.....Ojocientífico.com 17/02/13

Probablemente todos hemos experimentado la desagradable situación de estar intentando conciliar el sueño y que un perseverante mosquito insista en zumbar alrededor de nuestros oídos, sonido que con el pasar de los minutos se va volviendo cada vez más irritante y molesto. En estas situaciones uno puede llegar a pensar que el único propósito del insecto volador es el de evitar que podamos descansar placenteramente, como si tuviera una malvada y planeada intención detrás de su zumbido.

Pero naturalmente, las razones de esta conducta del mosquito deben tener alguna explicación más lógica, así que ahora vamos a ver más detalladamente por qué los mosquitos zumban en los oídos.

Picaduras de mosquitos

En primer lugar, hay que decir que los mosquitos que zumban en nuestros oídos son exclusivamentelos mosquitos hembra. Son las hembras las que necesitan alimentarse de la sangre humana para adquirir ciertas proteínas esenciales, que les permitan incubar sus huevos y estos sean fértiles.También se pueden alimentar de la sangre de otros mamíferos.

Por este motivo, las hembras de los mosquitos han sido dotadas de una probóscide, que es la delgada trompa que utilizan para perforar la piel del mamífero y succionar su sangre, proceso en el que el mosquito introduce una especie de saliva para facilitar el paso de la sangre y que es la que causa la conocida comezón luego de la picadura del insecto.

Cabe destacar que los mosquitos suelen ser insectos muy peligrosos en algunas zonas geográficas, ya que pueden funcionar como vectores transmisores de enfermedades. Además, muchos científicos consideran que sería posible eliminar todos los mosquitos del planeta sin que esto provoque consecuencias ecológicas importantes.

Buscando dónde picar

Los mosquitos hembra poseen determinados mecanismos naturales que le permiten detectar su posible objetivo a la hora de buscar un mamífero que le aporte la sangre que necesita. En su cabeza y en las antenas, principalmente, se ubican ciertos receptores sensoriales que le permiten al mosquito dirigirse a los lugares más propicios para succionar la sangre.

Algunos de los indicios que sigue el mosquito antes de picar son el calor corporal, la humedad y las emisiones de dióxido de carbono. Todos estos factores, durante una noche de verano, por ejemplo, se reúnen en torno a nuestra cabeza. Sobre todo, las emisiones de dióxido de carbono que exhalamos al respirar.

Es por eso que los mosquitos, en busca de una buena zona en donde aterrizar para extraer la sangre, suelen dar vueltas alrededor de nuestra cabeza. El zumbido del mosquito no es otra cosa que el sonido que emiten sus delgadas alas al batirse rápidamente durante el vuelo. Y ese molesto sonido es el que suele desvelarnos.

Aunque ahora sepamos todos los motivos y las razones fundamentadas científicamente de por qué pican y por qué zumban los mosquitos en nuestros oídos, lamentablemente esto no va a evitar que estos molestos insectos nos sigan atormentando.