Tatuado o sin tatuar, Gosling marca su espacio como súper estrella de Hollywood

"Sólo intento no pestañear", dice el Ryan Gosling riéndose de sí mismo.

Pero su asombrosamente comunicativa quietud, junto a una vulnerabilidad sensible, gran dedicación y bueno,
también sus cualidades físicas, han hecho de él uno de los más grandes astros del planeta,
un querido ídolo de una nueva generación. Y este es precisamente el único papel que lo incomoda.

Pero antes, sus seguidores podrán verlo en dos nuevas películas de próximo estreno,
empezando por The Place Beyond the Pines, su segunda colaboración con el director Derek Cianfrance,
luego de Blue Valentine.

En The Place Beyond the Pines, que se estrena de manera limitada el 29 de marzo,
Gosling da vida a un motociclista tatuado en un circo rodante que, al visitar a un viejo amor
(interpretada por su novia en la vida real, Eva Mendes), se entera de que es el padre de su pequeño hijo,
un descubrimiento que lo lleva a un despertar y al mismo tiempo a una necesidad desesperada de mantener al menor.
Con un amigo más experimentado (Ben Mendelsohn), decide asaltar bancos en Schenectady, Nueva York.
Su historia compone la primera sección de un tríptico conectado por un incidente violento que resuena por generaciones.

"Una de las cosas que en cierto modo me dio la clave para este personaje fue que exageré totalmente con los tatuajes",
dijo Gosling, quien en la cinta tiene una lágrima tatuada bajo su ojo izquierdo.
"Le dije a Derek, `Tengo que quitarme este tatuaje de la cara. Es el peor.
Distrae demasiado y lo va a echar todo a perder'. Y él me dijo,
`Bueno, estoy seguro de que así es como se siente la gente con tatuajes en la cara.
Así que ahora tienes que pagar las consecuencias de tus actos'. Tuve que hacer toda la película con eso
y ahora verlo en afiches. Me dio un sentido de vergüenza que siento era inherente al personaje", comentó Gosling.

"Ryan era capaz de expresarlo todo sin palabras", dijo el director de Drive, Nicolas Winding Refn,
quien también lo dirige en Only God Forgives, a estrenarse en mayo. "Iba más allá del habla.
Sus movimientos, su postura, sus ojos, sus ideas pueden contar una historia".

Gosling declaró que planea hacer una pausa en su carrera.