Las supersticiones son ese tipo de conductas que hacemos ―o dejamos de hacer― ante una situación determinada porque creemos que con ella se logra o se evita otra, pongamos por caso, no pasar bajo los arcos porque trae mala suerte o tener un amuleto con nosotros para la buena fortuna.

Son rituales irracionales, aunque la realidad confirme lo contrario, seguimos realizándolos, lo cual hace preguntarse a los científicos por qué existen las supersticiones si no parecen ser de mucha utilidad.

Las supersticiones en los animales

No tendría sentido que una especie creyera que puede influir en el futuro con solo realizar una acción específica, pero la evolución nos sorprende con esto: por muy increíble que suene, los animales también tienen supersticiones. Entre las especies que muestran este tipo de comportamiento se encuentran las palomas. Parece ser que este comportamiento es consecuencia de los mecanismos de aprendizaje.

Razones evolutivas para la supersticiones

Si las superticiones no se cumplen, el animal gasta energía tratando de realizar su ritual y pierde oportunidades de hacer otras tareas más útiles, ¿cómo es que a la selección natural se le escapó semejante conducta?

Las razones evolutivas para la superstición son múltiples, como cabe esperar en sistemas tan complejos como el reino animal. Las investigaciones sugieren cuatro causas principales:

• Se trata de conductas que funcionan como adaptaciones en forma de placebo.
• Son formas de lograr vínculos sociales.
• Con ellas ocurre lo mismo que con los cordales humanos, son rezagos evolutivos, fueron adaptaciones del entorno ancestral que ya no funcionan.
• Errores en el proceso de aprendizaje.

Supersticiones como errores en el aprendizaje

La hipótesis de que las supersticiones constituyen errores en el aprendizaje se basan en la idea de que los animales con semejantes mecanismos son capaces de establecer relaciones de causa y efecto. En estos casos, el problema sería que dichos organismos no poseen toda la información necesaria y ello conduce al error. Datos insuficientes o falta de estos pueden guiar a conclusiones falsas.

En opinión de los expertos, las supersticiones serían como las buenas apuestas. Cuando un animal asume un sonido como señal de peligro, puede estar equivocado, pero las ganancias si no lo está son elevadas en comparación con las pérdidas si yerra.

El punto aquí estaría en cómo ante la falta de información, se ha incorporado mecánicamente una estrategia de aprendizaje que asegure la continuidad de la especie.

Por eso, aunque nos parezcan ilógicas, hay una explicación evolutiva a por qué existen las supersticiones.


batanga.com / Publicado por: Ruth Lelyen - Dic 13, 2014