El color verde de la mayoría de las plantas es debido a la clorofila, un pigmento que es capaz de absorber todos los colores que componen la luz blanca del sol excepto el color verde.

Pero la función principal de la clorofila no es el de dar color a las plantas sino proporcionarles alimento gracias a la combinación que hace con el dióxido de carbono: la fotosíntesis.

Otros pigmentos como los taninos, las xantofilas, el caroteno o las carotenoides son los que se ocupan de darle otros colores a las plantas y hojas y, según la combinación de estos en mayor o menor proporción, hacen que aparezcan plantas donde destacan otros colores como el rojo, marrón, amarillo, naranja…


20minutos.es / Por Alfred López 02 de diciembre de 2015

¿Por qué la mayoría de las plantas son verdes?