Dormiste poco o sencillamente despertar en la mañana es casi una misión imposible. Seguramente una o varias tazas de café bien cargadas serán parte de tu día, pues es sabido que la cafeína es el aliado de quienes están cansados. Pero... ¿realmente sabes por qué el café nos ayuda a mantenernos despiertos? Vamos a averiguarlo.

El efecto de la cafeína sobre el cuerpo

….. El café no sólo tiene buen sabor, sino que también influye sobre el funcionamiento del cerebro, todo gracias a su principal componente: la cafeína. Cuando consumimos cafeína, esta provoca cambios en la química cerebral, por ejemplo bloqueando la acción de un químico muy importante llamado adenosina.

La adenosina, es responsable de provocarnos sueño, disminuyendo la actividad nerviosa del cerebro. La cafeína, por su parte, se disfraza de adenosina y bloquea sus receptores, reactivando la actividad nerviosa, finalmente, la glándula pituitaria detecta este aumento y lo interpreta como su estuviésemos ante una emergencia.

Al creer que estamos en una emergencia, la glándula pituitaria libera hormonas que llegan a la glándula suprarrenal, la cual produce adrenalina y no solo permite que el cuerpo esté más alerta, sino que también se desarrollen otros cambios en el organismo.

Nuestro corazón late más rápido, las pupilas se dilatan y aumenta la cantidad de sangre que llega a los músculos, disminuyendo la que debería llegar al estómago. A su vez, el hígado libera azúcar en la sangre para tener mayor energía y nuestros músculos se contraen para estar listos y actuar, entre varias cosas más.

Cómo se dieron cuenta, la cafeína es una excelente actriz, ya que logra engañar a nuestro cerebro para hacerlo actuar a toda máquina, sobreestimular el accionar de todo nuestro cuerpo.

Cuándo debemos tomar café y cuánto es el máximo

La cafeína demora entre unos 15 y 30 minutos en actuar, por lo que una taza antes de salir al trabajo te ayudará a llegar en óptimas condiciones para el rendimiento. El cuerpo se demora entre 5 y 6 horas en expulsarla, pero su actividad plena no dura tanto tiempo.

La cafeína puede ser una aliada, pero en exceso va a dañarnos. La máxima cantidad de café que se puede consumir por día es de 400 mg, lo que corresponde a 4 tazas de café instantáneo, 3 de café en grano, 10 latas de coca cola, 3 latas de bebidas energéticas o 4 tazas de té. En mujeres embarazadas, el límite es la 200 mg.

Consumir un exceso de cafeína, puede generar síntomas a corto plazo como dolores de cabeza, temblores, aumento de la presión sanguínea, nerviosismo, entre otros.

A mediano y largo plazo, nos encontramos con insomnio, daño al esmalte dental e incluso adicción a esta sustancia y, para dejarla, hay que hacerlo de forma gradual para evitar síntomas de privación. La cafeína puede ayudarte si la usas bien, pero el abuso de esta sustancia trae efectos graves a tu cuerpo.


batanga.com 19/09/14