Elmundo.es 23/06/13

Estamos entrando en el verano boreal. El suelo aún tiene agua, que se vaporiza mediante la energía del Sol. Y a cierta altura entra aire frío arrastrado por los meandros del chorro polar que condensa el vapor de agua que se convierte en gotitas de agua líquida.

Al principio pocas, pero si hay suficiente vapor y el aire está suficientemente frío en altura, una enorme cantidad de ellas aparecen. El vapor es totalmente transparente a la luz visible, pero el agua, sobre todo en gotas, la absorbe un poco y la dispersa. Al fondo de los mares no llega la luz, y esto ocurre con 5 km de profundidad. Las grandes nubes de tormenta tienen unos 20 km de diámetro: Se hacen opacas, oscuras, impiden el paso de la luz a su través y capturan la que les llega. Se hacen negras. Llenas de agua, descargan las cantidades que han inundado estos días Lourdes, que han llenado de agua campos y ciudades alemanes. Se puede hacer meteorología mirando el color de cielo. Hay nubes altas, blanquecinas, como colas de caballo. Marcan el borde del chorro polar.

Hay nubes como puntos suspensivos: Marcan ondas de subida (nubes) y bajada (claros) del aire. Hay nubes en yunque, con forma de platillos volantes. Las nubes nos permiten ver el movimiento de un aire invisible. Consulten atlas de nubes. Los hay preciosos en la red.