celeridad con que se trabajó en el lugar en apenas dos años. Cabe señalar que los estudios estuvieron teñidos por el sesgo nacionalista de un Estado que necesitaba justificar históricamente su reciente creación, apelando a la expulsión que habían sufrido casi dos mil años antes, utilizada ahora para expulsar a los musulmanes y a los ingleses.



    Al margen de las interpretaciones, durante las excavaciones aparecieron hallazgos maravillosos. La fortaleza en verdad había sido construida mucho antes –entre los años 36 y 30 a.C.– como un lujoso palacio destinado a albergar a Herodes, quien no se sentía muy seguro en una Jerusalén que gobernaba gracias a los romanos. En el extremo septentrional de Masada se encontraron los restos del palacio privado del rey, con varias terrazas y un balcón semicircular con dos hileras concéntricas de columnas y hermosos mosaicos. En otro sector apareció una sofisticada casa de baños al estilo romano, con su frigidarium para los baños fríos, una sala más templada y por último un caldarium para las inmersiones en agua caliente. En el otro extremo se pudo descubrir el Palacio Occidental, el centro administrativo de la fortaleza que ocupaba unos 4000 metros cuadrados.

    El lugar más ilustrativo que encontraron los arqueólogos fue el almacén de reservas, compuesto por dos hileras de salones donde se desenterraron restos de jarras de aceite, vino, harina e higos secos. Estas vasijas datan de la época de Herodes, pero tienen impresos nombres bastante posteriores –Shmael ben Ezra; Shimeon ben Yoezer–, que corresponderían a los zelotes. En una de estas salas se halló también un centenar de monedas forjadas en el año de la Gran Rebelión Judía.

    El lugar más significativo desde el punto de vista arqueológico fue la identificación de la sinagoga, la única descubierta hasta ahora perteneciente a la época del Templo de Bet Hamikdash. Pero el gran misterio de Masada consiste en saber qué pasó con los cuerpos de los zelotes. Junto a unas escalinatas aparecieron tres esqueletos, uno de ellos perteneciente a un hombre de unos 20
    años rodeado por un centenar de escamas de hierro que podrían haber sido de su armadura. Muy cerca estaba el esqueleto de una mujer cuyo cráneo todavía conservaba su pelo intacto, formando una trenza que parecía peinada el día anterior. En la roca donde estaba apoyada la cabeza de la mujer se encontró un tinte rojizo que podría ser sangre, y a su lado yacía el esqueleto de un niño.

    No hay forma de saberlo con exactitud, pero bien podrían ser los restos de una familia de heroicos zelotes. Además, en una caverna se encontraron otras 25 osamentas. La evidencia histórica parece demostrar que el asedio a los zelotes existió tal cual lo relata Josefo, aunque la gran duda es determinar cuál fue exactamente el episodio final. Nadie sabe con precisión qué ocurrió en la cima de Masada el día 15 del mes Xanthicus del año 74, y no se puede descartar que simplemente haya sido una masacre más a la cual el historiador le agregó un final literario, una costumbre bastante común por aquella época.



    A los romanos les llevó siete meses escalar las paredes de aquella montaña para someterla. En nuestros días la tarea no lleva más de diez minutos, ya sea con un moderno cablecarril o a pie por una escalinata. Y hoy, judíos y no judíos de todo el mundo llegan hasta este solitario monte en medio del desierto para revivir en su cima la que habría sido una de las historias más heroicas y fascinantes de todo el mundo antiguo. Allí el visitante ingresa en la misma sala donde los arqueólogos encontraron once pequeñas ostracas (fragmentos de alfarería) que fueron escritas por la misma caligrafía apurada de una mano temblorosa con los nombres en hebreo de once judíos. En una de ellas se puede leer claramente el nombre de Ben Yair, el líder de la resistencia. Nada puede comprobarlo, pero probablemente en ese mismo lugar se haya realizado el terrible sorteo de los diez elegidos que determinó el curso de la fatalidad. Y en esos fragmentitos de una historia trágica estaría la prueba incierta para la posteridad.

    YouTube Video
    ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.
    wareztaper y Esihan les gusta.

  2. Los Siguientes 2 Usuarios Agradecieron a Sorgin por Este Mensaje:

    Esihan (04/04/2013),wareztaper (21/03/2013)

  3. #86
    Speed Black Woman
    Querer es poder
    Avatar de Sorgin
    Fecha de ingreso
    02 Sep, 12
    Género
    Mi Frase
    Errar es Humano, perdonar Divino
    Mensajes
    14,161
    Gracias
    349
    Menciones
    89 Post(s)
    Citas
    284 Post(s)

    Predeterminado

    Yacimiento de la Bastida de Totana en Murcia



    INTRODUCCION

    La investigación científica sistemática combina excavaciones arqueológicas extensivas y análisis especializados sobre los hallazgos pasados y futuros de La Bastida. Una de las labores programadas es recuperar y estudiar las piezas descubiertas desde el siglo XIX y hoy dispersas en los museos de Murcia, Bruselas, Gante, Arqueológico Nacional de Madrid, Almería, Lorca y Cartagena.
    El vehículo será una iniciativa museística y de difusión radicada en el propio yacimiento. La labor didáctica y divulgativa incluye visitas guiadas al yacimiento y a los laboratorios del centro de investigación, sede del futuro museo monográfico, así como la (in)formación de grupos escolares en actividades de campo y prácticas de laboratorio.
    Uno de los fines de las actividades de divulgación y sensibilización es preservar el patrimonio arqueológico de las rebuscas clandestinas, los expolios y el tráfico de antigüedades que han afectado de forma lamentable al yacimiento de La Bastida, entre muchos otros, desde el siglo XIX.
    La meta final es la puesta en marcha de un centro de investigación interdisciplinar donde converja la labor de diversos laboratorios especializados. Este centro habrá de constituir un lugar de investigación, reunión y debate, abierto a profesionales de la arqueología y de las ciencias auxiliares, pero también de la educación y de la cultura en general.
    Una de las herramientas fundamentales a disposición de la comunidad investigadora será una biblioteca digital sobre la sociedad argárica, provista de un buscador semántico capaz de realizar búsquedas complejas.

    ENTORNO FISICO

    La Bastida tiene una historia reciente de 140 años, relevante y desafortunada a la vez. El yacimiento es conocido desde 1869, cuando Rogelio de Inchaurrandieta, informado por gente del lugar, realizó las primeras excavaciones. A partir de entonces, las actividades arqueológicas oficiales y las rebuscas clandestinas han ido sucediéndose hasta nuestros días.



    El yacimiento forma parte del “grupo arqueológico argárico” o “cultura de El Argar”, datada entre 2200 y 1550 antes de nuestra era y ubicada en el sudeste de la península Ibérica, en las actuales provincias de Murcia, Almería, Granada, Alicante y Jaén. Fue declarado Bien de Interés Cultural en 2005.
    El entorno físico de La Bastida está caracterizado por un sustrato geológico mayoritariamente terciario en el que predominan rocas calizas, margas, yesos, areniscas y conglomerados y, en menor medida, formaciones metamórficas más antiguascon pizarras y cuarcitas. Los intensos procesos erosivos han conformado barrancos y depósitos de sedimentos aluviales y coluviales cuaternarios.
    El clima es mediterráneo semiárido-seco con veranos cálidos e inviernos frescos. La pluviosidad anual, de 300 mm, destaca por su irregularidad. La flora es propia del piso mesomediterráneo, con presencia de encinas, pinos, coscoja, esparto, enebro, espino y tomillo. Entre la fauna figuran mamíferos como jabalí, muflón del Atlas, liebre blanca, zorro, ardilla y aves como chovas, aviones roquedos y arrendajos.
    La Bastida está cerca del valle del Guadalentín, aunque queda prácticamente oculta desde la vega. Ocupa un cerro de forma cónica en el que la base de las laderas este y sur ha sido fuertemente afectada por la erosión de la rambla de Lébor y del barranco Salado. A los efectos de la erosión, se suma la destrucción casi total de la ladera norte y la cima durante los años 70, con motivo de la repoblación forestal del IRYDA.
    Próximo al barranco Salado, se localiza un manantial del que hoy día fluye agua no potable. En el entorno de La Bastida hay además varios yacimientos prehistóricos conocidos desde antiguo: Campico del Centeno, Cueva de los Blanquizares, Campico de Lébor, Cabezo de Juan Clímaco, Cejo del Pantano y La Serrecica, Todos son calcolíticos menos los dos últimos, que corresponden al Paleolítico y al Bronce Final, respectivamente.
    Las primeras actuaciones por parte del equipo de la Universidad Autónoma de Barcelona tuvieron lugar entre finales del 2008 y principios del 2009. En estos meses se realizó un reconocimiento general del terreno mediante técnicas de prospección sistemática superficial y geofísica. La documentación superficial del terreno a través de la fotog
    rafía aérea (mediante un zeppelín con cámara incorporada) y la recogida de material arqueológico en superficie permitió registrar los sectores afectados por las rebuscas clandestinas, así como caracterizar la densidad sectorial de materiales de cara a la selección de nuevas áreas de excavación. Además, el entorno de La Bastida fue objeto de prospecciones geom
    ineras, fundamentalmente en la zona de Los Picarios, a fin de localizar los recursos minerales cercanos al yacimiento. Durante los tres primeros meses del 2009 se procedió a la limpieza y, en su caso, la “reexcavación” de la zona donde se concentraron las excavaciones de mediados del siglo XX.
    En marzo se abrieron nuevas zonas de excavación colindantes al norte y al nordeste con el sector excavado entre 1944 y 1950. En los 2533 m2 excavados hasta el momento se llegó a recuperar una treintena de ámbitos arquitectónicos y unas 43 tumbas . Una vez concluida la excavación del piedemonte, el equipo de restauración emprendió una campaña de varios meses con el fin de consolidar todas las estructuras expuestas. Estas actividades se enmarcan en el programa de musealización del yacimiento, que mostrará los restos arqueológicos en las mejores condiciones de accesibilidad y preservación.



    EXCAVACIONES

    Las nuevas zonas de excavación se localizan al norte y nordeste del límite de las excavaciones de 1944-1950, concretamente al este de una gran estructura circular interpretada como posible balsa.
    Las excavaciones han sacado a la luz varios edificios de planta trapezoidal de grandes dimensiones (hasta 50-65 m2 de espacio interior hábil), construidos con muros rectos de hasta 1 m de espesor. Los recintos carecen de compartimentos internos pero cuentan con estructuras como hogares, hornos y bancos. Los edificios se disponen en paralelo a las curvas de nivel, sobre aterrazamientos artificiales, y separados entre sí por angostos callejones. Todo ello define un patrón urbanístico denso y compacto, que comenzó a gestarse poco antes de 2000 a.n.e. y que alcanzó su máxima expresión entre c. 1800 y 1600.
    Bajo espesas capas de sedimentos coluviales, se han documentado restos más antiguos, aunque mucho menos extensos, de cabañas construidas a base de muretes de barro, postes de madera y cañizos.
    Hasta ahora no se han hallado indicios de fortificaciones, aunque Posac Mon menciona en su artículo de 1946 que “En la falda más accesible del cabezo se observan fuertes muros defensivos” y del Val Caturla afirma en 1948 que “…el flanco Norte era la parte más asequible a un vecino hostil y fue fortificado con muros cuyo arranque es recognoscible en el terreno”.
    Basándonos en la superficie y densidad del área ocupada, en La Bastida podrían haber vivido unos 1000 habitantes. Semejante cifra resulta excepcional para la Edad del Bronce de Europa occidental, y contrasta con el escaso potencial agrícola del entorno del asentamiento. La Bastida debió constituir un lugar estratégico, desde el cual dominaba otros poblados de menor rango. A su capacidad de centralizar una gran cantidad de recursos naturales no locales (materias primas, cereal), se añade la envergadura de la producción metalúrgica. Este asentamiento representa uno de los pocos enclaves argáricos con numerosos indicios de producción metalúrgica, en este caso a partir de materias primas probablemente exógenas.
    Siendo la base del poder el control sobre la producción y la distribución de alimentos y materias primas, La Bastida se convirtió en una de las capitales argáricas más influyentes, y en la primera sociedad urbana y estatal del occidente mediterráneo.
    Como en otros poblados argáricos, las tumbas se hallan bajo los pisos de los edificios. Buena parte son urnas de cerámica que contienen el esqueleto de una criatura de menos de 5 años. La mortalidad infantil a finales del periodo argárico era elevada debido al azote de enfermedades infecciosas y a una alimentación deficiente en amplias capas de la población. Aun así, no faltan los individuos de ambos sexos y distintas edades.
    El ritual funerario mayoritario es la inhumación individual. Sin embargo, algunas tumbas contienen dos esqueletos: hombre y mujer, hombre y criatura y, en un solo caso, dos hombres. Esta última combinación es inusual en la sociedad argárica y abre el debate sobre cuál pudo ser la relación de consanguinidad o de afinidad entre ambos individuos.
    La mayoría de las ofrendas depositadas en las tumbas excavadas en 2009 no corresponden a la clase dominante (tal y como se detectan en las laderas superiores y la cima de los yacimientos argáricos) ni tampoco a las clases más desfavorecidas. Los objetos más frecuentes dejados con los cadáveres eran hachas, puñales, punzones, brazaletes y pendientes de cobre, bronceo plata; copas, ollas, cuencos de cerámica y collares de cuentas de hueso y piedra.
    Una de las cistas contenía el esqueleto de una mujer y el de hombre adulto junto al que se depositó una alabarda perfectamente conservada y un puñal. Sabemos que los hombres enterrados con este tipo de armamento representan las nuevas estructuras de poder surgidas en el Mediterráneo occidental a partir de El Argar.
    No hay que olvidar que en la sociedad argárica se desarrollaron marcadas desigualdades políticas y económicas, basadas, entre otros aspectos, en una producción metalúrgica de armas y adornos sin precedentes. Ello condujo hacia el año 1800 antes de nuestra era al establecimiento de una sociedad estatal, dividida en una clase explotada y una clase explotadora.
    A lo largo de 2009 se han recuperado grandes cantidades de instrumentos de cerámica, hueso, metal y piedra. Entre los recipientes cerámicos destacan los destinados al almacenamiento (grandes orzas de hasta 1 m de alto), cocina (ollas) y consumo de alimentos y bebidas (cuencos y copas). También se fabricaron con arcilla un conjunto de figuritas de cuadrúpedos – posiblemente bueyes o toros – conservadas fragmentariamente. Se trata de una de las raras representaciones simbólicas de El Argar, que sólo han aparecido en algunos poblados.
    En algunas cabañas de la fase inicial y en los grandes edificios posteriores se han encontrado pesas de telar de arcilla que ilustran la importancia de la producción textil. Parte de los instrumentos óseos, en forma de punzones-lanzaderas, también fueron utilizados en la confección. Otros objetos se realizaron sobre marfil, probablemente de procedencia africana, como son los botones con una perforación en forma de V.



    Los instrumentos de piedra incluyen molinos, morteros, moldes de fundición, martillos, afiladores, alisadores y percutores, entre otros. La mayoría fueron hechos con rocas locales, como conglomerados, areniscas y cuarcitas, aunque es de destacar el empleo frecuente de rocas volcánicas procedentes de entre 10 y 30 km de distancia (andesita, basalto, dacita, traquita) para la producción de molinos. Los cuchillos y dientes de hoz de sílex llegaron a La Bastida como productos acabados y fueron usados casi en exclusiva para la siega. Para las demás actividades que exigen corte (trabajo de la madera, hueso, piel, carnicería, etc.) tuvo que recurrirse a instrumentos de cobre.
    La mayoría de los objetos metálicos, ya sea en cobre, bronce o plata, han aparecido como ofrendas en tumbas. Destacan las hachas, punzones, una alabarda, brazaletes, anillos y pendientes.
    Los restos de semillas más abundantes corresponden a cebada de la variedad vestida. Grandes cantidades de este cereal procedentes del valle del Guadalentín o incluso más lejos fueron almacenadas en La Bastida. En cambio, el trigo resulta minoritario. La dieta se completaba con habas y especies silvestres como higos y moras.
    Las excelentes condiciones de preservación han permitido recuperar fragmentos de pleitas de esparto y restos de madera, como por ejemplo parte del mango de coscoja o encina de un hacha depositada como ofrenda funeraria, o fragmentos de las tablas de pino rojo o salgareño que cubrían esa misma tumba. No se trata de algo extraño en La Bastida, ya que Martínez Santa-Olalla menciona que en la tumba nº 37 se encontró un “punzón con mango de madera in situ, la parte metálica envuelta en un tejido”.
    Los abundantes huesos de cabras, ovejas, vacas y cerdos testimonian la importancia de la ganadería en la subsistencia.

    YouTube Video
    ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.
    wareztaper le gusta.

  4. El Siguiente Usuario Agradeció a Sorgin Por Este Mensaje:

    wareztaper (21/03/2013)

  5. #87
    Vampiro mordedor,uissssss
    En la boca del lobo
    Avatar de wareztaper
    Fecha de ingreso
    13 Jul, 12
    Género
    Mi Peli
    The Fast And The Furious
    Mi Serie
    The vampire diaries
    Mi Frase
    Si tienes hambre,muerde no es pecado.
    Mensajes
    3,111
    Gracias
    4,357
    Menciones
    0 Post(s)
    Citas
    0 Post(s)

    Predeterminado

    Gracias Sorgin precioso,muy interesante.

    ------ Continuación de mensaje ------

    Gracias Sorgin,vaya construcciones.

    Masada, la Fortaleza.

    Muy bonito.

    ------ Continuación de mensaje ------

    Gracias Sorgin,buen trabajo.

    Yacimiento de la Bastida de Totana en Murcia.

    Genial.Salu2.

  6. #88
    Speed Black Woman
    Querer es poder
    Avatar de Sorgin
    Fecha de ingreso
    02 Sep, 12
    Género
    Mi Frase
    Errar es Humano, perdonar Divino
    Mensajes
    14,161
    Gracias
    349
    Menciones
    89 Post(s)
    Citas
    284 Post(s)

    Predeterminado

    Me alegro de que te gusten, la verdad es que siempre descubres una cosa nueva cuando los vuelves a ver y recordar un monton de gente que has dejado por el camino y amigos......Pero aún nos quedan muchos lugares en al saca que seguro te gustaran más wareztaper..........

    Un saludo...
    wareztaper le gusta.

  7. El Siguiente Usuario Agradeció a Sorgin Por Este Mensaje:

    wareztaper (12/04/2013)

  8. #89
    Speed Black Woman
    Querer es poder
    Avatar de Sorgin
    Fecha de ingreso
    02 Sep, 12
    Género
    Mi Frase
    Errar es Humano, perdonar Divino
    Mensajes
    14,161
    Gracias
    349
    Menciones
    89 Post(s)
    Citas
    284 Post(s)

    Predeterminado

    La Iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalem

    Constantino el Grande fue el primer emperador romano que adoptó el cristianismo; convirtiéndolo en la religión oficial del Imperio Romano. Constantino comenzó su carrera de gobernante en la región occidental del imperio romano (306) después de derrotar a sus tres co-regentes y emergió en el año 324 como emperador único, manteniendo el poder indiscutido hasta su muerte en el año 337. Hizo de Bizancio su capital, la reconstruyó y le cambió el nombre por Constantinopla.



    En el año 326, envuelto en una controversia cristiana y eclesiástica, llamó a una reunión de obispos de todo el imperio, incluyendo a Macario, obispo de Aelia Capitolina, como se llamaba aún a Jerusalem. La madre del emperador, la reina Helena, que se había convertido al cristianismo, quedó muy impresionada con el relato del obispo acerca del lamentable abandono en que se encontraban los lugares consagrados por la vida y muerte de Jesús y, con la bendición, autoridad y fondos de su hijo, partió a visitar la Tierra Santa.

    En Jerusalem identificó el lugar de la crucifixión (la roca que se supone que es el Gólgota) y la tumba en su cercanía conocida como Anastasis (resurrección en griego). El emperador decidió construir un santuario apropiado en el lugar - la magnífica Iglesia del Santo Sepulcro, descrita en detalle por Eusebio, un historiador y biógrafo de la época.



    El estudio y las excavaciones fueron llevados a cabo por V. Corbo, Ch. Coüasnon, M. Broshi y otros, en nombre de las comunidades cristianas que controlan la mayor parte del Santo Sepulcro: la católica romana, la ortodoxa griega y la ortodoxa armenia.

    La iglesia fue destruida por los persas en el año 614 y poco tiempo después fue reconstruida parcialmente; en el año 1010 fue destruida por el Califa Hakim de Egipto y reconstruida en 1048 por el emperador bizantino Constantino Monómaco; en 1144 los cruzados reconstruyeron toda la iglesia, la colocaron bajo un solo techo e hicieron muchas alteraciones y adiciones. Durante los siglos siguientes la iglesia no fue reparada.

    En la década del 60, como parte de la restauración propuesta de la Iglesia del Santo Sepulcro, se llevó a cabo un comprehensivo estudio, incluyendo excavaciones debajo de los cimientos de la iglesia actual, que en gran medida sigue el plan de la iglesia cruzada.

    En base a las fuentes escritas, evidencias arquitectónicas y descubrimientos realizados durante el estudio, fue reconstruido el plano del gran complejo de la iglesia original. Estaba compuestos por cuatro elementos diferentes: La entrada desde la calle principal - el Cardo - (hoy en día la principal calle del mercado de la Ciudad Vieja), que conducía al patio (el atrio oriental); de allí a la basílica (el martyrion); a un atrio interior (el Santo Jardín); y al edificio más occidental, la rotonda (el anastasis) con el sepulcro.



    El patio actual

    Este patio, fuera de la actual Iglesia del Santo Sepulcro, está sostenido parcialmente por una gran cisterna abovedada. El muro septentrional de esta cisterna es muy impresionante, formado por grandes bloques con bordes decorados, que aún se elevan a varios metros de altura. Se ha sugerido que este antiguo muro sirvió de muro de contención de la plataforma elevada (podio) que Adriano construyó en el siglo II. Esto parecería apoyar la afirmación de Eusebio acerca de que el Templo de Venus, que Adriano construyó en el sitio de la tumba de Jesús, se encontraba aquí antes de ser construida la iglesia original.

    La basílica

    Durante las excavaciones quedó expuesta debajo del catholicon una antigua mampostería del período cruzado. Esto posibilitó la reconstrucción del diseño original de la basílica del siglo IV. La posición de las dos hileras centrales de columnas en la basílica (de las cuatro hileras) puede ser determinada por los restos de sus cimientos, que pueden ser vistos a lo largo de los lados norte y sur de la capilla de Santa Helena. En un pequeño espacio subterráneo al norte de esta capilla, fue excavado un sólido muro de los fundamentos de la antigua basílica. En una gran piedra pulida que fue incorporada en este muro, un peregrino a la iglesia original dejó un dibujo de un barco mercante y una inscripción en latín: "O Dios, iremos". Debajo del ábside del actual catholicon, se descubrió parte del ábside que marcaba el extremo occidental de la iglesia original. Eusebio describió este ábside rodeado por doce columnas que simbolizaban a los doce apóstoles.



    La rotonda y el sepulcro

    El elemento más importante de este complejo es la rotonda que contiene el sepulcro mismo. El sepulcro se encuentra sobre una elaborada estructura dentro de la rotonda, rodeado por columnas que sostienen un ornamentado techo en forma de cúpula.



    Algunos restos de mampostería fueron puestos a la luz debajo del piso y alrededor del perímetro de la rotonda. En cada lugar en que se excavó el lecho de la roca, había indicaciones de un trabajo de cantera en períodos antiguos. La operación de cantera hizo bajar el nivel del piso alrededor del sepulcro, por lo cual éste se encuentra por encima de su entorno. Un estudio arquitectónico del muro exterior de la rotonda - 35 mts de diámetro y algunas secciones conservadas a una altura de 10 m. - demuestra que éste mantiene su forma original, del siglo IV. El sepulcro en sí está rodeado por un ruedo de doce columnas - grupos de tres columnas entre cuatro pares de pilas cuadradas. Es posible que las columnas de la rotonda del siglo IV fueron removidas de su ubicación original en la fachada del templo romano. La renovación de las pilas indicó que las columnas eran originalmente mucho más altas, y que los cruzados las cortaron por la mitad para usarlas en la rotonda del siglo XII.



    La renovación de la Iglesia del Santo Sepulcro está aún en proceso, pero después de generaciones de abandono, el edificio ha recobrado gran parte de su antigua solemnidad.
    El estudio y las excavaciones fueron llevados a cabo por V. Corbo, Ch. Coüasnon, M. Broshi y otros, en nombre de las comunidades cristianas que controlan la mayor parte del Santo Sepulcro: la católica romana, la ortodoxa griega y la ortodoxa armenia.

    YouTube Video
    ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.
    wareztaper le gusta.

  9. El Siguiente Usuario Agradeció a Sorgin Por Este Mensaje:

    wareztaper (12/04/2013)

  10. #90
    Speed Black Woman
    Querer es poder
    Avatar de Sorgin
    Fecha de ingreso
    02 Sep, 12
    Género
    Mi Frase
    Errar es Humano, perdonar Divino
    Mensajes
    14,161
    Gracias
    349
    Menciones
    89 Post(s)
    Citas
    284 Post(s)

    Predeterminado

    Jerusalem, La Iglesia Nea y el Cardo

    Durante el período bizantino (siglos IV y VII) Jerusalem era una ciudad cristiana con muchas iglesias. La iglesia más importante era el Santo Sepulcro, construida por Constantino en Grande a comienzos del siglo IV en el sitio tradicional de la crucifixión y el entierro de Jesús. Otra gran iglesia era la impresionante Iglesia Nea, construida por el emperador Justiniano en el clímax de la era cristiana de Jerusalem, a mediados del siglo VI. Miles de peregrinos cristianos venían a Jerusalem a orar y dejaron muchas descripciones por escrito sobre la ciudad y sus lugares santos. Pero el testimonio más importante de la Jerusalem bizantina es el famoso mapa Madaba, hecho de coloridos mosaicos, que era parte del suelo de una iglesia (en la actualidad en Jordania) que se construyó a fines del siglo VI.



    El mapa, una hermosa ilustración a vuelo de pájaro de Jerusalem, muestra en detalle las murallas, las puertas, las calles principales y las iglesias de la ciudad. La principal vía, el Cardo maximus (Cardo, en breve) era una calle bajo columnas que cruzaba la ciudad de norte a sur, desde la actual Puerta de Damasco hasta la Puerta de Sión. A lo largo del Cardo, en el mapa, aparecen claramente dos grandes complejos de iglesias el Santo Sepulcro en el norte y la Iglesia Nea en el sur.

    El Mapa Madaba, la más antigua representación gráfica de Jerusalem, guió a los arqueólogos en su búsqueda de vestigios de la Jerusalem bizantina. Después de la reunificación de Jerusalem en 1967, se llevaron a cabo excavaciones en el Barrio Judío (ubicado en la parte suroriental de la Ciudad Vieja). La Iglesia Nea y el Cardo fueron descubiertos en los lugares indicados en el Mapa Madaba.

    La Iglesia Nea

    En Jerusalem él (Justiniano) construyó una iglesia en honor de la Virgen que no tiene comparación. La gente la llama la Iglesia Nueva (Nea). Así escribió Procopio, el historiador de la corte del emperador Justiniano. El nombre completo del edificio era Iglesia de María, Madre de Dios. Procopio relata detalles de su construcción y los nombres de los diversos edificios que componían el gran complejo de la iglesia. El nombre completo del edificio era Iglesia de María, Madre de Dios. Procopio relata detalles de su construcción y los nombres de los diversos edificios que componían el gran complejo de la iglesia.



    Partes de la iglesia fueron descubiertos en la ladera sur del Barrio Judío de la Ciudad Vieja. La iglesia fue construida sobre un macizo podio sostenido por gruesas paredes de piedra y concreto que se asientan profundamente en la roca. Era una estructura muy grande, 115 m. de largo y 57 m. de ancho, dividida por cuatro hileras de columnas que sujetaban el techo. La pared oriental era especialmente ancha (6,5 metros) y contenía ábsides laterales de 5 metros de diámetro. El piso estaba pavimentado de mármol.

    A lo largo de la parte sur de la iglesia, donde la roca se encuentra a una gran profundidad, se descubrió un enorme depósito subterráneo de agua, conservado en su totalidad. Algunos anexos de la iglesia fueron construidos sobre el mismo. El depósito mide 33 x 17 metros y está dividido en bóvedas sostenidas por arcos que se apoyan en enormes columnas (5 x 3,5 m.) de diez metros de altura. El interior del depósito estaba cubierto con una gruesa capa de estuco duro; tenía una capacidad de miles de litros de agua.
    Un sorprendente descubrimiento fue la inscripción de una dedicatoria colocada en el depósito de agua. Encontrada en lo alto de la pared sur, la inscripción en griego, escrita en letras en relieve, en revoque rojo, dice así:

    Y esta es la obra que nuestro muy pío Emperador Flavio Justiniano realizó con generosidad bajo el cuidado y la devoción del santístimo sacerdote Constantino, en el 13o0año de la indicción (probablement el año 549-550)

    La inscripción sirve de evidencia para la identificación de las ruinas con la Iglesia Nea, cuya ubicación está corroborada por el Mapa Madaba.

    El Cardo



    Los restos de una elaborada calle que va de norte a sur bordeada de columnas el Cardo fueron encontrados en el centro del Barrio Judío, exactamente como aparece en el Mapa Madaba. Una sección de 200 metros de la calle, cuatro metros debajo del nivel actual de la calle, quedó expuesto. Su parte norte estaba sobre varios metros de relleno de tierra, mientras la parte sur estaba al nivel de la roca, lo que creó un desnivel de seis metros de altura en la parte occidental.

    El Cardo tenía 22,5 metros de ancho y estaba dividido por dos hileras de columnas de piedra en una calle ancha bordeada a ambos lados por pasajes techados de 5 metros de ancho. Una construcción de vigas de madera sostenía el techo, probablemente de cerámica. Bordeando la calle por el lado oriental había una arcada de grandes arcos de piedra. En la parte sur de la calle había tiendas, y la mayoría de ellas se encontraba debajo de la arcada.



    Las columnas monolíticas, de dura piedra caliza, fueron encontradas en fragmentos, incorporadas a edificios posteriores. Las bases son de perfil ático, y los capiteles están labrados al estilo corintio. Las columnas, de cinco metros de altura, han sido reconstruidas en sus posiciones originales en el cardo. Las bien labradas piedras del suelo, colocadas en filas paralelas, se debilitaron y resquebrajaron con el tiempo.

    La parte sur del Cardo, descubierta en el Barrio Judío, fue construida durante el reinado del emperador Justiniano (527-565), como continuación de la sección anterior, romana, en el norte, uniendo así las dos principales iglesias de la Jerusalem bizantina el Santo Sepulcro y la Iglesia Nea.



    A lo largo de la parte reconstruida del Cardo uno puede hoy en día caminar, igual como lo hiciera la gente hace unos 1500 años atrás. En el siglo XII, los cruzados construyeron un bazar cubierto sobre una sección del Cardo; de esta sección han sido retirados los desechos de siglos y modernas tiendas ofrecen sus mercancías a los posibles compradores.

    Los restos de la Iglesia Nea y del Cardo fueron descubiertos por N. Avigad en nombre de la Universidad Hebrea de Jerusalem.

    NOTA: El video es de la ciudad de Jerusalem, así conoceremos todo lo que pudo ver Jesus en su vida, ya que no hay, de momento, ningún documental o reportaje fotografico de estos dos lugares.....

    YouTube Video
    ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.
    wareztaper le gusta.

  11. El Siguiente Usuario Agradeció a Sorgin Por Este Mensaje:

    wareztaper (12/04/2013)

  12. #91
    Speed Black Woman
    Querer es poder
    Avatar de Sorgin
    Fecha de ingreso
    02 Sep, 12
    Género
    Mi Frase
    Errar es Humano, perdonar Divino
    Mensajes
    14,161
    Gracias
    349
    Menciones
    89 Post(s)
    Citas
    284 Post(s)

    Predeterminado

    Los Guachimontones, Jalisco



    A sólo hora y media de la ciudad de Guadalajara, se encuentra un poblado que vio nacer la cultura en Jalisco, Teuchitlán, considerada por algunos investigadores, como una de las zonas arqueológicas más importante del occidente de México, cuya magia se siente desde que llegas, te sientas alrededor de su quiosco de singular arquitectura y te dejas envolver por su muy particular gama de sonidos, que entremezclan graznidos con risas y cantares lejanos.

    Lo más peculiar de estas piramides, es que son de forma circular.
    Cerca de esta comunidad, cuyo nombre se deriva de la voz Teotzitlán o Teutzitlán, que se interpreta como "lugar del dios Tenoch", allá en las alturas de su lomerío vecino, se encuentra la más importante zona arqueológica de Jalisco. En Jalisco existen alrededor de 950 zonas arqueológicas que están bajo trabajos de investigación. Según datos del Instituto Nacional de Antropología e Historia de Jalisco, en el estado puede haber más de 2,000 sitios arqueológicos. Más no se trata sólo de lugares en los que se encuentran restos de grandes ciudades o centros ceremoniales, sino que se considera como sitio arqueológico: "cualquier lugar donde haya quedado vestigio de la actividad humana", así que podría ir desde un lugar donde antepasados se sentaron a descansar o comer y dejaron rastros de ello, a uno en el que haya una pirámide, tumbas o complejos habitacionales.hasta centros ceremoniales como el que hoy nos ocupa, conocido como Los Guachimontones.

    En realidad, es poco lo que se sabe acerca del sitio, ya que su descubrimiento data apenas de 1970 y su estudio y recuperación comenzaron en 1996, lo que en arqueología representa un periodo muy breve para lograr un estudio profundo. Sin embargo, se conocen datos de gran interés acerca de la zona y día con día, bajo la dirección de Phil Weigand, su esposa Arcelia garcía y su equipo de investigación, se van descubriendo nuevos datos que nos van sorprendiendo y nos ilustran acerca de esta civilización, conocida como Tradición Teuchitlán, que tuvo su auge entre los años 200 y 400 d.C. y desapareció hacia el 900 d.C, aunque se sabe que su antigüedad es de más de 2 mil años.

    El arqueólogo Weigand y la maestra Arcelia García, por más de treinta años se dieron a la tarea de localizar y registrar más de dos mil sitios y aproximadamente 400 edificios de círculos concéntricos que abarcan diferentes periodos, es decir, del formativo tardío, fase del Arenal; 300 a. C. a la fase Teuchitlán l; y 350 a 700 d. C.

    El recinto ha tenido maltratos a lo largo de los años, piedras de las ruinas se han usado para empedrar calles y levantar casas en el pueblo

    Los Guachimontones tiene poco que ver con los centros arqueológicos conocidos en México, ya que su arquitectura puede sólo compararse con algunas representaciones del altiplano central como Cuicuilco; paradójicamente también tiene coincidencias asombrosas, como el juego de pelota -de los mayores de mesoamérica- y su sistema de riego, apenas comparables con la magnitud del juego de Chichen Itzá y la ingeniería hidráulica de Calakmul; el primero, sitio maya del periodo post clásico en Yucatán y el segundo del Clásico tardío de la misma civilización, pero en Campeche.

    El nombre de este asentamiento tiene dos teorías en cuanto a su toponimia: Se dice por ejemplo -y es la versión más aceptada-que proviene del náhuatl Huaxe (guaje), combinado con el castellano montón, lo que le daría el significado de Montón de Guajes (aunque no se especifica si se refiere al árbol o a la pieza artesanal usada como cantimplora y otras utilerías); sin embargo, el profesor Weigand asegura que el idioma del lugar podría haber sido el totorame o el chibcha, lo que cambiaría el significado del nombre a "lugar cerrado". La lengua totorame es una variante del cora nayarita y el pueblo era pacífico y no tuvo grandes ciudades, lo que hace pensar en cómo la Tradición Teuchitlán pudo haber adoptado su dialecto, aunque geográficamente es muy factible; en cuanto a los chibchas, es un grupo de origen sudamericano y aunque el contacto de mayas y otras civilizaciones con el sur del continente está documentado, no existe un claro nexo entre ellos y el occidente de México.

    Pero cualquiera que sea el origen de su nombre, lo que sobresale es la forma de construcción de este centro ceremonial, en el que se calcula que habitaban 40,000 naturales.
    Sus 19 hectáreas comprenden estructuras circulares concéntricas hechas con tierra y arena apisonadas, además de piedras, adobe y cal para los edificios mayores, cuya arquitectura se basa en una pirámide principal integrada por dos niveles diferenciados, divididos por una banqueta superior. que en realidad era un altar grande.

    Diversos niveles concéntricos escalonados, con orientación cardinal e ínter cardinal sus pisos son un calendario exacto de 52 años ; un eje vertical que conecta el cielo, la tierra y el inframundo; un bordo circundante que corresponde al horizonte; postes funcionales como reloj de sol o estructuras altas que marcaban las posiciones del sol en el solsticio y el equinoccio y cuatro escalinatas que en una forma connotativa religiosa evocan al viento, el agua, el fuego y la tierra, que daban acceso a los sacerdotes y la clase dominante.

    En la planta baja, alrededor de la estructura circular, había una plataforma con una banqueta a la que se conoce como patio y a su alrededor, cuenta con diversos números de plataformas rectangulares donde se asentaban las chozas y de donde el pueblo podía observar mejor los actos religiosos y los de gobierno que se realizaban.



    El llamado Círculo II o la Iguana, como se le conoce, es el segundo más grande y el mejor conservado. Su espectacular diámetro alcanza los 115 m. y tiene un perímetro de 360 m. En su caso, está rodeado de 10 plataformas, y tres de ellas se encuentran agrupadas sobre una base común. Otras pirámide más pequeñas, tenían en su cima un poste para la ceremonia de los "voladores", tal como se puede apreciar en diversas piezas de orfebrería local.

    El Juego de Pelota

    Una de las canchas de juego de pelota está entre los dos círculos más grandes de este sitio. Un tercer círculo más pequeño, se entrelaza con el segundo Conjuntos menores de edificios se pueden ver a la izquierda y derecha, hacia las orillas de la loma. Las zonas de cultivo se agrupan alrededor de la distante orilla del lago, mientras que los pantanos s ocupan el resto de la cuenca.
    En diversas partes del núcleo de Teuchitlán, las superficies destinadas al juego de pelota rodeaban los recintos circulares situados en el promontorio y, en ciertos casos, como en el mismo Teuchitlán, constituían una parte integral del tejido arquitectónico en su conjunto. Los terrenos para el juego de pelota en la cosmología de Mesoamérica asumían funciones simbólicas y representaban el camino que seguía el sol en su tránsito nocturno por el mundo subterráneo. En este sentido, la cosmología mesoamericana de las superficies destinadas al juego de pelota y la de los recintos circulares se complementan una con otra. Los dos equipos personificaban respectivamente las fuerzas de la luz y de la oscuridad que entran en conflicto al alba y durante el crepúsculo. En ocasiones, el juego establecía la expresión de los lazos del individuo con el orden cósmico, y el tiempo sólo podía transcurrir mediante la actividad humana. El juego de pelota mesoamericano se llevaba a cabo ritualmente para asegurar la continuidad del ciclo, ocaso, muerte, aparición y renacimiento del sol. El juego se relacionaba también con el ciclo agrícola, a su vez basado en la renovación análoga, tanto del sol como del maíz. Se celebraba durante el equinoccio invernal y formaba parte de un programa ceremonial cuyos fines eran la quema de los campos y otras actividades ligadas a la sequía estacional en su apogeo. Durante el solsticio de verano, los mismos juegos anunciaban la llegada de la estación de lluvias; en el equinoccio de otoño el momento de la cosecha y, por último, en el solsticio de invierno, nuevamente con tierras secas, el inicio del comercio hacia territorios lejanos y los preparativos para la guerra.




    Los conjuntos circulares sugieren un acceso restringido y de uso exclusivos para las familias de los gobernantes. Los recintos circulares del occidente son únicos, pero su geometría sigue principios cosmológicos ampliamente comprendidos. Estos principios, compartidos por todos los pueblos mesoamericanos, son los siguientes: orientación cardinal e ínter cardinal; eje vertical que conecta el cielo, la tierra y el inframundo; bordo circundante que corresponde al horizonte; postes como de reloj de sol o estructuras altas que funcionan como marcadores de las posiciones del sol en el solsticio y el equinoccio. En el microcosmos arquitectónico circular, los gobernantes teocráticos de Teuchitlán observaron un programa de festivales rituales cíclicos, invocando a los espíritus ancestrales como intermediarios con las fuerzas naturales deidificadas, de las que dependían la cosecha y la vida. La economía, la historia y la religión estaban entremezcladas en esta percepción y uso del paisaje

    El sitio, se cree que fue designado para rendir tributo al Dios Ehécatl, que era el dios del viento, una de las deidades principales de la Tradición en Teuchitlán.

    Como parte de la zona al pié del volcán Tequila, que también incluye Teuchitlán, formando el área que fue designada, junto con los paisajes agaveros que la rodean, como uno de los sitios que fueron nombrados como Patrimonio de la Humanidad .

    Con su complejo sistema de organización social, dejó un legado en su traza urbana; con los vestigios de un pueblo dedicado en gran parte a trabajar la obsidiana, el cobre, el oro, la plata y la malaquita; con su exacto conocimiento astronómico (los 52 escalones de la pirámide principal son un calendario infalible), los Guachimontones son un atractivo más del bello estado de Jalisco, enclavado además en una de sus zonas con mayor encanto paisajístico.
    Para visitar el área toma en Guadalajara la salida hacia Puerto Vallarta libre, continúa hacia Tala y vira en la desviación a Teuchitlan, donde podrás contratar un guía que te lleve a la zona arqueológica; ya ahí, te invitamos a transportarte en el tiempo; a imaginar la vida cotidiana de una cultura de la que aún quedan muchas interrogantes por contestar y que por eso mismo resulta enigmática y por demás interesante, al igual que los poblados que la rodean: Tala, Ameca, Ahualco, San Juanito, Etzatlán y San Marcos, Todos dignos de ser visitados para completar tu mágica aventura por esta zona, en la que no sabrás qué te embriaga más: si su tequila o su magnífica historia.

    Durante 1999 se inició el rescate de esta zona con la participación del Gobierno del Estado, a través de la Secretaría de Cultura, El Colegio de Michoacán, la Presidencia Municipal y el Patronato Los Guachimontones de Teuchitlán. El comité para la reconstrucción de Guachimontones está integrado por Carlos Eduardo Gutiérrez Arce, Phil C. Weigand, Acelia García Anguiano y Efraín Cárdenas del Colegio de Michoacán. Además el doctor Enrique Meza Rosales, Héctor Salazar, presidente y tesorero respectivamente del municipio de Teuchitlán y miembros del Patronato. El comité delimitó en 19 hectáreas la zona arqueológica y fue registrada ante el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

    Hoy, 1500 años después del abandono del área por sus habitantes, Guachimontones esta siendo restructurado y redescubierto. Muchas de las áreas ahora arqueológicas se encontraban en condiciones precarias por la agricultura de los dueños de estas tierras. Hoy, es patrimonio de la humanidad, lo cual no indica que esta terminado el trabajo, sino que simplemente esta comenzando renacer.

    Aun quedas algunas zonas como esta que se muestra, donde se cree puede haber otras pirámides.



    Museo de los Guachimontones

    La comunidad de Teuchitlán, Jalisco donó cerca de 150 piezas prehispánicas de la zona para crear su Museo Municipal Los Guachimontones, inaugurado el 31 de diciembre de 2000, por las distintas autoridades estatales y municipales.
    Figurillas humanas, animales, herramientas de piedra y obsidiana, así como vasijas integran la colección, en donde también se incluyen maquetas representativas a las tumbas de tiro, a una ceremonia del Dios Ehecatl y fotografías del conjunto arqueológico Los Guachimontones, ubicado en los límites de la cabecera de Teuchitlán, a 60 kilómetros de Guadalajara.




    Patrimonio Mundial de la Humanidad de la UNESCO

    El 12 de Julio de 2006, la zona que incluye Teuchitlán, 34 mil 658 hectáreas entre el pie del Volcán Tequila y el profundo cañón del Río Grande, y su lugar cultural Guachimontones, ha entrado a formar parte de la Lista del Patrimonio Mundial junto a otros parajes del mundo por decisión del Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO, en su sede en Vilna (Lituania) en la reunión anual de 2006.

    Os dejo 2 videos:

    uno es un viaje virtual de como tuvo que ser Guachimontones en sus principios

    YouTube Video
    ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.


    Y el otro es el que realizo la Universidad de Guadalajaram, muy interesante

    YouTube Video
    ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.
    wareztaper le gusta.

  13. Los Siguientes 2 Usuarios Agradecieron a Sorgin por Este Mensaje:

    skt_jk (29/03/2013),wareztaper (12/04/2013)

  14. #92
    Speed Black Woman
    Querer es poder
    Avatar de Sorgin
    Fecha de ingreso
    02 Sep, 12
    Género
    Mi Frase
    Errar es Humano, perdonar Divino
    Mensajes
    14,161
    Gracias
    349
    Menciones
    89 Post(s)
    Citas
    284 Post(s)

    Predeterminado

    Cancho Roano o Ruano, un yacimiento extremeño

    Cancho Roano (a veces escrito como Cancho Ruano) es un yacimiento arqueológico situado en el término municipal de Zalamea de la Serena, en la provincia de Badajoz (España). Se localiza a tres kilómetros de Zalamea en dirección a Quintana de la Serena, en una pequeña vaguada junto al arroyo Cagancha.



    Es el conjunto tartésico mejor conservado de la península Ibérica, datando la construcción original de al menos el siglo VI a. C., aunque el edificio fue ampliado y modificado en siglos posteriores. Supone un yacimiento sin duda excepcional y único, tanto por su forma, su tamaño y su estado de conservación, como por los objetos encontrados, que permiten fechar su creación en torno al 550 a. C., mientras que su destrucción no sería posterior al 370 a. C., causada por un incendio, bien accidental o bien intencional, dentro de algún tipo de rito religioso.

    Las excavaciones, dirigidas por Juan Maluquer de Motes, comenzaron en 1978. El yacimiento, dada su importancia, fue declarado Monumento Nacional en 1986. En la actualidad se puede visitar en su totalidad, contando con un excelente Centro de Interpretación donde el visitante dispone de claras explicaciones mediante una presentación multimedia y una maqueta.

    El complejo arquitectónico orientado al sol naciente, se levantó en una pequeña vaguada junto al arroyo Cagancha, en el término municipal de Zalamea de la Serena (Badajoz). Su origen se remota a los inicios del período orientalizante, cuando sobre una cabaña ovalada se erigió el primer edificio. Sobre este primer monumento se construyó un segundo, del que conocemos su planta, en la que se han documentado hasta tres altares de adobe, dos de ellos en forma de piel de bóvido. Por último, a mediados del siglo V a.C., se decidió clausurar este segundo santuario para edificar el ahora visible.



    Se construyó con un sólido basamento de piedras y alzados de adobe, y fue enlucido por el exterior con arcilla roja, como los suelos de las habitaciones, mientras que el interior fue totalmente encalado. Para realzar aún más el cuerpo principal del santuario, se construyó una terraza de piedra de gran tamaño, también encalada, que lo rodea por completo.

    El santuario está enclavado en un terreno llano del valle de la Serena, en un paisaje rodeado por la dehesa y equidistante Imagen activade un rosario de pequeñas sierras que conforman el valle. Aunque el río Ortigas riega el entorno hasta desembocar en el Guadiana, es el arroyo Cagancha el gran protagonista del lugar, pues gracias a él se levantó el monumento y el dique que impedía, ya en su época, que afectara al santuario en caso de que se desbordase por las riadas. Es por lo tanto el agua el que da su verdadero sentido al yacimiento, pues el Cagancha mantiene siempre una corriente de agua incluso en épocas de fuerte sequía, abastecido por manantiales situados algo más al Sur del lugar; pero además, tanto el foso como los dos grandes pozos que se perforaron tanto dentro como fuera del monumento, inciden en el valor esencial que debió tener el agua para sus contemporáneos. El yacimiento consta de tres edificios superpuestos.

    Sobreelevado del terreno circundante, se levanta un edificio de paredes de ladrillo de adobe rojizo en un magnífico estado de conservación, sobre todo su mitad septentrional, pues la meridional fue víctima de las labores agrícolas y por lo tanto conserva menor alzado. Las paredes estaban enlucidas de caolín rojo al exterior, mientras el interior se encontraba enlucido de caolín blanco. Los suelos, de tierra batida, se remataron igualmente con caolín rojo o bien mediante la cImagen activaombinación de ambos colores, lo que confiere gran vistosidad a toda la construcción. Sólo una de las habitaciones (H-11) se hallaba enlosada con lajas de pizarra, material que también se utilizó para solar los numerosos canales de desagüe del complejo.

    El cuerpo principal del edificio, de planta cuadrada de 24 m. de lado aproximadamente, se orienta hacia el Este, y está rodeado por un foso de escasa profundidad, que contiene agua de forma permanente; al parecer la idea de sus constructores era que mantuviese una lámina de agua todo el año. Aunque se desconoce con exactitud su función, el carácter religioso es innegable debido a los altares que contiene; aunque también puede tratarse de un palacio-santuario, a juzgar por su dispositivo defensivo. La entrada al edificio se realiza mediante una escalera de piedra construida en la esquina septentrional del patio, que conduce a una estancia que, a su vez, comunica con un gran ambiente transversal, que cruza todo el edificio y sirve de distribuidor a los especios del fondo.



    Está constituido por once habitaciones y un gran patio que da a la planta su característica forma de U. Todo el edificio está encintado por una terraza ligeramente ataludada de 2,40 m de altura y 2 m. de anchura realizada con piedras calcáreas de gran tamaño, lugar por donde hoy se realiza la visita al monumento.

    En la fachada principal del edificio, de 0.50 m anchura y siempre orientada al Este, aún se puede apreciar restos del enlucido rojo que la cubriría por completo, al igual que sucedería con el resto de las paredes exteriores del monumento.

    Un patio cuadrado enmarcado por banquetas de piedra abre la entrada al santuario, al que se accede por la banqueta Norte mediante cuatro peldaños de piedra.

    El patio estaba totalmente pavimentado con una gruesa capa de arcilla roja apisonada y tiene una superficie aproximada de 100 m2.

    En su centro se construyó un pozo de casi 5 m. de profundidad que aún hoy mantiene un aceptable nivel de agua gracias a la vena que recorre transversalmente todo el yacimiento. La esquina suroccidental del patio está abierta, y en el hueco que genera se encontró una gran acumulación de caolín rojo que se utilizaría para restituir los suelos una vez desgastados por el paso del tiempo. En la esquina contraria, la noroccidental, se dispone la entrada al edificio. Esta se realiza por medio de cuatro escalones de piedra de mediano tamaño que superan los 1,40 m de desnivel que existe entre el patio y el piso principal. A la altura del pozo y hacia el exterior, se construyó un canal de piedra y base de pizarra que serviría para aliviar el agua de patio en caso de lluvia y que desemboca en el foso oriental.



    Este espacio debió funcionar como vestíbulo a tenor de los diferentes materiales recuperados sobre el suelo; en primer Imagen activalugar, es muy significativo el hallazgo de dos argollas de hierro idénticas a las que se usan en nuestros pueblos para atar las caballerizas, por lo que es probable que las acémilas penetraran hasta el patio para ser descargadas de las mercancías pesadas, como las ánforas. En este sentido es muy significativo el gran número de ánforas halladas en este espacio, ocupando tanto las banquetas como el suelo. Así mismo, se recogieron numerosos instrumentos de hierro destinados a labores tanto agrícolas como de mantenimiento del edificio: hoces, cuchillos, punzones, clavos, etc. Así como una gran sierra para talar. Por último, también son numerosos los molinos de mano de gran tamaño recuperados, hasta una treintena, dispersos por todo este espacio.

    H-1

    La primera habitación o H-1, es un pequeño espacio distribuidor de 12 m2 que da paso tanto al corredor del santuario como a la terraza

    Una vez en el interior, una escalera en recodo realizada en adobe alcanza la gran terraza de piedra que encinta completamente el edificio y desde donde se accedería a una planta superior hoy desaparecida.

    Quizás lo más importante de este espacio es el hallazgo que se produjo en el transcurso de las primeras campañas, cuando en el hueco de la escalera y bajo el suelo original de la habitación, se halló una vasija de cerámica quemada y rodeada de piedras en cuyo interior apareció un pequeño cuenco de palta que contenía dos aracadas o pendientes de oro macizo.

    El corredor o H-2

    Esta gran nave de 62 m2 ocupa transversalmente toda la zona frontal del edificio y comunica con las distintas áreas funcionales del santuario. A pesar de su gran tamaño, no ha proporcionado conjuntos materiales que permitan ensayar una utilidad concreta del espacio, aunque el hecho de que sirva fundamentalmente como distribuidor de las diferentes áreas del edificio, le confiere un carácter especial. Toda la habitación estaba pavimentada con capas de caolín blanco y rojo.



    Todo el interior de la habitación apareció relleno de grandes vigas de madera carbonizadas y restos de ramajes procedentes de la cubierta superior, conformando un estrato de cenizas de más de un metro de altura que dejó su huella en las paredes, muy ennegrecidas. Una vez limpiado el relleno se pudo documentar un pequeño hogar que serviría para calentar la estancia y que es el único localizado en el interior del edificio.

    Área de ofrendas: H-3, H-4, H-5 y H-6

    En la esquina noroccidental de H-2, se abre un vano de 0,90 m. donde igualmente se localizó en su jamba un tronco de madera que ayudaba a conocer la dirección del batiente de la puerta, también de derecha a izquierda. Éste comunica con un pasillo o zaguán rectangular de 15 m2 denominado H-3 y que ejerce una clara función de paso hacia un bloque de tres pequeñas habitaciones que se han venido interpretando como residenciales, pero que dado su tamaño, la presencia de objetos de prestigio de la más variada índole, así como la ausencia de elementos típicos de las zonas residenciales, han llevado a interpretarlas en la actualidad como espacios donde se guardaban los objetos más delicados de culto en el santuario, así como la zona donde se llevarían a cabo labores relacionadas con el tejido a tenor de los telares y las numerosas pesas halladas en su interior; son las habitaciones H-4, H-5 y H-6. Estas tres estancias forman una estructura tripartita de módulos ligeramente rectangulares de unos 7 m2 cada una, con una pavimentación igual a la de H-3 hecha con capas de arcilla rojiza apisonadas. Los tres espacios están comunicados entre sí por vanos enfrentados de 0,84 m. de luz; por lo que la habitación central o H-4, dispone de tres puertas, las que comunican con las estancias H-5 y H-6 y el vano desde el que se accede al zaguán o H-3, éste con una luz de 1,20m.

    El área de almacén: H-8, H-9 y H-10

    Esta zona se abre al sur del corredor transversal o H-2 tras cruzar un vano por el que se accede a una habitación rectangular, H-8, de 15 m2 y donde se recuperaron gran cantidad de material arqueológico. En la pared meridional de esta habitación se abren otros dos pequeños vanos que comunican con sendas habitaciones, H-9 y H-10 incomunicadas entre si. Los suelos de estas habitaciones no estaban pavimentados con arcilla, sino tan sólo con tierra apisonada; además, el zócalo de estas se encontró completamente forrado de pizarra para evitar la humedad en unas estancias destinadas a guardar los alimentos, una prueba más de su función como almacén.



    En la H-8 se recogieron numerosos objetos relacionados con los arreos y atajes de caballos, así como jarros, calderos y otros recipientes también de bronce. También se recuperaron fragmentos de un mueble de taracea y un gran vaso con asas que puede corresponderse con una cratera o recipiente, de factura local, para mezclar el vino con agua, imitando el mundo griego. Apenas había restos de ánforas, sin embargo las habitaciones H-9 y H-10, se hallaron completamente llenas de ánforas que contenían diferentes productos alimenticios; una decena de ellas se encontraron en el transcurso de la excavación y otra veintena, fueron extraídas por el dueño del terreno cuando comenzó las labores agrícolas.

    El espacio residencial o H-11

    Desde el ángulo suroriental del corredor o H-2, se accede a una de las habitaciones más grandes del edificio, la denominada H-11, de más de 11m2 de superficie. La habitación forma uno de los cuerpos avanzados del edificio junto con H-1, por lo que domina tanto el exterior del monumento como el patio oriental. Sus paredes internas están enlucidas de blanco y en la del lado Norte se practicó un vano a modo de ventana donde se conservaba aún el maderamen del dintel y de la base; sobre el quicio de la ventana, tapiada al exterior, se recuperó una vasija de factura local. Pero lo más significativo de este espacio es que su piso está completamente enlosado de pizarras, al igual que el zócalo, por lo que es la única estancia que presenta esta característica.

    Tanto por los elementos constructivos aludidos como por los objetos recuperados en su interior, entre los que destacan piezas de joyería, marfiles, cuentas de collar de pasta vítrea y otros elementos de prestigio, así como la ausencia total de cerámicas comunes o de almacén, parece que nos encontramos ante el espacio residencial que debió ocupar el personaje principal del santuario. Además es la única estancia que reúne las condiciones adecuadas para esta función.

    El espacio sagrado o H-7

    Centrando el edificio se levanta el espacio principal del monumento H-7, una estancia ligeramente rectangular, de 7,50 x 5,50 que sería el verdadero espacio sacro del complejo, la habitación se construyó dos metros por encima de la planta general y se accedería a ella desde la terraza; un gran pilar prismático que arranca desde el interior del suelo y se proyectaba hasta la planta superior centraba el espacio, señalando el punto sagrado de todo el complejo arquitectónico.

    Pero sin duda, el elemento más sobresaliente de la habitación es el altar redondo que se construyó en el centro del espacio. El contorno del altar se diseñó a base de pequeñas piedras incrustadas en el estrato de relleno para posteriormente ser revestidas por un moldeado de barro; finalmente, fue cubierta por la capa de arcilla roja que protagoniza toda la habitación. Es un círculo perfecto de 1,10 m. de diámetro del que parte un triángulo isósceles muy cerrado que enmarca un cuenco de cerámica local también incrustado en el estrato de relleno; está realizado a mano y carece de decoración. El interior del círculo está ostensiblemente abombado, lo que unido al buzamiento del piso de la habitación hacia el Este, hace que cualquier sustancia fluida que se derrame en su interior se acumule en esa zona, donde se practicó un orificio que comunica directamente con el cuenco, que recoge el líquido derramado.

    Las estancias perimetrales

    Rodeando por completo el edificio principal se disponen una serie de estancias, seis por cada lado, que se han identificado como capillas o lugar donde se depositarían las ofrendas al Santuario. Estas han llegado hasta nosotros en un buen estado de conservación y de su interior se han recuperado objetos de culto, vasijas de almacenamiento, herramientas y otros elementos de singular importancia, entre los que destacan los diferentes sistemas ponderales, los jarros y recipientes rituales y, sobre todo, una escultura que representa un caballo enjaezado, todo ello realizado en bronce; también destacan los telares y otros objetos relacionados con la manufactura de tejidos y las cerámicas de importación; así mismo se han recuperado diferentes contenedores con cereales y pequeñas vasijas con alimentos. Estos habitáculos están separados del monumento principal mediante un estrecho pasillo o temenos por el que se recorre todo el edificio por el interior, Varios canales de piedra conducen al agua de lluvia recogida en los pasillos al exterior.



    Mientras que las fachadas de los sectores Oeste, Sur y Norte estaban encaladas de blanco y rematadas por una pronunciada rampa de arcilla para impedir el acceso desde el exterior, el sector Este interrumpe las estancias para organizar la entrada al patio. Un estrecho pasillo suavemente inclinado y rematado por dos grandes peldaños permiten alcanzar el interior del complejo y ahora las pronunciadas rampas dan paso a una terraza de piedra rematada por dos torres poligonales que flaquean el acceso. Todos los suelos son de caolín rojo, así como las rampas exteriores, mientras que tanto las fachadas de adobe como la muralla y las torres de piedra se enlucieron de blanco.

    El Foso

    Todo el complejo monumental está rodeado por un gran foso excavado en la roca granítica y sólo interrumpido en el lado oriental para permitir la entrada. El foso se alimenta de la vena de agua que recorre todo el yacimiento, excavándose en algunos puntos con mayor profundidad hasta conseguir que brote el agua por lo que siempre mantendría al menos una lámina de agua. En la excavación del foso se han recuperado ingentes cantidades de material arqueológico, principalmente perteneciente a vasijas de cerámica y huesos, entre los que destacan los pertenecientes a tres équidos.

    Significado del Monumento

    El conocimiento que tenemos de Cancho Roano se debe en gran medida al excepcional estado de conservación en que ha llegado hasta nosotros. El edificio sufrió un incendio ritual en el último momento y fue clausurado mediante el tapiado de sus puertas y ventanas, dejando en su interior todos los objetos que contenía en ese momento, recuperando sus moradores tan sólo los sacra o elementos de culto fundamentales para continuar ese culto en otro lugar, el edificio fue además desmontado en sus esquinas para facilitar el echado de tierras que lo haría imperceptible; el tiempo se encargó de esconderlo definitivamente mediante las deposiciones naturales y la vegetación.



    Cancho Roano se ha definido como un centro comercial de carácter religioso donde los mercaderes extranjeros e indígenas buscarían una sanción religiosa a sus intercambios comerciales. Pero además no se puede olvidar su carácter puramente religioso, pues el hallazgo de un gran número de molinos de grano, de telares o de vasos rituales parece evidenciar la existencia de rituales religiosos, tal vez relacionados con las cosechas o la fertilidad de la tierra, que congregarían a un buen número de personas en el entorno del monumento, sino es difícil explicar la enorme cantidad de elementos recuperados, cuando el interior no tiene capacidad para albergar a más de tres o cuatro personajes.

    El descubrimiento de los dos edificios más antiguos cuyas plantas no difieren mucho de la expuesta, así como la existencia de sendos altares bajo el pilar del último santuario, marca aún más su significado religioso y avalan el interés de este lugar desde épocas muy anteriores a la del santuario actual.

    El Centro de Interpretación de Cancho Roano, es la primera toma de contacto de los visitantes con el yacimiento arqueológico que se quiere dar a conocer. Si bien los museos son centros expositivos un tanto estáticos, en los que los visitantes asisten a la contemplación de los restos, como meros espectadores inanimados, el Centro de Interpretación constituye un nuevo concepto de espacios positivos en el que se cubren las necesidades de información, difusión, educación y concienciación de esa parte de la sociedad que acude buscando nuevos productos culturales.
    La idea de centro de interpretación escogida para Cancho Roano, dentro de las diversas definiciones existentes hoy en día para estos centros, es la que defiende que el objetivo último del mensaje es el propio yacimiento, su evolución, valor y, sobre todo, su significado.

    Se parte de la base de que el yacimiento está ubicado frente al centro, por lo que el discurso debe girar en torno a la explicación de su funcionamiento y los materiales que contenía, pues su carácter monumental y su definición arquitectónica serán patentes cuando el interesado inicie la visita al yacimiento una vez haya comprendido en el centro de interpretación la importancia de los restos que va a observar.



    Los objetivos que pretende el centro son los siguientes: servir de apoyo a la visita del yacimiento, generar una idea global de su naturaleza, situar Cancho Roano en su contexto histórico, geográfico y cultural, explicar las diferentes partes de que consta el monumento, informar de las actividades que se desarrollaban en torno al monumento, transmitir la impresión de la antigua religiosidad, informar sobre los edificios más antiguos que justifican la existencia del último santuario e indicar el proceso arqueológico de investigación desde su descubrimiento.

    Se pretende así que el visitante salga del centro de interpretación con una noción general de las diferentes partes del yacimiento y una comprensión, aunque sea somera, de su estructura integral.

    Otro de los objetivos del centro es ofrecer al espectador elementos expositivos de gran formato, tanto para facilitar y acelerar la percepción de los diferentes elementos expuestos, como para crear un efecto impactante proporcional al que causaría el monumento en su origen.

    El Centro de Interpretación contempla el desarrollo de ocho unidades independientes: la primera, en el vestíbulo de entrada, se centra en la narración de la historia de la investigación del yacimiento, con una reconstrucción de su última fase constructiva. La segunda unidad contextualiza Cancho Roano con el conjunto de las culturas mediterráneas de ese momento. Las diferentes actividades de Cancho Roano se exponen en la tercera unidad. En la cuarta unidad se desarrollan los elementos y estructuras que conforman el propio yacimiento. La siguiente unidad está protagonizada por la maqueta, donde se explica con mayor detalle el yacimiento. La sexta unidad trata de explicar la superposición de edificios y su proceso histórico. La séptima unidad es la única que trata de recrear la idea de religiosidad del enclave con el montaje de uno de los altares del santuario. Por último, en la octava unidad, que incide en esa fundamental vertiente religiosa del sitio, se presenta la reconstrucción con materiales originales de una de las cámaras perimetrales del complejo, donde se hallaron las ofrendas al santuario.

    Por lo que respecta al edificio del Centro de Interpretación, se ubica frente al yacimiento, al otro lado del arroyo Cagancha, a unos 80 m. de distancia. Se levanta entre tres grandes encinas, y su fachada occidental, totalmente acristalada, permite tener siempre una referencia del complejo arquitectónico, lo que facilita la comprensión tanto del entorno como de la organización espacial del monumento.

    El edificio fue intencionadamente incendiado, destruido y posteriormente sellado con tierra antes de ser abandonado, echándose en falta tan sólo los elementos sacros, seguramente recuperados par mantenter el culto en otro lugar. El continuo cruce del agua de arroyo Cagancha, aún en épocas de fuerte sequía, así como la construcción de pozos en el interior avalan el papel primordial que debió jugar el agua tanto par la construcción como para el culto en el lugar.

    Fue declarado Monumento Nacional en 1986, y se puede visitar en su totalidad, contando con un excelente Centro de Interpretación donde el visitante dispone de claras explicaciones mediante una presentación multimedia y una maqueta.

    YouTube Video
    ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.
    wareztaper le gusta.

  15. El Siguiente Usuario Agradeció a Sorgin Por Este Mensaje:

    wareztaper (12/04/2013)

  16. #93
    Speed Black Woman
    Querer es poder
    Avatar de Sorgin
    Fecha de ingreso
    02 Sep, 12
    Género
    Mi Frase
    Errar es Humano, perdonar Divino
    Mensajes
    14,161
    Gracias
    349
    Menciones
    89 Post(s)
    Citas
    284 Post(s)

    Predeterminado

    Cueva de Los Enebralejos



    La cueva de los Enebralejos está situada en las proximidades de Prádena, en la provincia de Segovia, a 110 km de Madrid. Con sus 3.670 m de longitud es la cavidad de mayor desarrollo conocido en el borde norte del Sistema Central. La cueva está estructurada en tres pisos: galerías altas, medias y bajas o del río, presentando un desnivel de sólo 13 m. Cabe destacar su gran valor desde el punto de vista arqueológico, espeleológico y turístico, además de su importante valor estético. La cueva presenta un buen estado de conservación, ya que durante años permaneció cerrado su acceso. Desde 1995 existe un sector de la cueva habilitado para las visitas turísticas. La cueva es propiedad del Ayuntamiento de Prádena, siendo actualmente privada, la gestión, mantenimiento y explotación.

    La cueva se localiza en el karst de Prádena, desarrollado sobre dolomías y calizas de edad mesozoica, las cuales constituyen la cobertura alpina de esta región. La cueva de los Enebralejos está desarrollada en las dolomías del Cretácico superior pertenecientes al Santoniense (entre 87 y 83 m.a.). Estas rocas mesozoicas se sitúan discordantes sobre el zócalo paleozoico del Sistema Central, constituido en esta zona principalmente por neises glandulares y leuconeises.

    Los estratos presentan una estructura tipo cuesta monoclinal con dirección sureste.

    El macizo kárstico está limitado en el sur por una falla inversa de dirección noreste-suroeste. Se ha desarrollado a favor de una estructura sinclinal suave y se piensa que formó parte de una red más amplia de conductos kársticos que fueron desmantelados e individualizados por los agentes erosivos tras el encajamiento de la red fluvial. A partir de los datos de estudios realizados en otros lugares de la región podría situarse el posible inicio de la karstificación en el macizo de Prádena a finales del Plioceno inferior (entre 5,3 y 3,4 m.a.). Las galerías superiores presentan morfología meandriforme y escasa pendiente. Las galerías intermedias son inaccesibles o están unidas a las galerías altas, evolucionadas a partir de ellas. Las galerías bajas o del río son las de mayor tamaño y desarrollo, y el agua circula por ellas en épocas de intensas lluvias o tras el deshielo. Los niveles superior y medio los que contienen mayor cantidad de espeleotemas.



    La cueva fue utilizada como necrópolis durante el periodo Calcolítico, entre los años 2.000 y 1.800 antes de Cristo. Gracias a los diversos estudios arqueológicos realizados se sabe que esta zona formó parte de un importante asentamiento de las primeras fases de la Edad del Bronce.
    Se han encontrado numerosos fragmentos de herramientas y cerámica, así como grabados y pinturas rupestres en las áreas de enterramiento. En 1932, la cavidad fue redescubierta durante las tareas de perforación de un pozo en la finca El Cebadero.

    Posteriormente se iniciaron varias excavaciones arqueológicas y expediciones de espeleología. Fue en 1983 cuando el Ayuntamiento de Prádena acometió el acondicionamiento de la cueva para su preservación y adaptación para ser visitada, y finalmente en mayo de1995 se abrió al turismo .

    De los 3.670 m de desarrollo totales de la cavidad, 500 m están acondicionados e iluminados para facilitar la visita a la cueva, los cuales desde el verano de 2010 cuentan con una moderna iluminación de tipo "LED" haciendo de esta cavidad una de las pioneras en España en adoptar esta medida.

    Se accede a la zona turística mediante unas escaleras que parten del interior de un edificio donde se encuentran la taquilla, una exposición con paneles y objetos diversos relacionados con la cueva y con la ocupación humana en su entorno. También existe un lugar para desarrollar talleres y una pequeña tienda. Tras recorrer una primera galería meandriforme donde encontramos las primeras formaciones y los primeros restos del yacimiento arqueológico, se llega a la sala de los Enterramientos, desde la que se accede a la sala del Santuario. Ambas poseen dimensiones relativamente amplias y bellas estalactitas y estalagmitas. En la primera sala citada se puede observar en el suelo numerosos agujeros (osarios) correspondientes a los enterramientos. Cabe destacar en esta primera sala, la gran riqueza en espeleotemas que existe.

    Continúa el recorrido por una galería en la que se encuentran dos formaciones que se extienden entre la base y el techo de la cavidad "Las Palmeras", dos columnas de bellas formas y colores.

    En el Santuario, la sala más grande de la cueva, abundan las pinturas y grabados prehistóricos. También es la zona con mayor número de formaciones, se pueden encontrar estalactitas, estalagmitas, concreciones en forma de agujas y columnas de diversos tipos y coloridos. Cabe destacar formaciones como La Cascada y El Fantasma, ambas formadas por coladas estalagmíticas.



    Por último, el visitante podrá observar la Pared de los Colores, donde se aprecia la singular policromía de esta cavidad producto de la coloración que reciben sus espeleotemas a causo de los distintos minerales.

    La duración de la visita al recorrido turístico es de aproximadamente 45 minutos y se realiza en grupos de 15 a 25 personas acompañadas siempre por guías especializados.
    La temperatura de la cueva oscila entre los 14 y 16 ºC, dependiendo de la época del año, por ello se recomienda el uso de ropa de abrigo .

    En un recinto anexo al edificio de la cueva se puede visitar, previa reserva, la reconstrucción de un poblado del periodo Calcolítico, donde también con guías se puede asistir a una recreación de cómo era la vida en aquella época. La talla del silex, la caza, el curtido de pieles o la fundición para fabricar útiles en cobre, son algunas de las demostraciones que se pueden contemplar en esta visita, durante la cual el visitante podrá sentirse parte activa de la vida del periodo Calcolítico.

    Los materiales del interior de la cueva se centran en cerámica de buena factura con acabados esmerados, espatulados y bruñidos, en general no decorados. Entre las formas más características dominan los cuencos semiesféricos o esferoidales, si bien aparecenvasijas de perfil en "S" con cuellos vueltos así como alguna pieza tipo fuente o plato ampliamente exvasado. Son nulas las piezas carenadas. Las decoraciones más representativas se desarrollan sobre el perfil en "S"; se trata de cordones con digitaciones, formando bandas o guirnaldas en los vasos grandes donde se combinan con mamelones de escaso resalte. Hay series paralelas de ungulaciones o digitaciones recorriendo panzas y labio, donde también distinguimos decoraciones impresas. La industria lítica tallada, en su mayoría del exterior de la cueva, está representada por hojas de sección triangular o trapezoidal (retocadas casi en todo su entorno) con raspadores en extremo y puntas de flecha (aletas y pedúnculo, triangulares con pedúnculo, romboidales). Hachas pulimentadas de fibrolita (rectangulares) y azuelas triangulares o trapezoidales. Molinos y molenderas de granito y gneiss. Abundante industria ósea con punzones sobre ovicápridos con algunas espátulas y un cincel sobre asta de ciervo.

    YouTube Video
    ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.
    Última edición por Sorgin; 04/04/2013 a las 19:34
    wareztaper le gusta.

  17. El Siguiente Usuario Agradeció a Sorgin Por Este Mensaje:

    wareztaper (12/04/2013)

  18. #94
    Speed Black Woman
    Querer es poder
    Avatar de Sorgin
    Fecha de ingreso
    02 Sep, 12
    Género
    Mi Frase
    Errar es Humano, perdonar Divino
    Mensajes
    14,161
    Gracias
    349
    Menciones
    89 Post(s)
    Citas
    284 Post(s)

    Predeterminado

    Pompeya, la ciudad entre las cenizas

    Pompeya (Pompeii en latín) fue una ciudad de la Antigua Roma ubicada junto con Herculano y otros lugares más pequeños en la región de Campania, cerca de la moderna ciudad de Nápoles y situados alrededor de la bahía del mismo nombre en la provincia de Nápoles.



    Fue enterrada por la violenta erupción del Vesubio el 24 de agosto del año 79 d. C.

    Los orígenes del poblamiento de Pompeya son discutidos. Los restos más antiguos hallados en la ciudad son del siglo IX a.C., aunque eso no demuestra que ya existiera un asentamiento allí. Comoquiera que fuese, la mayoría de los expertos está de acuerdo en que la ciudad debía existir ya en el Siglo VII a. C. y estar ocupada por los oscos (uno de los pueblos de la Italia central)

    Gruesas capas de ceniza cubrieron dos ciudades situadas en la base de la montaña, y sus nombres y localizaciones fueron olvidados. Herculano fue redescubierta en 1738, y Pompeya en 1748.

    Intervino como patrono y visitante frecuente de los trabajos, el Rey Carlos VII de Nápoles, mucho más conocido como Carlos III de España entre 1759 y 1788 en que muere en Madrid. Este Rey siguió también y patrocinó expediciones arqueológicas hispanas en Yucatán, sobre restos de pirámides mayas, hoy conocidísimas.

    Fue ingeniero director de los trabajos de Pompeya y Herculano el aragonés Roque Joaquín de Alcubierre y colector y mantenedor de muchas esculturas encontradas durante una treintena de años, hoy preservadas en Madrid, Roma y Nápoles.

    Desde entonces, ambas villas han sido excavadas revelando numerosos edificios intactos, así como pinturas murales. Realmente el descubrimiento tuvo lugar en el año 1550, cuando el arquitecto Fontana estaba excavando un nuevo curso para el río Sarno. Pero hubo que esperar 150 años antes de que se iniciara una campaña para desenterrar las ciudades. Hasta esa fecha, se asumía que Pompeya y Herculano se habían perdido para siempre.

    Se ha sostenido la teoría (sin demostrar) de que Fontana, inicialmente encontró algunos de los famosos frescos eróticos, y debido a la estricta moral reinante en su época los enterró de nuevo en un intento de censura arqueológica. Excavadores posteriores plasmaron en sus informes que los lugares en los que estaban trabajando habían sido desenterrados y enterrados de nuevo con anterioridad.

    El foro, los baños, muchas casas y algunas villas permanecieron en un sorprendente buen estado de conservación. A poca distancia de la ciudad se descubrió un hotel de 1000 m² que hoy en día se conoce como "Gran Hotel Murecino".

    Las ruinas fueron objeto de varias campañas de bombardeo por parte de los Aliados en 1943, que destruyeron buena parte del Teatro Grande y del Foro, así como algunas casas, que fueron convenientemente restauradas una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial.



    La tragedia fue desmedida: en el que había sido uno de los más activos y uno de los más espléndidos centros romanos de la vida se paró para siempre. La espesa capa de material eruptivo que la sumergió, constituido en la mayor parte por ceniza y lapilli (material no duro a diferencia del que cubrió Herculano y que se solidificó en piedra durísima) le ha permitido a la ciudad llegar íntegra hasta nuestros días no sólo en su arquitectura, sino también en todo lo que había en el interior de las casas o dentro de las tiendas ofreciendo un cuadro de la vida cotidiana increíblemente fascinante. A lo largo de los muros de las casas hay inscripciones de propaganda electoral o batutas salaces dirigidas a algún ciudadano. Sobre las puertas de las tiendas, los rótulos indican la actividad desarrollada o el nombre del propietario. Al lado de las villas señoriales de la nobleza y de aquellas lujosas de la burguesía, se levantan casas modestas donde vivían más familias. Las viviendas de los campesinos son, en cambio, organizadas alrededor de las huertas o del pequeño campo. A los márgenes de la ciudad se hallan los lupanares, asolados ambientes destinados a lugares de placer para los marineros y gente de paseo. En los estrechos callejones, en las tiendas o en los espacios reservados a los servicios, se descubre en cambio la rutina cotidiana que interesaba a los trabajadores, a los esclavos y también a las amas de casa.

    En el interior de las casas se conservan todavía muebles, enseres, objetos de oro y plata, instrumentos de trabajo, vajilla, lámparas de bronce y de terracota, mangares de toda especie, barras para tomar bebidas, molinos de aceite y muelas para el trigo, talleres para la elaboración de la ropa, talleres de carpinteros, tiendas de ultramarinos y de fruta y verduras. Notable la documentación sobre la pintura romana que, sin los hallazgos de Pompeya, hubiera sido desconocida casi del todo. Amplia la documentación concerniente a la arquitectura y la evolución de los tipos de vivienda. La ciudad desenterrada constituye por tanto un excepcional testimonio histórico de la civilización romana: las memorias del pasado, tan vivas y tan patentes en los restos que se han descubierto, constituyen el embrujo de hoy.

    RESTOS ARQUEOLÓGICOS

    Foro

    El foro era el centro cívico y el corazón de la vida comercial de Pompeya. Era un amplio espacio abierto con forma rectangular rodeado en tres de sus lados por una columnata y en el otro por el Templo de Júpiter, con varios edificios públicos importantes en torno a él.

    Constaba de un área libre de 145 m. de longitud por 38 m de anchura, estaba pavimentada en piedra. En ella se erguían estatuas conmemorativas del emperador, de miembros de su familia o de ciudadanos locales de alguna importancia.

    Era típico ver en el foro mesas o banquetas donde los vendedores exponían sus productos al público, se colocaban en los bordes de la zona libre, junto a las columnatas y cuando llovía se trasladaban a los corredores, unos pasillos que estaban techados donde la gente paseaba y solía negociar.

    Al foro se accedía mediante una gran puerta de bronce, dentro del foro no se permitía la circulación de carruajes.



    En el foro había tablillas expuestas al público donde se escribía noticias importantes de la época, como el resultado de las últimas elecciones o la fecha de algún espectáculo, e incluso había gente que aprovechaba para exponer sus quejas o para hacer publicidad de su establecimiento. Un ejemplo encontrado de ellos sería: "Macerior ruega al edil que prohíba a la gente hacer ruido en la calle y moleste a las personas decentes que están durmiendo".

    Templo de Júpiter

    El templo de Júpiter cierra la plaza del Foro en el lado norte. Si bien en su origen fue sólo dedicado a Júpiter, después del año 80 a. C. fueron también veneradas Juno y Minerva. El templo fue construido en el siglo II a. C., fue gravemente dañado por el terremoto del año 62 d. C. y estaba siendo restaurado al momento de la erupción del Vesubio.

    Macellum

    El Macellum era un gran mercado cubierto con una fuente de agua en el centro donde se lavaban los pescados. Fue construido en la época del Imperio.

    Edificio de Eumaquía.

    Este edificio albergaba al gremio de tintoreros y lavanderos, toma su nombre de la sacerdotisa Eumaquía y fue dedicado a la Concordia y a la Piedad Augusta, así como a Livia, esposa de Augusto, tal como reza una inscripción en el arquitrabe del pórtico.



    Lamentablemente, esta construcción sufrió grandes daños durante el terremoto del año 62, y los trabajos de restauración no estaban muy avanzados cuando ocurrió la erupción del Vesubio.

    Basílica

    La basílica de Pompeya era la sede de la administración de justicia y, junto con el Foro, constituía el edificio más importante de la ciudad. Tenía cinco puertas que abrían hacia el Foro, que daban paso a tres naves internas. La época de la fundación se calcula hacia el 120 a. C.

    Templo de Apolo

    Frente a la Basílica se encuentra el templo de Apolo, dentro de una amplia zona delimitada por un cuadripórtico con 48 columnas. La cella está situada en un podium típicamente itálico rodeado por una columnata corintia con seis columnas en su parte frontal. A los pies de la escalinata se encuentra una ara fabricada en travertino, cuya inscripción se remonta a la época de Sila, cuando Pompeya pasó directamente al dominio de Roma. A la izquierda, según se mira la cella, se halla una columna jónica en mármol gris y por encima de esta se aprecia un reloj de sol.



    El culto al dios Apolo, importado de Grecia, estaba muy difundido en la región de Campania. En Pompeya, como lo han demostrado las investigaciones realizadas en el área de este templo, se remonta al siglo VI a. C.,3 si bien su aspecto actual recoge una remodelación del siglo II a. C. y una restauración posterior al terremoto del 62 d. C., que al momento de la erupción aún no se había terminado.

    Se supone que además de Apolo (de quien se encontró una estatua en el acto de arrojar una flecha), otras divinidades eran veneradas en este recinto: Diana cazadora y Mercurio.

    Templo de los Lares

    Al lado del macellum se encontraba una amplia construcción de la misma época, identificada como el templo de los Lares Públicos, es decir, de las divinidades tutelares de la ciudad, a las cuales había sido dedicado después del terremoto que había aterrorizado a los pompeyanos.

    Templo de Vespasiano

    Inmediatamente después del templo de los Lares se encontraba el templo de Vespasiano, con un altar de mármol esculpido que representa la escena de un sacrificio.



    OTROS TEMPLOS Y LUGARES DE CULTO

    Foro triangular

    Se trata de un área sagrada de forma triangular, situada en una pequeña colina desde la que se aprecia una vista panorámica de la costa. Se accede a la plaza por el vértice norte del triángulo mediante un elegante pórtico precedido por seis columnas jónicas.

    En la parte anterior del pórtico se encuentra la base sobre la que se colocaba una estatua honoraria de M. Claudio Marcello, nieto de Augusto. El edificio que determinó la creación de esta área sagrada es un templo muy antiguo, del siglo VI a. C. Originalmente dedicado a Hércules, considerado por los habitantes de Pompeya como el fundador de su ciudad, también se dedicó más tarde al culto de Minerva.

    Templo de Isis

    Destruido casi por completo por el terremoto del año 62, fue rápidamente reconstruido. Integrado en la parte central de un cuadripórtico con columnas estucadas y decoradas con pinturas, el templo se eleva sobre un alto podium según el esquema del templo itálico con una escalinata lateral. Al lado de la cella existen dos hornacinas destinadas a dos estatuas de Anubis y Harpócrates, hermano e hijo de Isis respectivamente.



    En la parte trasera del templo se levantan pequeños edificios entre los que figura la sala destinada a reuniones isíacas o Ecclesasterion; junto al ara se encuentra el Purgatorium con un hueco subterráneo que conservaba agua del Nilo utilizada en las ceremonias de purificación.

    Templo de Venus

    El templo de Venus se encontraba al sudoeste del foro y disfrutaba de Vistas al mar. En el momento de la erupción el edificio estaba en obras, aunque parece que la nueva construcción superaba considerablemente en tamaño a la previa.9

    TERMAS

    Termas Estabianas

    Las termas Estabianas se encuentran en el cruce de la Vía Estabiana (Via Stabiana) y la de la Abundancia (Via dell'Abbondanza) y son las más antiguas de la ciudad, del siglo IV a. C. Las termas muestran signos de sucesivas restauraciones, la última de ellas tuvo lugar luego del terremoto del año 62. Estaba compuesta por una sección masculina y otra femenina. Tenía un sofisticado sistema de calefacción: el aire caliente circulaba bajo el piso y entre las paredes.



    Tanto la sección masculina como la femenina estaba compuesta por una sala de vestir (apodyterium), una sala con piscina de agua fría (frigidarium), de una sala templada (tepidarium) y de una sala muy calefaccionada (calidarium), dotada de una bañera para agua caliente y de una fuente para abluciones con agua tibia. Además había otros ambientes, algunos anexos al gimnasio y una gran piscina para nadar al aire libre.

    En la palestra de las termas existía un reloj de sol que tenía más de 200 años en el momento de la erupción, y conservaba una inscripción en osco que recordaba que lo había pagado el ayuntamiento con el dinero obtenido de las multas.

    Termas del Foro

    Las termas del Foro, si bien no son las más grandes de la ciudad, son de mucho interés debido a la elegante decoración y el excelente estado de conservación del calidarium y del tepidarium de la sección masculina.

    Dos corredores permiten, en el caso de las termas para hombres, el paso al apodypterium de donde se pasa al frigidarium, en cuyo centro se encuentra una bañera circular para los baños fríos; y al tepidarium, decorada con fino estuco de la mitad del siglo I a. C. Allí se conserva un gran brasero que servía para calentar el ambiente, donado por Marcus Nigidius Vaccula. Del tepidarium se accede directamente al ambiente para baños cálidos, el calidarium calefaccionado con aire caliente que pasaba por el interior de las paredes dobles.



    Esta habitación está dotada de dos bañeras: el alveus, de forma rectangular, para los baños calientes, y el labrum, con agua fría.

    Termas centrales

    Las termas centrales fueron ampliadas luego del terremoto del año 62 y para el 79 aún no estaban completamente terminadas. Eran exclusivas para hombres, carecían de frigidarium, pero tenían un servicio del que carecían las otras termas: el laconicum, un ambiente para baños de vapor con aire caliente y seco. Este complejo, por la luminosidad y amplitud de los ambientes, su gran gimnasio y la excelente calidad del material de construcción, se puede asemejar a las termas de las grandes ciudades, incluida Roma.



    INSTALACIONES DEPORTIVAS Y DE OCIO

    Palestra Samnita

    La palestra Samnita se encuentra detrás del Teatro Grande. Está rodeada de un pórtico dórico, en el que se encontró una copia del Doríforo de Policleto en buen estado de conservación.

    Palestra Grande

    La palestra Grande es un extenso edificio rectangular, de 141 x 107 m, situado al lado del anfiteatro. Estaba dedicado a las actividades gimnásticas y se construyó en época imperial.



    En el centro hay una piscina (natatio) de 34,55 x 22,25 m, con el fondo en pendiente (desde un metro a 2,60) a fin de ofrecer a los nadadores la posibilidad de disfrutar de diversas profundidades de agua.

    EDIFICIOS PARA ESPECTACULOS

    Teatro Grande

    Adyacente al Foro triangular se encuentra el teatro grande, de la primera mitad del siglo II a. C., construido a la manera del mundo griego y helenístico, aprovechando la pendiente natural de una colina y restaurado y ampliado notablemente en la época romana. El espacio reservado a los espectadores estaba dividido en tres órdenes de gradas de mármol. El escenario tenía las tres puertas clásicas.

    El teatro tenía un gran pórtico cuadrangular bastante bien conservado, donde los espectadores podían entretenerse antes del espectáculo y durante los intervalos. Luego del terremoto del año 62, este pórtico fue transformado en cuartel de gladiadores.

    Teatro Pequeño

    El teatro Pequeño u odeón fue construido a principios del período romano (80 a.C.) junto al Teatro grande. Tenía un tejado estable, fundamental para la acústica de la construcción; la presencia de este elemento, junto con los demás caracteres constructivos, ha llevado a la identificación del edificio con un odeón, destinado a representaciones teatrales y mímicas.



    Anfiteatro

    Al final de la Vía de la Abundancia (Via dell'Abbondanza), una calle transversal lleva a la plaza ante la que se levanta la mole del anfiteatro, edificado alrededor del año 80 a.C. por Gayo Quinto Valgo y Marco Porcio, duunviros quinquenales. Constituye el ejemplo más antiguo conocido hasta ahora de anfiteatro de piedra;15 en Roma, por ejemplo, el primer anfiteatro fue el de Estatilio Tauro, de 29 a.C. El anfiteatro de Pompeya, a diferencia de las construcciones similares de época imperial, no tenía galerías bajo del coso, que está mucho más bajo que el nivel de la plaza. La cávea se divide en tres series de graderías, la última de las cuales se reservaba a las mujeres. En la parte superior del anfiteatro aún son visibles los agujeros destinados a alojar las sujeciones del velario, el toldo gigante que se extendía para proteger a los espectadores del sol y la lluvia. El anfiteatro fue escenario de un concierto del grupo de rock Pink Floyd en 1971.16

    EDIFICIOS ECONÓMICOS

    Lupanar

    De lupa que en latín significa loba que es como se conocía a las prostitutas, el Lupanar era el más importante de los numerosos burdeles que se encontraron en Pompeya, y el único construido con esta precisa finalidad.

    Las prostitutas eran esclavas griegas u orientales, su precio iba de dos a ocho ases (el vaso de vino costaba uno), pero la recaudación era del patrón o del dueño del burdel.

    El Lupanar era un pequeño edificio situado en el cruce de dos calles secundarias, estaba constituido por una planta a nivel del suelo y un primer piso. La planta baja estaba destinada al acceso de esclavos o de las clases más pobres; tenía un corredor y cinco habitaciones con cama, las paredes estaban cubiertas de pinturas que expresaban distintas posiciones eróticas.



    Al piso superior se accedía por una entrada independiente que daba a una escalera y luego a un balcón. A ese balcón daban las distintas habitaciones, más grandes y decoradas que las de la planta baja. Este piso superior era reservado a una clientela más acomodada.

    La construcción es del último período de la ciudad. Las paredes se encuentran cubiertas de motivos eróticos desde su entrada principal, que muestra a Príapo con dos penes sostenidos por las manos.

    RESIDENCIAS PRIVADAS

    Casa del Fauno

    La Casa del Fauno es una de las construcciones más lujosas de la ciudad. La entrada principal da a la Vía de la Fortuna (Via della Fortuna) y ocupa toda una manzana de la Región VI. La casa tiene sus orígenes en la edad samnítica, cuando era amplia pero modesta. A fines del siglo II a. C. pasa a ocupar una manzana entera y recibe una suntuosa decoración a base de estuco y mosaicos,14 que se restauraron y conservaron sin apenas modificaciones durante los 200 años siguientes, manteniendo un estilo que debía de parecer muy anticuado a los habitantes del año 79.14

    En la parte anterior de la entrada se encuentra el saludo HAVE (forma del latín vulgar para «ave», bienvenido).14 El ingreso está provisto de puerta doble y en el vestíbulo se encuentran dos atrios, uno de ellos, el principal, contiene una pequeña fuente con una pequeña estatua de un fauno danzante que ha dado el nombre a la casa. (El original se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles).

    [IMG]ttp://1.bp.blogspot.com/-DMjVYYLLsSE/T0p9qA-1FGI/AAAAAAAAB_g/_wC3muhKZWc/s1600/Pompeya_y_Vesuvio.jpg[/IMG]

    Se supone que era la morada de P. Sila, sobrino del dictador Sila, quien tuvo la misión de organizar la colonia romana y de conciliar los intereses de los colonos con los de los antiguos habitantes. En el pavimento de una de las principales salas de recepción se encontró el mosaico antiguo más complejo que se ha descubierto, el llamado Mosaico de Alejandro, que representa la Batalla de Issos, entre Alejandro Magno y Darío III Codomano. Está compuesto por entre 1.500.000 y 5.000.000 de teselas.

    Casa del Poeta Trágico

    La Casa del Poeta Trágico debe su nombre a un mosaico que representaba a un instructor de actores de teatro (hoy en el Museo Antropológico Nacional de Nápoles), y su fama a una serie de frescos de temas heroicos y míticos. Entre las ilustraciones se encuentra una acerca del sacrificio de Ifigenia. Se trata de una casa de modestas dimensiones pero decorada con mucha elegancia, probablemente una muestra de una clase media enriquecida durante los últimos años de la ciudad.

    A los lados de la puerta se encontraban dos mostradores (que indican que el dueño de la casa también se dedicaba al comercio), y sobre el piso se encontraba la inscripción Cave Canem (Cuidado con el perro) al lado de la imagen de un perro sujeto por una cadena.



    En el resto de la casa pueden encontrarse más frescos y mosaicos, entre ellos, imágenes de Admeto y Alcestis, Venus, Ariadna, Teseo y Narciso.

    Villa de los Misterios

    La villa de los Misterios es uno de los edificios suburbanos de Pompeya, situado a unos doscientos metros de la Puerta de Herculano, fuera de los límites de la ciudad. Se trata de una construcción que presenta una disposición armoniosa y singular de sus ambientes y una superlativa colección pictórica. Fue construida en la primera mitad del siglo II a. C. y fue muchas veces remodelada y ampliada. Se presenta como una construcción de cuatro lados circundada por una terraza panorámica. Después del terremoto del año 62 la Villa cambió de propietarios y de usos: de vivienda señorial pasó a establecimiento agrícola.

    Los usos finales de esta Casa constituyen el ejemplo de una vivienda de gran lujo unida a una explotación agrícola ganadera. Integrada al paisaje mediante grandes pórticos y galerías que dan a jardines colgantes, la Villa de los Misterios se muestra muy distinta de las casas encontradas en la ciudad.

    Si bien casi todas sus paredes se encuentran decoradas con pinturas, destacan una serie de grandes frescos que se supone que representaban la iniciación de las esposas a los Misterios Dionisíacos. En la llamada Sala de la Gran Pintura, se desarrollan una serie de frescos que datan del siglo I a. C., que representarían los momentos sucesivos de un ritual que Roma intentó limitar sin mucho éxito.

    Las imágenes son muy elocuentes: un niño leyendo el ritual bajo la supervisión de una matrona, una joven que lleva una bandeja con ofrendas, un grupo de señoras en una celebración sacramental, un sileno que toca una lira mientras una jovencita ofrece su seno a una cabra, otro viejo sileno ofrece una bebida a un pequeño sátiro mientras otro más joven le alcanza una máscara teatral, entre muchas otras. También se representan las bodas de Dionisio y Ariadna.

    Casa de la Columna Etrusca

    La casa de la Columna Etrusca es un edificio pequeño y modesto situado en la Región VI. Debe su nombre a una columna de facción típicamente etrusca que se halla empotrada entre dos salas de la casa, y que data del siglo VI a.C.14 La columna formó parte de un santuario al aire libre, ya que alrededor de ella se ha encontrado cerámica griega (correspondiente a ofrendas) y restos de un bosquecillo de hayas, como corresponde a los santuarios de esa época. En el siglo III a.C., debido al crecimiento de la ciudad, la casa se edificó alrededor de la columna, que sin embargo se conservó y se dejó visible, quizás por respeto a su antiguo significado religioso.14



    CONSTRUCCIONES DEFENSIVAS

    Puerta Marina

    Se trata de la puerta principal a las excavaciones, así denominada porque daba al mar. En la antigüedad se conocía como Puerta de Neptuno o del Foro. Está formada por dos aberturas cubiertas por una bóveda de piedra. Una de ellas era para los peatones, la otra, algo más ancha, permitía el paso de animales y cabalgaduras. No era, originalmente, una entrada importante debido al fuerte declive de la calle que la hacía inaccesible para el tránsito de carruajes.

    Antiquarium

    El Anticuario es el espacio museístico de las ruinas de Pompeya. Fue construido en 1861 y destruido en 1943 debido a un intenso bombardeo durante la Segunda Guerra Mundial. Fue reconstruido en 1948 de acuerdo a modernos criterios museológicos, a fin de ofrecer un cuadro completo de la historia de la ciudad.

    Tiene cuatro salas: la primera contiene testimonios de la Pompeya presamnita, especialmente material de la necrópolis de la Edad del Hierro (siglos XI a VII a. C.) del Valle del Sarno. La segunda conserva material de los siglos III y II a. C., especialmente terracota, cerámicas etruscas y esculturas de tufo. La tercera y cuarta salas contienen elementos del período romano de Pompeya, incluidos los moldes de yeso de personas y animales sorprendidos por la erupción, así como elementos domésticos y representativos de la vida cosila y comercial de la ciudad.

    YouTube Video
    ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.
    wareztaper le gusta.

  19. El Siguiente Usuario Agradeció a Sorgin Por Este Mensaje:

    wareztaper (12/04/2013)

  20. #95
    Speed Black Woman
    Querer es poder
    Avatar de Sorgin
    Fecha de ingreso
    02 Sep, 12
    Género
    Mi Frase
    Errar es Humano, perdonar Divino
    Mensajes
    14,161
    Gracias
    349
    Menciones
    89 Post(s)
    Citas
    284 Post(s)

    Predeterminado

    Herculano, la otra Pompeya

    Herculano, actualmente Ercolano, era una antigua ciudad romana de la región de Campania, hoy en ruinas, que en su día fue más pequeña y más rica que Pompeya. Hoy es conocida por haberse conservado, junto con Pompeya, debido al hecho de haber sido enterrada en las cenizas de la erupción del Vesubio el 24 de agosto del año 79. Muchos de sus habitantes perecieron debido al flujo piroclástico de la erupción, y la ceniza modeló sus cuerpos con la postura que éstos tenían en el momento de morir.



    Las excavaciones comenzaron en la actual Ercolano, un suburbio de Nápoles, en 1738. La elaborada publicación de Le Antichitá di Ercolano ("Las antigüedades de Herculano") bajo el patrocinio del rey de las Dos Sicilias tuvo un efecto desmesurado en el incipiente neoclasicismo europeo teniendo en cuenta lo limitado de la circulación de esta obra. A finales del siglo XVIII comenzaron a aparecer motivos de Herculano en una gran diversidad de objetos, desde pinturas murales y mesas de tres patas hasta quemadores de perfume y tazas de té.

    El primer descubrimiento importante de esqueletos romanos del siglo I tuvo lugar en Herculano. Dado que los romanos generalmente practicaban la cremación hasta el siglo III, resulta difícil encontrar huesos anteriores a esa fecha. Las excavaciones realizadas en la década de 1990 en el área del puerto de Herculano sacaron a la luz más de 200 esqueletos de diversas edades, sexos y condición social.

    La más famosa de las lujosas villas herculanas es la Villa de los Papiros identificada como el fastuoso retiro con vistas al mar de Lucio Calpurnio Piso Caesomnio, suegro de Julio César.

    EDIFICIOS PUBLICOS

    Termas suburbanas

    Edificado entre las murallas y el mar a principios del siglo I d.C., este complejo termal es uno de los mejor preservados de la antigüedad.

    El portal de semi-columnas con tímpano se introduce en el vestíbulo con impluvium delimitado por cuatro columnas; de la herma de Apolo surte agua en la fuente circular.

    El vestíbulo pasa a la derecha, a través de un pasillo, en una sala de espera con piso en cocciopesto y en el praefurnium. Los ambientes termales propiamente dichos están formados por el frigidarium, con piso en losas de mármol blanco y frescos en estilo IV, el tepidarium (sala templada), con piso de losas de pizarra y estucos en las paredes con guerreros, el calidarium, con paredes decoradas en Estilo IV.



    En este ambiente se puede ver la forma al revés del labrum (bañera para abluciones) grabada en el material volcánico entrado por la ventana, que arrancó con violencia la cuenca de su soporte. En el sector oriental del complejo termal hay un ambiente con ábside, con piscina con calefacción con sistema de samovar (un recipiente, posicionado en el centro, bajo el cual se accedía directamente al fuego), y el laconicum con mosaico pavimental negro en fondo blanco.

    Termas femeninas: Del cardo IV se accede a la sección femenina de las Termas Centrales.
    Tras superar una sala de espera con sillas en mampostería a lo largo de las paredes, se entra en el apodyterium con bóveda de cañón con estrígiles, donde se encuentra el "limpio" del mosaico con Tritón del reparto masculino.
    A continuación, está el tepidarium (salón tibio), con repisas para poner la ropa y piso de mosaicos con meandros y el calidarium, con cobertura de bóveda y dos lujosas sillas, una en mármol blanco y la otra en rojo antiguo.

    A espaldas de estos ambientes están el horno para la calefacción y el pozo, que sacaba agua de 8,25 m de profundidad.
    Al sur, el complejo termal es enlazado a la palestra, un patio abierto rodeado por pórticos, con columnas en obra de ladrillo revestida de estuco.

    Termas masculinas: Las Terme Centrali, identificadas en 1873 y excavadas completamente en 1931, presentan la típica división entre sector masculino y sector femenino.
    La realización de este instalación termal, originariamente alimentada por un grande pozo, remonta a la segunda mitad del siglo I a.C.

    A la sección masculina se accede por el cardo III.

    Un pasillo llega al apodyterium, con los nichos para poner la ropa; de aquí en dirección oeste se accede al frigidarium circular, con paredes rojas y cuatro nichos pintados en amarillo bajo la cúpula azul; al este está el tepidarium (salón tibio), con mosaico blanco y negro que representa un Tritón (divinidad marina) entre delfines, pulpo, calamar y un amorcito con látigo, y el calidarium con ábside.

    Padiglione della Barca - Pabellón de la Barca

    Del área del complejo termal hallado en las nuevas excavaciones de la Insula norte occidental provienen numerosos restos que demuestran cómo las termas que no se estaban usando en el momento de la erupción, habían sido transformadas en ambientes para el almacenaje de embarcaciones y el depósito de equipos relacionados con las actividades marineras. De hecho, de este complejo procede una pequeña embarcación, actualmente en restauración. Piezas de otras embarcaciones, ya desmontadas en el pasado, detectan la existencia de una actividad de mantenimiento, tal como lo indica el descubrimiento de un codaste de proa en forma de cabeza de serpiente y pintada de rojo, un timón de madera, 6 remos y una acumulación de forro listo para su utilización. Siempre al ámbito marinero reenvía además el descubrimiento de un rollo de cuerda con apoyadas varias capas de cuero, una red de pesca y numerosísimos pesos de plomo para red. Entre los restos hallados a lo largo del litoral de la antigua Herculano es de numerarse un cepo de ancla de plomo recuperado a 4 m. de profundidad, a cerca 300 m. de la costa, en el tramo de mar comprendido entre el barrio Sora y la localidad Ponte di Rivieccio.

    Palestra/El Gimnasio

    El gigantesco complejo edilicio, destinado por la mayoría a actividades deportivas, fue realizado en la edad augustal (27 a.C.-14 d.C.).
    Articulado en dos terrazas, el edificio fue excavado solo parcialmente al aire libre.
    La entrada es por el cardo V a través del vestíbulo monumental, evidenciado por dos columnas, erróneamente identificado en el pasado con el templo de la Mater Deum.

    La terraza inferior está formada por una grande área con pórticos en tres lados y un criptopórtico en el lado norte que sostiene la terraza de arriba.



    La larga bañera rectangular (vivero de peces) al lado del criptopórtico fue en un segundo momento eliminada y sustituida por la grande bañera con forma de cruz con la fuente de bronce que representa la Hidra de Lerna (mítico monstruo con forma de serpiente, con muchas cabezas: el original se encuentra en el Antiquarium).

    A lo largo del lado oeste del pórtico se abre una serie de ambientes, entre los que destaca la grande aula rectangular con ábside, alta casi 10 m, con nicho en el fondo y mesa de mármol, destinada a las ceremonias de culto.

    Teatro

    El Teatro de Herculano es un teatro de la ciudad de la Antigua Roma de Herculano (actualmente, el municipio de Ercolano). Desde el año 1997 forma parte del Lugar Patrimonio de la Humanidad llamado «Áreas arqueológicas de Pompeya, Herculano y Torre Annunziata», en concreto con el Código 829-005.

    Sobre el Corso Ercolano, a 350 metros de la entrada a las excavaciones, se encuentra el Teatro. El edificio, cuya estructura se apoyaba sobre un doble orden de arcos y pilastras, tenía una capacidad de 2.000-2.500 espectadores y estaba decorado elegantemente. El muro en lo alto de la cavea estaba ornamentado con una serie de estatuas de bronce de grandes dimensiones, representando a personalidades de Herculano y miembros de la familia imperial. Riquísima era también la decoración de la escena, recubierta de mármol, con columnas de mármol africano y de amarillo antiguo. A pesar de ello, el teatro aparece hoy totalmente espoliado. Manuel Mauricio de Lorena, príncipe de Elboeuf primero y Carlos de Borbón después se ensañaron con tenaz vandalismo con este monumento, llevándose toda obra de arte y cada placa de mármol, desmembrando así irremediablemente aquello que de otra forma habría sido el teatro mejor conservado de toda la antigüedad.

    Colegio de los Augustales

    Para los libertos volverse augustales significaba introducirse en la dinámica de la promoción social.

    Su "colegio", dedicado al culto del emperador César Augusto, se encontraba en el área del Foro, donde se desarrollaba la vida política, religiosa y comercial.

    Es un edificio con planta cuadrangular, con paredes articuladas en arcos ciegos y cuatro columnas centrales: el piso es en cocciopesto; el de la planta superior estaba en opus spicatum (ladrillos dispuestos a espina de pez). A continuación, perpendicular a la entrada, se consiguió una celda, que preserva parcialmente el piso y el zócalo revestidos de mármol y los frescos en "estilo IV".



    En la pared izquierda está representado el ingreso de Hércules en el Olimpo acompañado por Júpiter, Juno y Minerva; en cambio, en la pared derecha se alude a la lucha entre Hércules y Aqueloo. En el fondo, a la derecha del sacellum, se encuentra la habitación del guardián, en opus craticium, cuyo esqueleto fue hallado tumbado en la cama. Una inscripción, ahora colgada a la pared, recuerda que el edificio, dedicado a César Augusto (27 a.C-14 d.C.) todavía vivo, fue construido por los hermanos A. Lucius Proculus y A. Lucius Iulianus, que en el día de la inauguración ofrecieron un almuerzo a los miembros del senado municipal y a los augustales.

    CASAS

    Casa del Albergue

    Construida en la edad augustal (27 a.C.-14 d.C.), la Domus del Albergue se desarrolla en dirección sur con una terraza panorámica tendida hacia el mar y soportada por estructuras con bóveda, en las que se obtuvieron ambientes con pisos en cocciopesto y opus sectile.
    La excavación fue obra de Carlo Bonucci (1852) y fue completada en los años Treinta por Amedeo Maiuri.

    Por su gran tamaño (2.150 mq) y por la presencia de una instalación termal fue identificada como un albergue.

    Los elementos más antiguos pertenecen al sector termal, decorado con fresco del tardío estilo II y pisos de mosaico blanco y negro.

    El brazo oeste del grande peristilo y algunos ambientes anexos tiene pisos de mosaico; el pórtico detrás del jardín es sujetado por sólidos pillares en opus vittatum mixto (hileras alternadas de ladrillos y bloques paralelepípedos).

    Casa del Esqueleto

    La parte anterior de la Domus del Esqueleto fue explorada por Carlo Bonucci en 1830-1831, que descubrió un esqueleto en la planta superior, mientras que la excavación fue completada por Amedeo Maiuri en 1927.

    La estructura actual reúne tres casas ya existentes de forma prolongada, la central con atrio cubierto.



    La fuente de ninfeas a la izquierda de la entrada tiene la pared de fondo revestida de lava, a imitación de la opus quadratum y un friso de mosaico.

    Un larario de mosaico se encuentra en un pequeño patio, protegido por una rejilla de metal. Algunos ambientes tienen pisos en opus sectile y paredes con frescos.

    Casa del Herma de bronce

    La Domus del Herma de Bronce es una vivienda de tamaño reducido, centrada en un atrio de tipo toscano (techo soportado por envigado), con piso en cocciopesto, bañera central de toba, paredes decoradas con pinturas en estilo III.
    En este ambiente se encuentra el calco de la herma en bronce del dueño de la casa.
    De gran interés son el tablinum, por su piso en opus sectile y el triclinium trasero, que preserva pinturas renovadas en el período del estilo IV, entre ellas un cuadro que representa un paisaje marítimo.

    Casa del tramezzo di legno

    La entrada de la Domus del Tabique de Madera tiene en su lado dos sillas de mampostería para la espera de los clientes.

    El nombre convencional procede del tabique de madera, una especie de puerta plegable que protege el atrium en dirección del tablinum, preservando su intimidad.
    El tabique tiene batientes perfilados con anillos y sostenes para colgar los candiles.

    El gran atrio tiene el piso en cocciopesto, decorado con teselas blancas, que remonta a la fase más antigua de la vivienda.

    Una restauración que remonta a cerca de la mitad del siglo I d.C. es el origen del revestimiento de mármol de la bañera del impluvium, las pinturas parietales y el mosaico geométrico de la habitación situada a la derecha de la entrada.

    A espaldas del tablinum se desarrolla la zona del peristilo, que alcanza la extremidad occidental de la insula III en el cardo III.

    Casa de Argo

    La entrada principal de la Domus de Argo se abría en el cardo II (no excavado); hoy se puede acceder a través de un paso borbónico sacado de la pared norte del atrium de la contigua Domus di Arístide o a través de su entrada secundaria, abierta al número 2 a lo largo del cardo III.



    El nombra se debe a la pintura, ahora desaparecida, de Argo, que monta la guardia a Io, ninfa amada por Zeus y transformada en una ternera.

    Sobre el gran peristilium de tres brazos y con columnas con estuco se abren el triclinium y otros ambientes residenciales y, en el lado oeste, el pasaje para otro peristilium más pequeño, cuyas columnas son en parte visibles a través de galerías borbónicas parcialmente abiertas de nuevo.

    La planta superior, perdida tras el abandono de las excavaciones al aire libre en 1875, tenía pequeños cuartos utilizados como almacenes, que se asomaban en el jardín con pórtico: aquí se hallo una verdadera despensa con harina y panes listos para ser cocidos y cántaros que contenían farro, legumbres, aceitunas, almendras y fruta.

    Casa del Salón negro

    Un archivo de 20 tablillas de cera, halladas en una habitación, informa sobre el rico libertus L. Venidius Ennychus, que vivía en la casa o la gestionaba por cuenta del dueño.
    La entrada de la Domus del Salón Negro preserva jambas, arquitrabe y parte del portón de madera carbonizado.

    La domus presenta la sucesión de vestibulum, atrium, tablinum, peristilium: éste tiene un piso de mosaico negro y columnas dispuestas de manera que desde los cuartos se viera el jardín.

    El "salón negro", en el lado oeste del peristilium y las dos due diaetae (salas de estar) están pintados en un refinado estilo IV: en el "salón negro", con piso de mosaico blanco, se descubrieron una mesa de mármol y un preciado lararium de madera, con capiteles de mármol (ahora en el Antiquarium).
    Sobre una semi-columna del peristilo, cerca del tablinum, estaba grabado el precio (once ases) para la mondadura de un pozo negro: exemta ste(r)cora a(ssibus) XI.

    Casa samnita

    La Domus Samnita, construida en el siglo II a.C., ocupaba al comienzo todo el lado sur de la ínsula V.

    El aspecto hoy visible es el resultado de modificaciones hechas en el tiempo.
    En efecto, en un primer momento la vivienda cedió el espacio del jardín a la contigua Casa del Gran Portal (V,35) y, después del terremoto de 62 d.C., los ambientes de la planta superior fueron hechos independientes de la casa y cedidos en alquiler, con la consecuencia de la realización de una entrada autónoma al número 2.

    La preciosa fachada enmarca el portal, dominado por capiteles de toba que soportan el arquitrabe de madera: la entrada es decorada en estilo I, con cielorraso de casetones en estilo II.

    El espléndido patio de tipo helenístico, con paredes pintadas de nuevo en estilo IV, es dominado en lo alto por un pórtico con tres lados cerrados por falsas columnitas y tranqueo, y un lado abierto. El piso es en cocciopesto, punteado con teselas blancas, mientras que el del tablinum es decorado con un florón de rombos centrado en una pletina circular de cobre. Al momento de la última reestructuración el impluvium fue revestido en mármol y una habitación pintada de nuevo con fondo verde, con un cuadro que representaba el rapto de Europa.

    Casa del Atrio con mosaico

    La Domus del Atrio a Mosaico es una mansión señorial construida en posición panorámica, elegante en las pinturas y en el espacio arquitectónico.

    El nombre convencional procede del mosaico geométrico blanco y negro, que presenta una decoración ajedrezada en el atrio, mientras que en el vestibulum la decoración se inspira a los cielorrasos de casetones.



    El antiguo tablinum, perpendicular a la entrada, fue transformado en una sala de tres naves, parecida a una basílica, un ambiente de extraordinaria relevancia arquitectónica y que es el único ejemplo conocido hasta ahora en toda el área del Vesubio.

    El jardín, con fuente revestida de mármol, esta rodeado en tres lados por un pórtico y por una galería con ventanas en el lado norte: tiene el piso en opus sectile y en las paredes hay cuadros figurados pintados en estilo IV, como el resto de la casa.

    Casa a Graticcio

    La Domus a Emperchado es una casa para alquiler con planta superior para uso plurifamiliar, construida casi enteramente en opus craticium, técnica económica considerada poco sólida y fácilmente inflamable, nunca usada en Pompeya para las paredes maestras, mientras que fue experimentada en Herculano, más "avanzada" y abierta a las innovaciones procedentes de la vecina Neapolis.

    El balcón que se asoma a la calle, soportado por columnas en obra de ladrillo, acoge parcialmente una habitación del piso en la primera planta, independiente, con entrada por el número 13. En cambio, por los números 14 y 15 se accede a la casa en la planta baja y en la tienda anexa.

    De esta vivienda proceden los ingentes restos de madera carbonizada de camas, armarios y un retrato.

    Casa de la columnata Toscana

    El núcleo original de la Domus de la Columnata Tuscanica (edad republicana), centrado en el atrio pavimentado en cocciopesto, fue reestructurado en la edad augustal (27 a.C.-14 d.C.): entonces, tal vez el peristilium (con la columnata toscana) fue añadido englobando una casa contigua, el impluvium fue revestido de mármol, algunos pisos fueron renovados con mosaicos o con opus sectile, las paredes fueron decoradas en un precioso Estilo III, que en el oecus preserva dos cuadros, respectivamente con una ménade sentada y Panisco y dos mujeres conversando.

    El tablinum (restaurado después del terremoto de 62 d.C.) tiene paneles rojos y azules con Apolo en la parte superior: otros ejemplos en Estilo IV están en el triclinium y en un cubiculum. Desde la planta superior proceden un pequeño tesoro de monedas, para un valor de 1.400 sestercios y un sello de bronce.

    Casa de Neptuno y Anfítrite

    Esta Domus de Neptuno y Anfitrite se impuso a la atención por la rica decoración del triclinium veraniego, que se puede ver a través de la ventana del tablinum, perpendicular a la entrada.
    El nombre convencional de la casa procede del mosaico parietal en pasta vítrea representante Neptuno y Anfítrite (o tal vez Venus), que decora la pared oriental del ambiente, mientras que el lado norte es ocupado por una fuente de ninfeas, también revestida por un mosaico en pasta vítrea con conchas y espuma de lava y dominado por máscaras teatrales de mármol.
    Sobre la zona de los nichos se encuentra el depósito, que alimentaba la fuente.
    En el larario del atrio se descubrieron dos losas fragmentadas de mármol, pintadas con rasgos rojos; una de ellas tiene la firma en griego del artista: "Alejandro Ateniense lo pintó".

    Casa del gran portal

    El nombre de la Domus del Gran Portal procede del precioso portal de semi-columnas, platabanda y cornisa de ladrillo, realizado tras el terremoto de 62 d.C., en el que se han reutilizado los capiteles helenísticos de toba con Victorias.



    La vivienda, cuya planta anómala deriva de la expansión del edificio a daño del peristilium de la contigua Domus Sannitica preserva, englobados en los muros del vestibulum de entrada, los fustes de columnas de toba estriadas y dos pillares con semi-columnas, todavía en su posición original.

    De esta vivienda se notan los frescos en Estilo IV; el pequeño patio a la izquierda de la entrada, que daba la ilusión de un espacio verde a través de las pinturas de jardín que decoraban las paredes; el triclinium, con el panel con Sileno sentado entre dos sátiros, que observa Ariadna y Dioniso.

    Casa de los ciervos

    El hallazgo de un pan con con bollo de Celer, esclavo de Q. Granius Verus y liberado poco antes de la erupción de 79 d.C., ha permitido identificar el propietario de la casa.

    El patio sin compluvium, con terraza y ambientes de los servidores en la planta superior, es pequeño: a la derecha un pasillo llega al triclinium, a la cocina y a una alcoba, con decoración en estilo IV y piso de mármol; a la izquierda se desarrolla la amplia zona para las relaciones públicas.

    El criptopórtico con ventanas, con piso en mosaico blanco y escamas de mármol de colores, con paredes pintadas al fresco, delimita el amplio jardín donde se hallaron tablas circulares de mármol y estatuas de mármol con ciervos asaltados por perros, del Sátiro con odre, de Hércules borracho (los originales están en el Antiquarium).

    Perpendicular al jardín y destacado por el tímpano, con mosaico en pasta vítrea azul, con amorcitos sobre animales marinos y cabeza de Océano, hay un grande salón, con piso en opus sectile y frescos en Estilo IV; a continuación, la terraza panorámica sobre el mar, precedida por ambientes, con piso en preciado opus sectile

    Villa de los Papiros

    El área de las Nuevas Excavaciones, ya parcialmente explorada en el siglo XVIII con el método de las galerías y excavada al aire libre entre 1996 y 1998, se abre al centro de la moderna ciudad de Herculano. En ella se pueden distinguir diferentes edificios residenciales que representaban los últimos acodos de la ciudad antigua, las así llamadas insulae norte occidentales, y la zona inmediatamente circunstante. Al lado de las residencias particulares había un complejo termal del que se ha excavado un grande ambiente con ábside y piscina calentada con el sistema "samovar", o sea, a través de un grande brasero central de bronce.

    Un poco más lejos y ya externa a la ciudad antigua estaba la Villa de los Papiros. Esta villa también ya había sido explorada en el siglo XVIII con el sistema de pozos y galerías que permitieron al ingeniero suizo Karl Webber reconstruir con precisión su plantilla. Cerca de 750 mq. de la villa se pueden visitar, pero representan solo una pequeña parte de su superficie total.



    Las excavaciones de 1996-1998 liberaron el patio de la villa con las habitaciones que se asomaban en él y parte de las dos plantas inferiores, que incluía un grande mirador originariamente asomado al mar que lamía la villa. También se halló una estructura monumental que se derrumbó a causa de la erupción y que probablemente era el ingreso a la villa de la playa.

    La villa estaba decorada con espléndidas pinturas y mosaico en estilo II y con un rico y amplio complejo de esculturas de bronce y mármol. Durante las primeras exploraciones en el siglo XVIII se hallaron, dispuestos sobre estantes de madera o cerrados al interior de cajas en el patio y en las habitaciones cercanas, cerca de 1000 rollos de papiro con textos principalmente del filósofo Epicuro y de sus seguidores como Filodemo de Gadara.
    Este excepcional hallazgo dio el nombre a la villa.

    EL AREA SAGRADA

    El sector occidental de la Terraza Meridional, sostenida por poderosas estructuras de bóvedas, está ocupado por un área sagrada en la que se disponen varios ambientes y dos templos al lado, dedicados respectivamente a Venus y a cuatro divinidades.

    Aquí, como recuerda una inscripción, se reunía el colegio de los Venerei.

    Del primer ambiente con bóveda después de la entrada en el área sagrada se extirparon dos frescos con sujeto mitológico; del segundo ambiente proceden dos estatuas femeninas con togas sin cabeza y una ara de mármol dedicada a Venus por una liberta de la familia de los Marii.

    En esta área se halló también terracotas arquitectónicas de un alojamiento precedente.

    Sacellum de Venus

    Completamente restaurado después del terremoto de 62 d.C. por Vibidia Saturnina y por su hijo A. Furio Saturnino, este sacellum es dedicado a Venus.

    Es precedido por una ara revestida de mármol y tenía un pronaos con columnas de toba estriadas y estucadas, ahora acumuladas en las cercanías; la celda, con bóveda, preserva restos de frescos con motivos de jardín: en el panel pintado a la izquierda de la entrada se reconoce un timón, atribuido a Venus-Fortuna que guía los marineros.

    Sacellum de los cuatros dioses

    Restaurado tras el terremoto de 62 d.C., el sacellum es dedicado a cuatro divinidades, como prueban los preciosos relieves arcaísticos, tal vez de la edad augustal (27 a.C.-14 d.C.), recién hallados y originalmente fijados en el lado anterior del podio que se erige en el fondo de la celda.

    Representaban Minerva, Neptuno, Mercurio y Vulcano, divinidades enlazadas al mundo de la producción, del comercio y de la artesanía.



    De mármol cipolino son el piso del pronaos y las columnas corintias; el piso de la celda es en opus sectile.

    Recientemente se ha recuperado parte de la estructura de madera del techo, arrastrada a la playa por la violencia de la erupción.

    LAS EXCAVACIONES Y RESTAURACIONES DE HERCULANO

    Las excavaciones de Herculano, tras la exploración a través de galerías de la zona del teatro (1710-11), iniciaron de manera oficial en 1738 y siguieron con la técnica de las galerías subterráneas y de los pozos de descenso y de aeración hasta 1828, cuando se autorizaron las excavaciones al aire libre, efectuadas hasta 1875.

    Tras una interrupción muy prolongada, los trabajos se reanudaron en 1927 gracias a Amedeo Maiuri, que los dirigió hasta 1958; sin embargo, ya en 1942 casi toda el área que constituye el actual parque arqueológico había sido llevada a luz y al mismo tiempo restaurada y cubierta. Entre 1960 y 1969 se han llevado a cabo más trabajos en el sector norte de la ínsula VI y a lo largo del decumano máximo, mientras que en los últimos veinte años se ha explorado la antigua playa, coincidente con la parte más meridional del área arqueológica. En esta zona se han llevado a luz doce ambientes con entrada con arco, refugios para barcos y almacenes, donde muchos Herculaneses habían buscado amparo de la erupción (las Bóvedas). De esta misma área procede el barco de madera, que actualmente se encuentra en un pabellón adyacente al moderno edificio en el que están las oficinas de la Superintendencia y el Antiquarium, y donde se llevará a cabo el complicado trabajo de restauración.

    En 1991 se ha iniciado un programa de excavación que tenía como objeto llevar a la luz la Villa de los Papiros, descubierta por casualidad en 1750, excavada por galerías y levantada con cuidado por Carlo Weber. La intervención ha sido realizada a través de una financiación extraordinaria asignada gracias a la Ley 64/1-3-1986. En 1991, tras una convención estipulada por el Ministerio de Cultura y la Agencia para la Promoción y el Desarrollo del Mezzogiorno, la realización del proyecto ha sido entregada en concesión a una asociación temporánea de empresas. La nueva excavación ha sido llevada a cabo al oeste del moderno Vico Mare y está unido al actual parque arqueológico a través de una estrecha y profunda trinchera que, cruzándose a la altura de la Casa de Arístides, continúa en una galería bajo Vico Mare.

    En realidad, La Villa de los Papiros ha sido llevada a la luz solo en la zona del patio, ya que el resto de esta lujosa vivienda se desarrolla bajo terrenos que no han sido expropiados. En cambio, en el sector más oriental de las obras de excavación se ha llevado a la luz parte de un gran edificio y el extremo sur-occidental de la ciudad, que incluye algunas viviendas y un complejo de termas con una grande fuente de ninfeas con ábside. Un sistema de bombas de drenaje tiene la función de controlar de manera permanente la capa de agua emergente a causa del hundimiento de la antigua línea de costa, tras la erupción de 79 d.C. y de los fenómenos relacionados.

    MADERAS Y PAPIROS

    A diferencia de Pompeya, Herculano fue enterrada por el material volcánico que, a causa de su elevada temperatura, carbonizó todos los materiales orgánicos, como la madera, las telas, los alimentos, permitiendo su conservación.

    Desgraciadamente, algunos objetos y estructuras de madera hallados en las excavaciones borbónicas fueron destruidos a causa del método inadecuado de conservación, y también porque, pocos días después de la excavación, empezaban a romperse en piezas pequeñas, como consecuencia de fenómenos de retiro debidos al secamiento. Solo con las búsquedas al aire libre, a partir de 1927 con Amedeo Maiuri, se trató de encontrar un sistema de recuperación idóneo.

    Se trató de consolidar los materiales con parafina suelta: la función de soporte se dio a bandas de madera moderna, mientras que las partes que faltaban se integraban con un empaste de polvo de carbón y piezas de madera antigua. En cambio, las vigas de los techos y las platabandas se sostenían con vigas de hormigón armado o con vigas de hierro, que soportaban rejas metálicas a las que se anclaban las capas de madera carbonizada.

    En 1982, el hallazgo de una embarcación de 10 m en la playa propuso la adopción de otras técnicas, dispuestas por el Istituto Centrale del Restauro de Roma. La embarcación fue cubierta por una capa de silicona y cerrada por una cáscara rígida de fibra de vidrio, que asume también la función de recipiente, para permitir la consolidación mediante colada de silicato de etilo.

    En Herculano se hallaron varias camas, mesas, armarios, lararios e incluso una cuna. De las camas de los triclinia, utilizados para comer, quedan solamente los elegantes elementos decorativos. Para construir los muebles se utilizaban diferentes tipos de madera, y muchos de ellos eran taraceados. En las viviendas se han conservado puertas de fuelle, partes de escaleras, armarios y tabiques, exactamente como en las casas modernas.

    Han llegado también tablillas de cera, con actas jurídicas, todavía parcialmente leíbles.
    Los más de 300 esqueletos, hallados en 1980 en la antigua playa y en los ambientes cercanos, permiten recuperar noticias muy interesantes sobre estilos de vida, patologías, regímenes alimenticios de los antiguos Herculanenses: puesto que los Romanos en ese período practicaban el rito de la incineración de los muertos, es fácil comprender la importancia y la unicidad de este descubrimiento.

    También es excepcional el estado de conservación de los papiros hallados en la grandiosa villa extraurbana, precisamente denominada Villa de los Papiros: algunos se han destruido en el intento de desenrollarlos, muchos conservan textos en griego, pocos en latino.

    YouTube Video
    ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.
    wareztaper le gusta.

  21. El Siguiente Usuario Agradeció a Sorgin Por Este Mensaje:

    wareztaper (12/04/2013)

  22. #96
    Speed Black Woman
    Querer es poder
    Avatar de Sorgin
    Fecha de ingreso
    02 Sep, 12
    Género
    Mi Frase
    Errar es Humano, perdonar Divino
    Mensajes
    14,161
    Gracias
    349
    Menciones
    89 Post(s)
    Citas
    284 Post(s)

    Predeterminado

    Oplontis, el suburbio de Pompeya

    Oplontis (u Oplonti) era una ciudad cercana a Pompeya, Italia. Se trata probablemente de un suburbio semiurbano de Pompeya cuyas viviendas eran nuevas residencias para el otium, o de las casas confiscadas a los samnitas por el sistema de deductio después de la guerra social que estalló en el año 90 a. C. y ocupadas por los colonos romanos. El 24 de agosto del año 79, el Vesubio entró en erupción y la enterró bajo una capa de ceniza.

    El nombre de Oplontis aparece solo en la Tabula Peutingeriana, copia medieval de un mapa de carreteras de todo el Imperio Romana, que tal vez remonta a la edad augustal y actualizada hasta el tardío imperio, y en los sucesivos itinerarios que de esa proceden.
    Oplontis es representada en la línea de la costa, a 3 millas de Pompeya y Stabiae y a 6 millas de Herculano.



    El símbolo con la que se representa tiene una interpretación incierta, se podría tratar de un edificio termal como el que se descubrió en 1831 en la zona del Oncino, o de una villa parecida a las villas halladas en "Mascatelle" (la Villa de Popea o la villa rústica atribuida a L. Crassius Tertius)

    Sin embargo, las distancias de Herculano y Pompeya se adaptan mejor a los restos termales del Oncino.

    Antes de la erupción de 79 d.C, y en parte también después (a partir del siglo II d.C., era probablemente una continua sucesión de villas y asentamientos costeros, hasta que Estrabón, geógrafo de la edad augustal, escribió: "la costa de Miseno a Sorrento tiene el aspecto de una sola ciudad".

    Se puede creer que la antigua Oplontis era un centro residencial, formado por una sucesión de villas con una estación itineraria para el cambio de caballos, termas y hotel para los viajeros, y lugares de almacenamiento y tráfico de los productos agrícolas que la fértil tierra del Vesubio producía.

    LA VILLA DE POPEA

    La Villa de Popea, grandiosa por tamaño y calidad de los frescos y decorada por numerosas esculturas de mármol, se construyó en torno a la mitad del siglo I a.C. y fue ampliada en la edad claudia.
    Se ha atribuido la villa a Popea Sabina, segunda mujer del emperador Nerón, a causa de la presencia de una inscripción pintada en un ánfora, dirigida a Secundus, liberto de Popea: en cualquier caso, debía pertenecer al riquísimo patrimonio de la familia imperial que, como muchos otros exponentes del patriciado romano, tenía una preferencia para la costa campana, famosa ya en la antigüedad por la salubridad del clima, en la que solía construir suntuosas villas residenciales (villas para el otium).
    La Villa era deshabitada al momento de la erupción: en efecto, no había objetos en las habitaciones ni vajillas en la cocina. Hallazgos como columnas y candiles estaban arrinconados en pocas habitaciones. Materiales de construcción y obras demuestran que en la villa se estaban reparando los daños de uno de los numerosos terremotos que golpeaban con frecuencia la entera área del Vesubio.
    Se desarrolla a lo largo de un eje este-oeste, de manera simétrica al cuerpo central, el antiguo núcleo de la villa que, sobrealzado, se asoma en el jardín y tiene pórticos a sus lados.
    La entrada original y la fachada anterior, no excavada, se encuentra más allá del canal artificial del siglo XVI Conte di Sarno, bajo la moderna zona inhabitada.
    La villa, rodeada por amplios jardines, tiene también una zona termal, no faltan los ambientes de producción, como por ejemplo la zona donde se pisaba la uva para producir el vino.
    La decoración pictórica, con falsas puertas y columnas, es relacionada a la arquitectura real y crea juegos de prospectiva y correspondencia entre realidad e imaginación. Numerosos y de gran calidad eran los detalles de las decoraciones pictóricas, formados por máscaras, cestos de fruta, antorchas y aves.
    La villa era originariamente decorada con numerosas esculturas, con prevalencia de copias romanas de originales de tipo helenístico del siglo III-II a.C.
    La zona oriental es casi enteramente excavada, mientras que la occidental no ha sido todavía completamente llevada a la luz por la presencia de la carretera moderna y de un edificio militar, la antigua Real Fabbrica d'Armi.

    Atrio

    Era el núcleo central del sector más antiguo de la villa (mitad siglo I a.C.), el ambiente principal de la casa, donde los habitantes transcurrían la mayoría del día.
    El atrio es de tipo toscano: el techo (reconstruido) tiene una apertura central, el compluvium, para el pasaje del agua pluvial recogida en una bañera subyacente, el impluvium. El piso, de mosaico con teselas blancas, presenta un meandro polícromo en torno al impluvium.



    Lo que más atrae la atención del visitante es la decoración pictórica de las paredes, entre los mejores ejemplos de estilo II pompeyano: entre luces y sombras, detalles pictóricos y colores vivaces, la ilusión de prospectiva envuelve columnas, techos, vistas de santuarios, paisajes, ciudades, que se divisan detrás puertas abiertas y pórticos.

    Cocina

    La habitación, casi oscura, tiene piso en cocciopesto: en el lado norte hay un amplio mostrador con estante, donde se cocía la comida, y tres pequeños espacios debajo de éste con apertura semicircular, para depositar la leña.
    En el lado este hay una bañera circular, tal vez usada para la descarga de líquidos; en el lado sur dos muros tal vez sostenían mesas para la preparación de la comida.

    Calidarium

    Al igual que en otras mansiones, pertenecientes a personajes de las clases sociales más acomodadas, la Villa de Popea disponía de unas instalaciones termales propias, con todas las salas que usualmente formaban parte de las mismas. El calidarium, esto es, la sala de baño, que se calentaba haciendo circular aire caliente, posee las características típicas de estos espacios, como, por ejemplo, las tegulae mammatae, tejas planas de barro cocido, con cuatro protuberancias en las esquinas, que las separaban de la pared, y las suspensurae, columnitas de terracota, con el interior hueco, o pequeños pilares de ladrillo, sobre los que se construía el pavimento. Gracias a todos estos detalles constructivos, el aire caliente podía circular a lo largo de las paredes y por debajo del piso, a efectos de que el calor se distribuyera uniformemente por toda la habitación. Las pinturas que adornan las paredes pertenecen al denominado III estilo pompeyano, en el cual aparecen elementos realistas, como las columnas de fuste fino, contra las que descargan su peso unos arquitrabes, en la parte central de la pared. En la franja de arriba, el espacio se subdivide por medio de unos elementos arquitectónicos, de carácter meramente ornamental, en cuyo interior sobresalen unos cuadritos de paisajes o figuras humanas; junto a unos cuadros de grandes dimensiones, que los estudiosos consideran copias de originales griegos. El cuadro que sobresale en el centro de la pared Este representa a Hércules en el jardín de las Hespérides.

    Tepidarium

    En todos los complejos termales, tanto públicos como particulares, al lado del calidarium se hallaba el tepidarium, sala que, a diferencia de la anterior, se calentaba por medio de aire tibio. En el tepidarium de la Villa de Popea faltan las tegulae mammatae en las paredes. En cambio, las suspensurae se pueden ver debajo del piso, a través de una rejilla metálica. Son pilares de ladrillo. Los frescos, con un fondo negro en la franja inferior de la pared, que se torna de color rojo oscuro en la del medio, pertenecen al IV estilo pompeyano, en el que prevalece un gusto pictórico exclusivamente decorativo.



    En los grandes paneles que ocupan la parte intermedia de la pared, se lucen unos cuadritos con pájaros que picotean fruta, mientras que en la parte superior, se observan unos gráciles edificios esquematizados. Estos últimos ya no tienen nada que ver con las ilusiones ópticas que tendía a crear el realismo del II estilo, sino que son, más bien, composiciones de carácter fantástico, que emplean elementos de la arquitectura real.

    Salón

    Uno de los espacios, en el que se plasman más eficazmente el lujo y la majestuosidad de esta mansión de Oplontis, tanto por lo que atañe a sus dimensiones como al fresco que decora la única pared del mismo que ha vuelto a la luz, es, sin lugar a dudas, este gran salón, que acaso se utilizara como comedor. Cabe imaginar que, en la Antigüedad, la pared Sur estaba abierta y daba al mar, a través de una puerta de grandes
    dimensiones y de una ventana, de la cual actualmente se puede ver el vaciado. El elemento que más asombra al visitante es, ciertamente, la espectacular decoración mural en II estilo pompeyano. Su realismo, cuajado de efectos ópticos, se manifiesta aquí en la representación de un santuario de Apolo,divinidad simbolizada por medio del trípode délfico. El mismo se vislumbra en medio de los árboles y de los matorrales, tras una puerta con verja y arquitrabe, que se encuentra abierta, en medio de dos columnas muy altas, erguidas sobre un podio. En este fresco grandioso, que se inspiró en el estilo helenístico más barroco y en las escenografías teatrales, según sugiere la perspectiva de la columnata lateral, descuellan algunos detalles de gran finura, como los pavos reales y las máscaras teatrales, que se combinan a la perfección con la compleja estructura decorativa.

    Los frescos en estilo II en las paredes de este salón, que se asoma en el porticado 9, destacan no tanto por la estructura general de la decoración, que, como habitualmente, tiene un podio en la parte baja, en el que se apoyan columnas con arquitrabe, entre las que se abren zonas de pasaje, sino por los detalles insertados en varios puntos: a través de ellos, como en otros casos, el artesano quiso enriquecer y de alguna manera aliviar la severidad de la decoración, y al mismo tiempo dar una prueba de sus notables capacidades pictóricas.
    En el lado norte, en la parte baja a la derecha, una cesta con fruta está cubierta por un fino velo, mientras, en la parte alta, siempre a la derecha, la transparencia del cristal de una copa que contiene granados está rendida con gran finura. En el lado sur, en la parte baja, un alto soporte tiene en un estante una especie de torta, mientras en la parte alta, al centro del lado oeste, un bonito ejemplo de máscara recuerda las escenografías teatrales de la tradición griega helenística, de las que se originaban los complejos decorativos en estilo II.



    Este gran ambiente, probablemente un comedor, interrumpe el pórtico norte de la villa, formando una especie de cuerpo avanzado hacia el jardín.
    El oecos, edificado junto al pórtico en una fase de construcción sucesiva al núcleo más antiguo del atrio, tal vez en la edad augustal, se presenta bajo forma de propylon, con dos columnas estriadas muy altas y revestidas de mármol blanco. El espacio entre las columnas era tal vez cerrado por cancelas.
    El piso con mosaico del salón tiene fondo con teselas blancas y doble estrato negro a lo largo de las paredes, con la presencia, en los espacios entre las columnas, de motivos vegetales estilizados.
    Esta solución arquitectónica, con carácter monumental predominante, se adoptó en las villas de las regiones al norte del Imperio y como modelo para las villas de otium, como demuestran algunas decoraciones parietales.

    Observando la plantilla de la villa, se nota que el sector más antiguo del edificio responde a determinados cánones de simetría, con el patio que representa el punto central alrededor del que estaban los diferentes ambientes.
    Aunque el núcleo más reciente del edificio responde a cánones arquitectónicos más libres, se nota que hay simetría también en la fila de ambientes cercanos a la piscina, de los que este gran salón representa el centro.
    El salón, abierto en la parte de atrás a través de una amplia ventana que se asoma en el jardín norte, tenía paredes revestidas hasta una cierta altura de mármol preciado, mientras que el piso era de opus sectile, de los que hoy se puede ver solo una parte. El lado este, que se asoma en el porticado de la piscina, presentaba dos columnas altísimas, removidas a causa de los trabajos de restauración como las columnas del porticado.
    En los lados norte y sur, dos ventanas se asoman en viridaria de forma cuadrada, parecidas en todo al ambiente precedente, el 16. En este caso, el visitante que se pare en el centro del salón puede ver en dos lados la sucesión en prospectiva de los jardines internos abiertos, alternados a los ambientes cubiertos, en un sugestivo juego de luces y sombras.

    Como ya se ha comentado, este ambiente es totalmente idéntico al salón precedente, el 17. El revestimiento de las paredes era formado por mármol de colores en la parte inferior.
    Otro viridarium, esta vez de tamaño muy reducido, se puede ver a través de una ventana en el lado sur. Es en todo parecido a los demás, por la presencia del bancal y la decoración parietal. Hay que destacar la particular sensibilidad de los dueños de las villas de la época por los elementos de naturaleza, reales o reproducidos en pintura: por este motivo, se utilizaba hasta el más pequeño espacio disponible.



    Añadido después de la primera etapa de construcción, relativa a la zona del patio, junto a los porticados abiertos en el jardín norte, también el gran salón, probablemente un comedor de gran tamaño, tiene en la parte frontal dos altísimas columnas de ladrillos, revestidas de enlucido blanco. El piso está hecho de mosaico blanco y negro y presenta, en los umbrales entre las columnas, motivos vegetales estilizados. Las paredes no tienen algún tipo de revestimiento: probablemente, se pensaba de decorarlas de nuevo tras los trabajos de restauración. A este último evento se debe la presencia de algunas columnas, pertenecientes al porticado de la piscina, movidas de su colocación originaria y depositadas a lo largo de las paredes de este ambiente.
    Como alas, el salón tiene dos porticados simétricos, con columnas revestidas con enlucido blanco, cuyas paredes internas presentan una decoración en estilo IV, con paneles con fondo rojo y amarillo en la zona mediana. Al oeste, se puede observar la continuación del brazo del porticado, que todavía no ha sido llevado a la luz, bajo la moderna Via Sepolcri.

    Triclinium

    Este grande y suntuoso comedor acogía a lo largo de las paredes las camas, sobre las que las personas se tumbaban para consumir las comidas, mientras que al centro de la habitación estaba la mesa: el mosaico mosaico pavimental, de fondo blanco, divide una especie de vestíbulo del verdadero triclinium; las paredes tiene frescos de estilo II, con columnas en prospectiva, templos circulares con cúspide, pasos cerrados por puertas, una cancela que permite acceder a un jardín, tal vez un santuario.

    Cubiculum

    Los cubicula son los dormitorios, en la villa son numerosos: a los lados del cubiculum aquí representado se notan nichos, con bóvedas de cañón, donde se alojaban las camas.
    Pinturas de estilo II y estucos decoran con sobria elegancia las paredes y el techo.

    Pórticos

    Dos pórticos simétricos unen los ambientes al sur del edificio.
    El piso presenta un mosaico blanco con hilera perpendiculares y estratos laterales de teselas negras. La pared está decorada con paneles de estilo IV (zócalo negro, estrato mediano rojo, registro superior blanco con arquitectura en prospectiva y guirnaldas).
    Las columnas son blancas y estriadas o decoradas con escamas blancas y rojas. Los muros entre las columnas son de opus craticium, obra de mampostería ligera formada por marcos de madera llenados con bloques de piedra unidos con argamasa.

    Peristilo

    Un grande pórtico con tres brazos (porticus triplex) une un amplio espacio, otro viridarium, apartado y opuesto al jardín al norte de la villa.
    Las columnas, pintadas en blanco, son lisas en la parte inferior, estriadas en la parte superior; las paredes con frescos se atribuyen al estilo IV.



    Este peristilo presenta columnas lisas unidas a un muro: al interior, en un grande bancal, hay una fuente decorada como el muro interno, con fondo rojo con plantas y aves.
    El piso es en cocciopesto con insertos de mármol. Del cielo falso se ha reconstruido el soporte de entablillado, como estaba hecho en la antigüedad.
    A este peristilo se asomaban varios ambientes, algunos de ellos destinados a la servidumbre: por este motivo, se ha definido "servil".

    Pasillo

    Este espacio de distribución, con sus dos brazos perpendiculares, abraza algunas habitaciones de representación, que se yerguen en la zona de la piscina. El brazo, que discurre en dirección Oeste - Este,llega hasta el fondo y desemboca directamente en las estancias que gravitan alrededor de la enorme piscina. En el lado Sur está la entrada de una pieza diminuta, en la que se realizaban las únicas actividades productivas de la Villa, mejor dicho, en la parte que las excavaciones sacaron a la luz. Se trata de un lagar, donde se hacía el vino. Dado su tamaño exiguo, cabe colegir que abastecía exclusivamente a los moradores de la Villa. Los frescos en IV estilo* pompeyano, que recubren las paredes, con su fondo de color predominantemente rojo, confirman que, en esta grandiosa vivienda patricia (a diferencia de lo queacontecía en muchas casas de Pompeya, donde, por la misma época, los frescos eran a menudo detipo bastante corriente), la calidad de la decoración mural era excelsa, tal como se desprende de los detalles, que se encuentran en el centro de los paneles de la zona intermedia, con pájaros que picotean fruta.
    De sumo interés, es el cielorraso del otro brazo, que corre en dirección Sur-Norte y también estádecorado en IV estilo pompeyano. El mismo fue reconstruido por completo, inmediatamente después de la excavaciones.



    Fungía de unión entre el núcleo central de la villa y el sector de la piscina: con piso en cocciopesto presenta bancos de mampostería a lo largo de la pared y grandes ventanas en lo alto, entre resaltos de frescos en estilo IV.
    Muy interesante es el techo, reconstruido fielmente, dividido por envigado de paneles que, en la rica sintaxis figurativa, recuerdan decoraciones parecidas en la Domus Aurea de Nerón en Roma: se puede imaginar como en esa época este ambiente, caracterizado por su majestuosidad, introdujera los que lo recorrían a la vista de la grande piscina.

    Oecus

    La forma inusual de esta sala de estar constituye una suerte de adaptación a la singular conformación del salón de representación, que está ubicado frente al jardín, anejo a la piscina, al cual da por medio de un ventanal. Las paredes de la sala, de forma poligonal, a la que se accedía por un corredor, que desemboca en la esquina Noreste de la misma, no están decoradas con frescos. En cambio, la franja inferior fue revestida con un rodapié de mármoles coloreados y, arriba del mismo, se ubicaron unos paneles de madera, que se labraron a guisa de almohadillado. El piso era de baldosas de mármol, de las que sólo quedan unos pocos restos, ya que durante la realización de las obras que tenían lugar en el edificio, las levantaron con el objeto de cambiar el pavimento.



    Este otro oecus es perfectamente simétrico al número 12, que hemos descrito más arriba. Desempeñaba la misma función que este último y estaba decorado con pinturas del mismo tipo. Ambas salas están unidas por medio de un pasillo corto, de distribución, decorado en IV estilo pompeyano, que pasa por detrás del salón de representación poligonal.

    Piscina

    La grande bañera (61x17 metros) tiene piso en cocciopesto y se accede a través de peldaños cerca del rincón sur-este: las paredes son decoradas con paneles rectangulares de estuco blanco.
    La piscina estaba en medio de un lujuriante ambiente natural: estaba rodeado por un prado (como demostrado por búsquedas paleobotánicas), plátanos, adelfas, limoneros entre pillares que soportan esculturas de mármol.
    En el lado oeste, un pórtico se extiende paralelo a la bañera, en casi toda su longitud: es un lugar apto para pasear y un elemento de enlace entre la piscina y los varios ambientes que se asoman a ésta.
    El color claro de la decoración parietal, con el fondo blanco en estilo IV y los detalles de precisión caligráfica, las elegantes columnas con capiteles parecidos al tipo corintio de mármol, el piso de mosaico con teselas blancas con hileras negras y teselas de mármol de colores dan una impresión de luminosidad grande y aireada, subrayada por los reflejos de la luz procedentes de la piscina y de jardín circunstante.

    Hospitalia

    Entre los ambientes que se asoman al porticado de la piscina, destaca, sobre todo a causa de la sencillez que los caracteriza desde el punto de vista de la decoración, un núcleo de habitaciones en el extremo norte. En efecto, las paredes están cubiertas de los rellenos blancos en la zona superior, rojos, amarillos o negros en la banda inferior, completamente privados de las más sencillas decoraciones típicas del estilo IV, presentes en otros ambientes.
    Esta característica, junto al hecho que estas habitaciones se encuentran en un punto bastante apartado del edificio con respecto a los otros ambientes, para garantizar una mayor privacidad, hizo suponer que fuesen hospitalia, habitaciones destinadas a los huéspedes invitados a residir en diferentes períodos del año en esta residencia de lujo

    Viridarium

    La Villa de Popea es caracterizada por la presencia, además de los grande jardines llenos de plantas, generalmente presentes en las grandes villas residenciales, de pequeños jardines internos, al aire libre, con un bancal central en el que se enterraban plantas de tamaño medio y pequeño, cuyas paredes presentan pinturas en las que se retoman elementos vegetales realmente existentes: en el medio de la lujuriante vegetación, cuya reproducción en las paredes retoma el realismo de ilusiones típico del estilo II, se insertaron otros elementos de naturaleza, como aves, o manufacturas típicas de los jardines, como bañeras de fuentes, cuya presencia aviva y enriquece la decoración.
    La peculiar configuración de este ambientes se debe probablemente a su inserción, en un segundo momento, en los ambientes contiguos, a los que se debió adaptar.



    El viridarium es un grande bancal, donde se cultivan árboles de fruta, rodeado por una acequia en cocciopesto para el desagüe.
    Sobre las tejas en la cumbre de las paredes se han restaurado los aleros originales de terracota (sime) con volutas y vierteaguas con cabeza silénica. Debajo de éstos, hay un estrato de estuco con óvolos.
    Las paredes acogen decoraciones de jardín con fondo negro y rojo, con plantas y aves especialmente en el registro inferior, que forman un juego de dilatación de prospectiva.

    Letrina

    El retrete común tiene paredes completamente revestidas de enlucido blanco: a lo largo de los lados este, norte y oeste, encajados en la mampostería, había estantes con huecos, probablemente en madera, sobre un canal revestido de cocciopesto. Este canal permitía la limpieza del sistema, que se obtenía a través del agua que se encontraba al interior de una bañera cerca del ingreso a este ambiente.
    En la misma habitación había otro retrete, con una estructura más sencilla, posicionada a lo largo del lado sur y separada por un tabique de mampostería.

    Larario

    Como ya mencionado, este ambiente señorial, de tamaño consistente, se abre en el peristilo precedente, el 22. Es un larario, un ambiente en el que se colocaban las imágenes de los Lares, divinidades protectoras del hogar y de la familia. En su honor, en este mismo local se podían celebrar ceremonias de culto.
    El altar sobre el que se colocaban las imágenes para adorar, que generalmente consistían en estatuas de mármol o de bronce, se encuentra en un nicho en el lado oeste, y está formado por una base de piedra alta y monumental, revestida de enlucido pintado. Muy interesante es el residuo carbonizado de la viga de madera que se encuentra sobre el nicho.
    Las paredes del ambiente son decoradas con frescos en estilo IV, con fondo blanco y sutiles elementos decorativos de tipo arquitectónico o inspirados por la naturaleza.

    LA VILLA B

    La villa, que todavía no se puede visitar, merece ser mencionada por su finalidad, diferente de la de la Villa di Poppea, por los materiales hallados y por lo que las novedades que los resultados de las excavaciones han ofrecido para la solución del problema de las villas en relación al territorio en Oplontis.

    La villa, también denominada "de Lucius Crassius Tertius" a causa de un sello de bronce que se halló, remonta a finales del siglo II a. C., fue descubierta por casualidad en 1974, en ocasión de trabajos de construcción de una escuela.



    El núcleo central del edificio está formado por un pórtico de dos hileras de columnas dóricas en toba gris de Nocera.

    A lo largo de los brazos de este peristilium, completamente reconstruido colocando de nuevo en su lugar los tambores originales de las columnas y sus capiteles, está una serie de habitaciones, muy probablemente almacenes a causa de los objetos allí hallados (pesos, restos, cerámica de transporte, paja carbonizada, una grande cantidad de pequeñas granadas inmaduras, tal vez utilizadas para curar las pieles).

    Los brazos del peristilium se utilizaban como depósito de recipientes de transporte: más de 400 ánforas, por la mayoría para el vino, eran apoyadas a los muros, volcadas e insertadas una en la otra. Junto al hallazgo de una cocinilla de piedra en la que estaba apoyada una olla con resina de coníferas (utilizada como revestimiento de la pared interna de las ánforas), esto explica la función del edificio, probablemente una empresa que se ocupa de la elaboración de los productos agrícolas y del embotellamiento y comercio del vino, producido en otros lugares, por lo que se puede presumir de la falta en la villa de prensas para el vino y de otros equipos apropiados.

    Este uso como almacén se puede atribuir también a otros ambientes, con cobertura embovedada, alineado en el lado sur: en uno de ellos se han encontrado 54 personas, no solo habitantes de la villa.

    A lado de éstas, junto a otro material, se ha hallado una ingente cantidad de joyas, además de numerosas monedas, muchas de ellas de oro y de plata.

    Otras orfebrerías estaban en una caja de madera, caída desde la planta superior.
    La planta superior, en el lado sur, está ocupada por un ambiente señorial, tal vez la residencia del dominus, en la que algunos ambientes están decorados con pinturas de estilo IV está también un raro ejemplo de estilo II "esquematizado", que remonta a la edad de la república.

    En el lado norte del edificio han aparecido algunas pequeñas viviendas de dos plantas, separadas del edificio y abiertas en una calle, que divide la villa de otras estructuras edilicias en el lado opuesto. Podrían ser pequeñas tiendas, con la vivienda anexa en la planta superior, en este caso la villa sería insertada en una verdadera insula, delimitada por calles: una situación territorial parecida a la de Stabia.

    LOS HUERTOS DE OPLONTIS

    En 1984, en la villa de " Lucius Crassius", se ha hallado una caja de madera con 170 monedas, algunas joyas de oro y plata, una serie de ungüentarios, varillas de hueso y pletinas de cristal para la cosmética. En otro ambiente, llevadas por cuerpos de personas muertas durante la erupción, se han hallados joyas de oro, entre ellas varios tipo de pendientes, collares, pulseras y anillos.

    Los pendientes son por la mayoría del tipo "de sector esférico", decorados con relieves que imitan la granulación; del tipo de canasta con cuarzo enclavado; del tipo con pendientes decorados con perlas, muy apreciado por las mujeres.

    Entre los collares, que se pueden dividir entre monilia (de cuello redondo) y catellae (muy largos), muy interesantes son los tipo largos, con pequeñas esferas y anillos de oro, alternados con esmeraldas.
    Las pulseras son más frecuentemente de tipo tubular, con vara vacía o llena, esta última con forma de serpiente. A menudo eran decoradas con gemas, por la mayoría esmeraldas.

    En fin, en los anillos estaban enclavadas gemas lisas o, muy a menudo, grabadas con figuras de divinidades o animales.

    Se trata de una tipología bastante amplia, que no se aleja de las producciones encontradas en Herculano y en Pompeya, que abarca tipos de joyas de grande difusión en el mundo romano de la primera edad imperial.



    Se prefieren las superficies lisas, animadas por gemas enclavadas; las técnicas utilizadas son la fusión en matriz, el repujado, la elaboración de láminas y de hilos. Se usaban poco la filigrana, la granulación, los motivos figurados elaborados en tondo, típicos de los talleres de la Magna Grecia.

    LA ESCULTURA

    Junto a los frescos, las esculturas representan uno de los elementos más sugestivos, seguramente la parte más importante de la decoración del edificio. Algunas son elementos decorativos de fuentes, por lo tanto eran colocados en los jardines, de los que representaban la decoración más apropiada. Entre las esculturas, de gran interés es el grupo de los cuatro Centauros, dos varones y dos hembras, representados en posición rampante con detalles relativos a la caza (un jabalí o un cervato muertos) o a la música (la lira).



    Derivadas de los originales de Pérgamo del siglo II a. C., las cuatro figuras llevan pieles de pantera o de cervato, anudadas en el cuello, elementos que recuerdan actividades relativas a la caza. La fuente de los centauros era probablemente colocada en el grande jardín norte.
    Pertenece a una fuente también el pequeño grupo constituido por un niño desnudo que, sentado, es representado en el acto de apretar con la mano el cuello de un pato. Se trata del mismo sujeto muy difundido entre las copias romanas de esculturas griegas, conocidas a través de diferentes variaciones del mismo tema: el original, obra de Boethos de Calcedonia, remonta, como los centauros, al siglo II a.C.



    El grande cráter de mármol blanco pentélico era por sí mismo una verdadera bañera de fuente. El cántaro, de tipo neoático, derivado de un original griego del siglo IV a. C., lleva en el cuerpo una decoración en relieve, con trazas de color: guerreros desnudos, con espada, yelmo y escudo, son representados mientras bailan.

    Otras esculturas de Oplontis tiene una función exclusivamente decorativa:

    • el grupo escultórico, también derivado de la tradición helenística, que representa un joven Hermafrodito que

    • intenta defenderse de la agresión de un sátiro;

    • la estatua de Efebo desnudo, que impresiona por la fidelidad al modelo de escuela de Policleto (siglo V-IV a.C.);

    • la Venus desnuda, que se apresta a bañarse ayudada por un amorcito, de notable fineza;

    • las hermas-retrato halladas en el grande jardín norte;

    • las dos estatuas que representan la Nike.

    YouTube Video
    ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.
    wareztaper le gusta.

  23. El Siguiente Usuario Agradeció a Sorgin Por Este Mensaje:

    wareztaper (12/04/2013)

Página 8 de 15 PrimerPrimer ... 678910 ... ÚltimoÚltimo

Temas similares

  1. Respuestas: 18
    Último mensaje: 17/12/2012, 05:57
  2. El misterio de la gata de dos caras
    Por valalca en el foro Mascotas y animales
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 15/09/2012, 13:34
  3. Resuelto el misterio del «ovni» del Báltico
    Por valalca en el foro El Rincón de lo Paranormal
    Respuestas: 7
    Último mensaje: 11/09/2012, 22:06

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •