Cuando observamos el universo a través de un telescopio, podemos observamos que las estrellas tienen diferentes tamaños, colores e incluso formas. ¿A qué se debe que unas sean rojas, otras amarillas y algunas hasta marrones o blancas?


La composición de una estrella

Las estrellas se componen mayoritariamente de hidrógeno y helio. Sin embargo, hay ciertos elementos que hacen que se vean diferentes. En este caso hay que referirse a la Curva de Planck, donde observamos las diferentes longitudes de ondas electromagnéticas.

Según la longitud de onda electromagnética a la que emita una estrella, el ojo humano la verá de un color u otro. Esto variará según el nivel de elementos que componen al astro. Por eso una estrella mediana amarilla como el Sol se ve de ese color, al contrario que una enana roja, más pequeña y menos cálida.

La temperatura y distancia de la estrella

Y hablando de calidez de la estrella, también la temperatura y distancia influyen en el color con el que vemos al astro. Así pues, cuanto más caliente o fría sea, la percibiremos en tonos diferentes.

En cuanto a la distancia, encontramos que se produce el efecto Doppler. La luz y otras ondas pueden variar según el espacio que hay entre la fuente y el observador. Al tratarse de astronomía, dicho efecto produce lo que se llama «desplazamiento al rojo» y «desplazamiento al azul».

Clasificación moderna de estrellas

En la actualidad, los astrónomos han creado una clasificación de estrellas dependiente de su clase espectral, tamaño, brillo y temperatura. El sistema Morgan-Keenan las clasifica según la temperatura, pudiendo ser O,A,F,G,K,M y -O. La primera es la más caliente y la última la más fría.

También se les asignan un número del 0 al 9 para calcular la temperatura, siendo el 0 el más caliente y el 9 el más frío. Las estrellas también se clasifican según su luminosidad. En este caso, van del 0 al VII. Aquí las 0 serían los astros hipergigantes, mientras que las VII son las enanas que menos luz emiten.

Así pues, cuando observes el cielo, fíjate bien en el tipo de color que encuentras. No obstante, recuerda que si el brillo es fijo y apenas fluctúa, en realidad estás observando un planeta. Tal vez sea Venus o Júpiter, que son muy brillantes. Este efecto se debe a que solo reflejan la luz del Sol, no tienen brillo propio, algo que sí se produce cuando miramos estrellas.

batanga / vix.com / Pedro González Núñez 03/10/16

¿Por qué vemos las estrellas de diferentes colores?