.....

El continente africano es rico en especies animales de gran envergadura, pero cuando se trata del registro fósil más antiguo, en particular en lo referido a los dinosaurios, ciertamente no tiene mucho que mostrarle al mundo si lo comparamos con lugares como Sudamérica o Eurasia. ¿Te has preguntado alguna vez por qué ocurre esto? ¿Por qué en África encontraron menos dinosaurios que en otros lugares?

Geología y política en África

La causa del escaso número de dinosaurios hallados en suelo africano se debe fundamentalmente a dos razones: la propia geología del continente y la histórica inestabilidad política de muchos de sus países.

En el caso de la historia geológica, hay que destacar el hecho de que África apenas se movió de su sitio cuando ocurrió la separación de los continentes con la fragmentación de Pangea y las masas de tierra que quedaron posteriormente.

Esto impidió que la tectónica de placas elevara a zonas más superficiales los fósiles enterrados en capas más profundas de la tierra, algo que sí pasó en otros lugares que se trasladaron mucho más en el globo terráqueo, como América del Sur. Al estar enterrados tan profundamente, los restos son más difíciles de localizar.


Otra causa geológica la encontramos en la composición de los sedimentos en gran parte de la región, que por su naturaleza han sido menos ideales para enterrar a una criatura y comenzar el proceso de fosilización a tiempo.

Por otro lado, un punto importante en contra del trabajo de los paleontólogos ha sido la tradicional inestabilidad política en ciertas partes del continente, donde las guerras y la inseguridad han impedido realizar excavaciones seguras en muchas partes de su inmenso territorio. Quizá algunos restos aún podrían estar aguardando la posibilidad de ser hallados.

Un descubrimiento paleontológico africano abre las esperanzas

Pese a estos inconvenientes, en fechas recientes se ha dado a conocer el descubrimiento de una nueva especie de dinosaurio gigante en el continente, más específicamente en la cuenca del Rift Rukwa, en el suroeste de Tanzania.

Bautizado como Rukwatitan bisepultus, pertenece al grupo de los titanosaurios saurópodos y se estima que habitó la región hace unos 100 millones de años, en el

Cretácico. Su nombre específico “bisepultus” responde al hecho de que muy probablemente sus restos fueron enterrados dos veces durante la fosilización, en una primera ocasión por el barro en la propia llanura de inundación donde murió, y luego de su desenterramiento por un río, volvió a cubrirse, esta vez con arenisca.

A pesar de que solo se hallaron dos docenas de huesos, entre ellos extremidades, vértebras y costillas, esto fue suficiente para que se determinara que es una nueva especie que se suma a las escasas halladas en África, en especial del grupo de los gigantescos titanosaurios. En este caso, solo sus extremidades anteriores superaban los dos metros de largo, lo que indica claramente que era una criatura colosal.
YouTube Video
ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.

Hasta hoy, mucho de lo que se sabe de la biología y la evolución de este tipo de dinosaurios se debe a lo que se ha hallado en Sudamérica, inclusive la Antártida, pero este hallazgo ayudará sin dudas a comprender mejor sus orígenes y su diversidad, así como a cubrir un poco el agujero negro que existe acerca de los dinosaurios que poblaron lo que hoy es el continente africano.

batanga.com 19/09/14