Los pingüinos, esas aves no voladoras que por sus colores nos parecen tan elegantes, son muy amigos del frío, por lo que podríamos pensar que comparten hábitat con Santa Claus en el Polo Norte, pero lo cierto es ni siquiera se asoman por allí. Esta especie, de la familia de los Spheniscidae, vive exclusivamente en las zonas frías del hemisferio sur, en la zona menos helada de la Antártida. ¿Quieres saber porqué? Pues vamos a averiguarlo.


Pingüinos: solo viven en el hemisferio sur

Los pingüinos están divididos en diferentes subespecies y todas ellas habitan exclusivamente en el hemisferio sur. Estas aves suelen preferir lugares fríos pero no congelados, por eso tampoco te los encontrarás en el polo sur.

Incapaces de volar, aunque excelentes nadadores, estos adorables plumíferos se reparten a lo largo de las costas América y Oceanía, y reiteramos: los pingüinos solo viven en el hemisferio sur. Si quieres encontrarte con ellos, visita Chile, Argentina, Australia o Nueva Zelanda, únicos lugares con la temperatura ni tan alta ni tan baja como para que allí habiten.


Spheniscus mendiculus)

Claro que, como en toda regla, hay una excepción: los pingüinos de las Galápagos (Spheniscus mendiculus) pueden encontrarse, obviamente, en las Islas Galápagos, justo por encima de la linea del ecuador. Técnicamente, podrían pasar al lado norte, pero solo por unos pocos kilómetros.

Quizá ahora se pregunten cuáles son las razones por las que los pingüinos no se aventuran al hemisferio norte. Pues bien, es que al ser endémicos del hemisferio sur, no pueden emigrar con el resto de las aves, ya que no tienen la capacidad de volar y si bien son buenos nadadores, la distancia es demasiado para moverse cruzar los océanos.

El hábitat de los pingüinos

Sabemos que a los pingüinos les gusta el frío, pero sólo hasta cierto punto, por lo que si te trasladas a la zona más central de la antártica no te encontrarás con ellos. En todo caso, estos si habitan en las islas que están justo al norte del continente helado.

Además del gran problema del transporte, los pingüinos encuentran en la parte austral del hemisferio sur todo lo que necesitan: clima, comida, y por sobre todo seguridad, ya que los predadores no suelen ser muchos.

Existen diferentes especies de pingüinos, 17 en total, las que varían en apariencia y locación. Hay una regla general: mientras más grande el pingüino, más al sur se le encuentra. Así, en Australia y Nueva Zelanda, donde el clima es más cálido, encontramos especies como el pingüino pequeño o azul, que llega a medir apenas 40 centímetros de altura.

Si nos desplazamos a las islas cercanas a la Antártica y las zonas más australes de América, podremos encontrarnos con el llamado pinguino emperador, cuyo tamaño puede llegar al 120 centímetros, tres veces el tamaño de su pariente de Oceanía.

Una de las especies que podemos encontrarnos en el hemisferio sur, por las costas del océano Pacifico, es el Pinguino de Humboldt, cuyo nombre corresponde a la corriente que recorre esos mares y que los hace más fríos que el Atlántico, pese a estar a la misma altura.

Ahora, ya sabes que películas como Happy Feet te han mentido y que los pingüinos son habitantes exclusivos del hemisferio sur, amantes del frío y sin intenciones de mudarse al lado norte.


batanga.com 19/09/14