La razón de mucha gente para ir a la playa es acostarse bajo los potentes rayos solares y conseguir un bronceado, aunque quienes se queman rojo saben que es mejor usar bloqueador y esconderse del astro rey. ¿Por qué nuestra piel cambia de color con el sol? La respuesta común es que se quema y eso nos predispone a padecer cáncer de piel, pero hay mucho más detrás de cómo la piel reacciona a la agresión de los rayos solares.


¿Por qué la piel cambia de color al exponerse al sol?

Un día en la playa (o hasta en la calle) sin ponernos bloqueador solar, puede significar una molesta quemadura roja que, no solo se ve mal, sino que duele y bastante, tanto que puede provocar una visita al hospital.

¿Por qué la piel se pone roja o más oscura al enfrentarse al sol? El cuerpo humano está repleto de mecanismos de defensa y lo mismo se aplica a la piel, el órgano más extenso de todo el cuerpo. Frente a los rayos UV, ya sean UVA o UVB, que pueden provocar una mutación de las células dérmicas, modificando su ADN y volviéndose malignas, la piel intenta defenderse y para ello cambia de color.

El cambio de color es una respuesta ante el ataque de los rayos UVA. Al detectarlos, la piel comienza a producir melanina extra, es decir pigmento para protegerla, lo que a ojos simples se ve como un bronceado.

La melanina intenta absorber esos rayos UVA antes de que dañen y modifiquen el ADN de las células de la piel. Mientras más color tomas, ya sea café o rojo en la gente pálida, la piel está tomando medidas para protegerse, ya que cree que el ataque de estos rayos va a continuar, pero no es un método muy efectivo.

Las dolorosas quemaduras solares

Una cosa es el bronceado y otra es una quemadura muy dolorosa, de color roja y que deja la piel sensible. Si te ha pasado, seguramente nunca te vas a olvidar de lo molesto y doloroso que es. Las quemaduras, son la siguiente defensa de la piel cuando la producción extra de melanina no basta para protegerla y los rayos UVB ya están dañando el ADN de las células, por lo que estas se convierten en una suerte de kamikazes.

Con células kamikaze, nos referimos a que la piel prefiere dejar que sus células dañadas mueran antes que puedan provocar más daño, es decir, un melanoma. Una vez que esas células epidérmicas mueren, el cuerpo comienza el proceso de sanarlas, aumentando el flujo sanguíneo a la zona, lo que causa el enrojecimiento tan típico de las quemaduras solares, inflamación y la extrema sensibilidad que se da.

Asimismo, notarás que el área se siente caliente. Una vez que las células muertas comienzan a ser reemplazadas por nuevas, te vas a dar cuenta que la capa superior de la piel comienza a caerse, incluso la puedes sacar con tus dedos, dando paso a que las nuevas células tomen su lugar.

¿La piel nos cuida? Sí, pero solo hasta cierta medida y por más que tu piel se oscurezca o sufras de una quemadura, el daño se va a acumulando hasta causar cáncer de piel. La mejor forma de prevenirlo es no exponerse al sol entre 10 de la mañana y 4 de la tarde, cubrirte con ropa oscura y utilizar protector solar.


batanga.com / Publicado por: Isabel Valenzuela - Ago 7, 2015

¿Por qué la piel duele y cambia de color con el sol?