La investigación climática más reciente atribuida a la Universidad de Washington ha revelado que las tormentas tropicales de mayor volumen caen en el hemisferio norte. Tal fenómeno tiene su explicación en las variaciones que se producen con las corrientes oceánicas que provienen de los polos, y por ende, a miles de kilómetros de distancia.

.....

Influencia de las corrientes océanicas

Según el autor del estudio, el profesor de Ciencias Atmosféricas, Dargan Frierson, se ha determinado que la causa de que el hemisferio norte sea más cálido es la circulación de los océanos.

El equipo de investigación observó que la cinta transportadora oceánica responsable de las lluvias, se hunde cerca de Groenlandia, viaja por el fondo del océano hasta la Antártida, para posteriormente subir y fluir hacia el hemisferio norte sobre la superficie. Si esta corriente circulase a la inversa, las bandas de lluvias recaerían sobre el sur.

Frierson y su equipo científico utilizaron imágenes de satélite de la NASA para realizar mediciones detalladas de las nubes, y mostrar que de acuerdo a los niveles de radiación atmosférica, el hemisferio sur debería ser el más cálido.

Sin embargo, el fenómeno de formación de tormentas en el norte se debe a que a medida que el agua se desplaza hacia ese hemisferio, durante muchas décadas, se va calentando gradualmente, lo que implica el traslado de alrededor de 400 billones de vatios de potencia a través del ecuador.


Calentamiento global: los vaticinios del cine y la realidad

Muchos recordarán la película The Day After Tomorrow, de 2004. En ella, una corriente oceánica es la responsable del congelamiento de Nueva York en el film tras verse interrumpida su circulación. Esta misma corriente parece ser la responsable de este fenómeno de tormentas en el Hemisferio Norte.

Claro que la ficción supera a la realidad, ya que este fenómeno mostrado en el filme no se producirá de la misma manera. Según los expertos, habrá una desaceleración gradual de la corriente oceánica hacia el 2100. Este fenómeno climático será una clara consecuencia de los efectos del calentamiento global. Además, esta desaceleración podría invertir el sentido de las lluvias tropicales hacia el hemisferio sur.


Ojocientífico.com 28/10/13