Ojocientífico.com 15/01/13

¿Alguna vez has visto a un sonámbulo? Se trata de personas a las cuales les sucede involuntariamente, en ocasiones, una experiencia muy peculiar, curiosa e interesante. Ellos se levantan en medio de un sueño, hablan y hasta pueden caminar o hacer una diversidad de cosas mientras están durmiendo. Ver alguien que a pesar de encontrarse en un estado de inconsciencia, sea capaz de coordinar y desarrollar todas estas funciones motoras resulta realmente sorprendente.

A veces, hasta puede resultar algo gracioso, sin embargo, ésta condición es considerada como un trastorno del sueño o una parasomnia, además, es muy pero muy peligrosa si no se toman las medidas de precaución adecuadas. Hoy quiero invitarte a conocer detalladamente algunos de sus aspectos, como qué cosas pueden provocarla, cuáles son algunas de sus explicaciones y bueno, pues qué es el sonambulismo en sí.

El sonambulismo

El sonambulismo (a veces también conocido como noctambulismo) es un trastorno del sueño en el cual, como ya mencionaba, un individuo puede desarrollar diversas funciones motoras, incluso algunas muy complejas, de forma automática mientras está durmiendo. Aunque en nuestro imaginario, el sonámbulo se nos puede figurar como un tipo que se levanta de la cama en la madrugada y se tambalea por toda la casa con los brazos extendidos hacia delante, en realidad, un sonámbulo presenta una lucidez mucho mayor, tiene sus ojos abiertos y cierto grado de consciencia sobre sus actividades.

Sin embargo, no son lo suficientemente conscientes como para poder recordar lo que han hecho en ese lapso de tiempo, razón por la cual es muy difícil hacer que se den cuenta de la experiencia misma, incluso cuando la acaban de experimentar o se despiertan en un lugar que no es exactamente el mismo en el cual se habían ido a dormir. Increíblemente, un sonámbulo puede hacer todo tipo de cosas mientras duerme, entre otras, desde caminar por la casa a salir al patio, encender electrodomésticos, salir de la casa, ir al baño, o hasta ¡conducir un auto!

Todo ocurre durante el primer tercio nocturno, cuando el cuerpo se encuentra en estado de No-REM (el estado más profundo del sueño), el cuerpo se mueve de un lado a otro en la cama y el cerebro comienza a tranquilizarse. Durante el No-REM, el cuerpo esta muy activo mientras que el cerebro no, por otro lado, en el REM, el cuerpo esta muy tranquilo mientras que el cerebro está muy activo en medio de los sueños. Los episodios de sonambulismo se desarrollan en la No-REM, la primera etapa.

Entonces, el cerebro se encuentra descansando pero el cuerpo aún no y el sonámbulo entra en acción. Uno de estos episodios puede tener una duración de desde apenas unos segundos hasta casi media hora. El sonambulismo puede desarrollarse a causa de diversos factores, antes de conocer cuáles son, aprendamos a reconocer a uno de acuerdo a los hechos.

¿Cómo reconocer a un sonámbulo?

Suele señalarse que las personas sonámbulas presentan las siguientes características:

• Salen de su cama mientras están durmiendo, a menudo durante la tercera etapa del sueño.
• Presentan dificultades para despertar durante este tipo de episodios.
• No recordar lo ocurrido durante dicho episodio.
• No se sufre de ningún otro tipo de desorden físico o mental ni demencia de algún tipo.
• Ésta condición está afectando la vida personal y también laboral de la persona.

Causas del sonambulismo

Existe una diversa serie de posibles responsables de esta condición que los expertos consideran como causas del sonambulismo. Entre ellas, las más representativas son el factor genético, el exceso de estrés y una amplia variedad de factores fisiológicos. Además, suele ocurrir durante los sueños de ondas lentas, siendo más común especialmente entre los más pequeños y los más ancianos. ¿Acaso tus padres nunca te hablaron sobre un episodio así protagonizado por ti mismo de pequeño?

Por otra parte, hay quienes señalan que además de estas hipotéticas posibles causas, los sonámbulos hacen o dicen cosas que anhelan hacer o decir despiertos o deseos reprimidos. El hecho es que, siendo absolutamente honestos, nadie realmente sabe por qué ocurre el sonambulismo.

Entre las teorías y las posibilidades también entran cuestiones hormonales, factores como el alcoholismo y condiciones como el Alzheimer (en los pacientes de la tercera edad parecería estar relacionado), el embarazo, la falta de magnesio, el consumo de sedantes y medicamentos para dormir, problemas de reflujo y del corazón, entre muchas otras más.