Una mamá muy emocionada por las graciosas cosas que hace su bebé.

Tan solo con tenerlo frente a ella ya es motivo de felicidad y comienza a reír de alegría.

Pero el bebé no párese disfrutar mucho de la gran alegría de su mamá,
pronto comienza a cambiar su cara de felicidad por una cara de terror...