Relacionar el aire acondicionado con los catarros o anginas de verano es más que habitual pero… ¿estamos en lo cierto?

Sí y no. Si crees que el aire acondicionado te hace ponerte enferma por el frío, deberías saber que no está demostrado que exponer al cuerpo a temperaturas cercanas a los 18 grados (y esperamos que nunca te sometas a una habitación con el aire acondicionado programado a esa temperatura) cause ningún tipo de enfermedad relacionada con las vías respiratorias.

Entonces, ¿por qué enfermamos en verano? ¿Ha dejado de tener sentido culpar al aire acondicionado de la oficina?

Primero por los cambios de temperatura, que dejan al cuerpo sin defensas. Y segundo, porque no siempre nos encontramos con sistemas de aire acondicionado que lleven por el libro la cuestión del mantenimiento. Esas simpáticas máquinas son todo un caldo de cultivo de virus y bacterias. Además, acaban con la humedad del ambiente, y respirar aire seco acaba con la mucosa que recubre y protege las vías respiratorias, por lo que somos más vulnerables a esos virus.

harpersbazaar.es 30/07/14