¿Te has preguntado por qué somos los animales más inteligentes? Ahora la ciencia te trae la respuesta. Un nuevo estudio realizado por la reconocida neurocientífica Suzana Herculano-Houzel, revela que no se trata solo del tamaño de nuestro cerebro, sino de la cantidad de neuronas dentro de él.

Para la neurocientífica, tenemos que dejar atrás la idea de que el cerebro humano es excepcional ya que es básicamente un cerebro de primates. Aunque lo cierto es que al ser el más grande, posee un rasgo distintivo: tiene el mayor número de neuronas corticales de cualquier primate.

Los humanos tenemos 16 mil millones de estas neuronas en comparación con los 9 mil millones que poseen los gorilas y entre 6 a 7 mil millones que tienen los chimpancés. Si bien es un rasgo notable, la realidad es que no nos hace excepcionales.

Estas neuronas se encuentran en la corteza prefrontal, responsable de nuestra personalidad, el pensamiento abstracto y la toma de decisiones.


¿Por qué nuestro cerebro es más grande?

La neurocientífica aclara en su libro The Human Advantage: A New Understanding of How Our Brain Became Remarkable, que nuestros grandes cerebros son muy costosos, usan el 25 % de toda la energía que el cuerpo necesita cada día. Para Herculano-Houzel, cocinar fue lo que hizo que nuestros cerebros fueran más grandes que los de los gorilas y orangutanes, cuyos cuerpos son más grandes que los nuestros.

Cocinar nos permitió superar una barrera energética que limita el tamaño de los cerebros de otros primates, aclara. Para ella, el descubrimiento de las herramientas y la invención de la cocción tienen que ver con esta explicación.


Esto se debe a que los primeros fabricantes de herramientas tenían cerebros aproximadamente del mismo tamaño que los gorilas. Pero a partir de 1,8 millones de años, aproximadamente, los cerebros de nuestros antepasados comenzaron a crecer constantemente, triplicando su tamaño en los siguientes 1,5 millones de años.

Un rápido crecimiento gracias a la cocina

Para Herculano, lo que generó que el cerebro del humano creciera tan rápido fue el empezar a cortar y picar, a prender el fuego y a cocinar.

Cocinar le permitió al humano preparar y consumir una comida alta en calorías. Y esas calorías eran necesarias para hacer crecer nuestro cerebro por su demanda de energía.

Para la neurocientífica, si no aprendíamos a cocinar y comíamos solo alimentos crudos, habríamos tenido que gastar 9,5 horas cada día en la búsqueda de alimentos, sin hacer nada más.

Definitivamente cocinar es algo que hacemos en el día a día y sobre lo que no reflexionamos, pero nos ha permitido crecer como especie y diferenciarnos. ¿Te lo esperabas?

batanga.com / Valentina 20 agosto 2016

¿Qué es lo que realmente hace inteligente al ser humano?