Seguramente, muchas veces te has planteado interrogantes sobre cosas que parecen absurdas en principio. Si alguna vez te has preguntado cómo pueden comunicarse los astronautas en sus misiones fuera de las naves, entonces este artículo puede sacarte de dudas. Veamos si es posible oír en el espacio.


El sonido en el espacio

En muchos filmes y series de ciencia ficción seguramente hemos visto como se enfrentan en una batalla espacial naves que lanzan ráfagas de rayos láseres unos a otros. Las naves espaciales estallan espectacular y sonoramente en la hondura del espacio y, en ese momento, de seguro estábamos tan entretenidos que no nos detuvimos a pensar si esto es posible o no.

Sin embargo, conviene tener presente qué mecanismos son los que rigen la acústica para explicar mejor si esto es un mito o una realidad. Como sabemos, de acuerdo a las leyes de la física, los sonidos se transmiten a través de un medio como el agua o el aire. Un ejemplo común, puede ser el de una sirena de una patrulla avanzando por una calle atestada de autos. Al acercarse esta, percibimos cada vez con mayor intensidad, haciéndose casi insoportable el ruido. Pues bien, esto se debe a que el sonido viaja a través del aire y medida que se acerca a nuestro órgano auditivo, se hace más fuerte.

Ausencia de medio físico

De tal manera pues que en el espacio, en ausencia de un medio como el aire, la posibilidad de que se estimulen los órganos internos del oído son nulas. Podrá parecer extraño e ilógico, seguramente, pero no escucharíamos nada aunque fuera una explosión nuclear. ¿Sigue pareciendo extraño? Veamos: para que el sonido llegue a nuestro oído debe estimular físicamente haciendo vibrar las ondas de aire.

Aunque el espacio contenga materia física como asteroides, planetas, basura espacial, etc, sigue habiendo vacío. La razón es que existe tanto espacio entre planetas y objetos –lo que se llama espacio interestelar– que hay más vacío que aire.

¿De qué forma se comunican los astronautas?

Los astronautas se comunican en el espacio de una manera muy simple: aunque en el espacio haya vacío, las señales de radio pueden viajar en el espacio, dado que estas no son mecánicas sino electromagnéticas. De este modo no hay inconveniente en la comunicación, como vemos en las caminatas espaciales, entre astronautas, quienes llevan adosado a su equipo convenientemente, un sistema de comunicación que les permite estar en contacto en el espacio.

Ojocientífico.com 23/02/14