Muyinteresante.es

La piel es la culpable de que las toallas se ensucien. Su superficie es como una jungla con un interesante equilibrio ecológico. Tenemos una capa de lípidos y agua que nos protege, producida por las glándulas sebáceas por un lado y por las glándulas sudoríparas por otro.

A esto se añade el detritus de la piel y una buena cantidad de hongos que crecen en ella. A eso hay que añadir, además, maquillajes, polvos y cremas.