Carles Puyol se perderá el Clásico contra el Real Madrid del 7 de octubre por culpa de un estiramiento en el ligamento cruzado exterior de la rodilla izquierda que le mantendrá fuera de los terrenos de juego entre cuatro y seis semanas. Mañana será sometido a más pruebas médicas para conocer el alcance exacto de la lesión.

El central tuvo que retirarse lesionado en el minuto 12 de la segunda mitad del partido que su equipo jugaba en Getafe. Puyol sufrió una torsión en su rodilla izquierda y aunque continuó en el campo unos instantes, finalmente tuvo que ser sustituido. Sin embargo, tras pasar por el vestuario, el jugador regresó al banquillo con una bolsa de hielo en la zona afectada.

Puyol intentó (y consiguió) frenar un avance de Barrada junto a la banda derecha del ataque getafense, pero vio como los tacos de su bota izquierda se clavaban en el césped mientras el caía hacia atrás. Eso dañó su rodilla. Fue atendido fuera del campo, volvió, pero poco después hubo de ser sustituido por Mascherano.

La rodilla que se lesionó en Getafe no es la misma que le impidió acudir a la Eurocopa de Ucrania y Polonia y de la que debió ser operado.

Curiosamente, durante unos minutos el Barcelona jugó sin capitán, porque el central se llevó al vestuario el brazalete. Luego se lo colocó Xavi.

Fuente: AS