Nuestro idioma es rico en expresiones que en ocasiones se generaron hace décadas y cuyo origen desconocemos, en este caso decimos que caen chuzos de punta cuando está lloviendo con mucha intensidad (también granizando o nevando) e incluso ante una situación peliaguda y complicada, pero, ¿qué es un chuzo?

El diccionario de la RAE lo define como: Palo armado con un pincho de hierro, que se usa para defenderse y ofender.

Era, por ejemplo, un instrumento típico de los serenos cuando ejercían su labor de vigilancia.


O en su segunda acepción: carámbano (Pedazo de hielo más o menos largo y puntiagudo).



Por tanto podemos suponer que la expresión caen chuzos de punta referida a las inclemencias meteorológicas extremas se asimila al peligro de algo puntiagudo que puede lastimarte, ya que la lluvia se convierte en algo denso, duro y violento.

La expresión inglesa equivalente es ‘It’s raining cats and dogs’ (están lloviendo gatos y perros). Se atribuye su origen a la época medieval cuando las casas más sencillas del pueblo no disponían de bajo tejado y entre las vigas de madera vivían todo tipo de animales, como perros, gatos (que por aquel entonces no solían ser animales de compañía) e incluso ratas. Cuando se producía una lluvia fuerte éstos eran los primeros perjudicados al estar en el tejado y salían huyendo (o caían) al suelo, por eso parecía que estaban lloviendo animales. Otra versión explica que la fuerte lluvia limpiaba los tejados de animales muertos haciéndolos caer a la calle, o que simplemente arrastraba a los que ya había por las calles pareciendo que hubieran caído junto con la lluvia.

20minutos.es 11/11/13