.....Si has viajado en avión o lo haces de forma regular, seguramente más de alguna vez se te taparon los oídos, especialmente durante el despegue o aterrizaje, en una situación desagradable que puede durar varias horas. Es común que los oídos zumben e incluso duelan durante un vuelo. ¿Quieres saber cuál es la causa de que se te tapen los oídos al volar? Acompáñanos en este artículo explicativo.

Cambios de presión en la cabina

Por más que las cabinas de los aviones estén presurizadas, de todos modos la presión atmosférica cambia según la altitud en la que nos encontremos. A mayor altura menor presión. Como al despegar ascendemos muy rápido miles de metros por sobre el suelo, esa disminución de presión tiene un efecto físico sobre nuestros oídos. La llamada Trompa de Eustaquio, que conecta el oído medio con la zona externa, puede bloquearse, siendo la culpable de tan desagradables síntomas.

Al estar en altura, nuestros oídos no sólo se tapan y duelen, sino que provocan efectos secundarios como mareo y problemas para escuchar. En el caso del descenso, el proceso puede repetirse, incluso con mayor intensidad. Rápidamente, aumenta la presión ambiental y nuestros oídos vuelven a sufrir. Si bien la mayoría de las personas se alivia rápidamente, otros pueden estar complicados por horas o días.

Tristemente, los bebés o niños muy pequeños son quienes más experimentan dolor de oídos al viajar en avión, así que piénsalo dos veces antes de sentirte enfadado por su llanto, ya que sus oídos son mucho más delicados.

Cómo evitar que se tapen los oídos

Si sabes que se te tapan los oídos al volar en avión, existen formas de evitarlo o, por lo menos, aliviar las molestias en parte. Se trata de soluciones muy simples y que son útiles tanto para adultos como niños.

• La más simple es mascar chicle o chupar un dulce durante el despegue y aterrizaje. La succión, hará que el aire circule y los oídos resistan mejor el cambio de presión. En el caso de los bebés, darles un biberón puede provocar el mismo efecto.

• Otro truco útil, es bostezar frecuentemente durante ambos momentos. Si tus oídos se están tapando o te duelen, toma aire por la boca, tapa tu nariz y trata de botar el aire por tus orejas. Puede resultar doloroso y es importante hacerlo de forma suave, de lo contrario podrías dañar tus tímpanos.

• Una recomendación importante es que evites viajar en avión si estás resfriado o con una infección al oído, ya que cualquier síntoma que tengas se hará el doble de desagradable.


Ojocientífico.com 21/10/13