Una misteriosa nube de Marte intriga a científicos de todo el mundo, que no habían visto un fenómeno parecido antes.

Era el 12 de Marzo de 2012 cuando unos astrónomos aficionados se dieron cuenta de que había algo raro en el hemisferio sur de Marte. Parecía un grupo de nubes, pero estaban demasiado altas, a unos 193 kilómetros de altura, más de los 128 kilómetros que los científicos están acostumbrados a ver.

Nunca antes se había observado un fenómeno similar, y lo más interesante es que no paró ahí: en los siguientes días la formación se hizo más grande, llegando a alcanzar los 965 kilómetros de largo apenas diez días después de ser descubierto.

Además, su forma era muy cambiante, creando figuras parecidas a dedos. Esta formación desapareció de manera tan repentina como apareció, y aunque duró como mínimo 11 días no sabemos exactamente cuándo desapareció. Más sorprendente es que el 6 de Abril siguiente volviese a aparecer una formación muy parecida, durando esta como mínimo diez días.

La nube de Marte que fascina a los científicos

Científicos de la Universidad del País Vasco liderados por el astrofísico Agustín Sánchez-Lavega han analizado todas las imágenes y los datos posibles, no sólo de aquellos días sino también de años anteriores, buscando el motivo de la creación de estas formaciones. La única vez en la historia de la observación de Marte en la que se aprecia algo similar es en unas fotos del Hubble de 1997 que muestran un penacho anómalo. Comparando la reflectividad, llegaron a la conclusión de que todas esas “nubes” eran idénticas en composición.

...

“Nunca se había visto nada igual”, asegura Sánchez-Lavega, y aún hoy no tenemos la seguridad de saber de qué se trataba. El estudio publicado ahora recoge algunas hipótesis, pero implicarían condiciones extremas que no se han registrado en Marte aún.

Una posibilidad es que se hubiesen formado cristales diminutos, de apenas 0.1 micras, de hielo o de dióxido de carbono congelado; pero entonces la temperatura tendría que haber sido entre 50 y 100 grados inferior a la temperatura a la que se piensa que está la atmósfera de Marte. Otra posibilidad es que en realidad sean auroras, provocadas cuando una anomalía magnética redirigiese los rayos del Sol; pero en este caso la emisión sería unas 1,000 veces superior a las auroras en la Tierra, algo muy difícil que ocurra.

Por ahora este fenómeno se queda como un misterio, pero como apunta Sánchez-Lavega es un misterio que hay que resolver, ya que las misiones futuras que hagamos en el planeta tendrán que lidiar con las condiciones de la atmósfera marciana.


omicronno.com / 16 febrero, 2015 — Adrian Raya

¿Qué es esta nube de Marte descubierta por astrónomos?