.....En el mundo existen miles de enfermedades, muchas de ellas contagiosas. Si bien personas y animales no suelen compartir virus o bacterias, algunas afecciones pueden ser pasadas entre especies. Rabia, hantavirus y hasta la peste bubónica son algunas de las enfermedades que pertenecen al grupo de las zoonosis, aquellas afecciones que se traspasan de animales a personas, siendo algunas más graves que otras.

Zoonosis

La palabra, que proviene de la unión de dos términos en griego zoon (animal) y nosos (enfermedad), es una categorización para aquellas enfermedad infecciosas que se traspasan de animales a personas.

Dentro de las zoonosis, existen afecciones provocadas por virus, bacterias, parásitos y fúngicas, es decir a través de hongos. Las formas de contagio son muy diversas y van desde infecciones que viajan en el aire a otras que se traspasan mediante mordeduras o comida.

Por ejemplo, la Peste Bubónica o Peste Negra, enfermedad que mató a 25 millones de personas en Europa durante el siglo XIV, se contagiaba por la mordida de un roedor portador de la bacteria Yersinia pestis.

Otras enfermedades “famosas” que se traspasan de animales a personas son la rabia, gripe aviar y mal de la vaca loca, entre varias más.

Modos de contagio de las Zoonosis

Los seres vivos compartimos un planeta y, por ende, queramos o no, estaremos en contacto los unos con los otros. Puede ser que un organismo no enferme a animales, pero si tenga efectos en las personas. Las enfermedades pertenecientes al grupo de las zoonosis, tienen como particularidad el traspasarse desde un animal vertebrado a las personas.

Hoy, existen vacunas que se aplican a los animales domésticos para evitar que desarrollen enfermedades y, también hay versiones dirigidas a los humanos. Tal es el caso de la vacuna contra la rabia.

Las formas de contagio más comunes son a través de heces de animales infectados, como en el caso del hantavirus, mordidas (rabia), contacto dérmico (sarna, tiña), consumo de alimentos de origen animal (Salmonella) o mediante la respiración de partículas de saliva o mucosidad en el aire (tuberculosis).

Cómo se previenen

La buena higiene y cuidado de los animales domésticos y de granja, son las mejores formas de prevención de las zoonosis. Los científicos están siempre atentos a brotes o mutaciones de agentes infecciosos, deteniendo la transmisión lo más rápido posible. Cuidar a los animales, tal como se cuida a las personas, va en beneficio de todas las especies que debemos convivir en el planeta Tierra. Estar atento a los brotes de zoonosis es fundamental.


Ojocientífico.com 15/11/13