Cuando las mujeres pelean por sus derechos utilizan distintivos del movimiento. Las feministas han usado el color violeta por décadas, pero pocas veces nos preguntamos por qué. Debes saber que es una costumbre que se remonta a la época de las sufragistas, las mujeres que pelearon por el derecho al voto. En 2018 el Ultra Violeta fue seleccionado como color del año por Pantone, dado que las luchas feministas están en el ojo público.

Las sufragistas usaban tres colores en ese entonces: verde por la esperanza, blanco por la pureza y violeta por la dignidad y lealtad. El motivo era que fueran reconocidas en las multitudes e incluso por quienes se oponían al movimiento. Al aparecer públicamente siempre llevaban algo violeta, como símbolo de su asociación sufragista.

¿Cuándo comenzó a destacarse?

Si bien las sufragistas usaban el violeta junto con el blanco, el verde y el dorado, el violeta destacaba por su fortaleza. En los años 70 las mujeres comenzaron a usarlo como símbolo del feminismo para separarse del resto de los colores más tradicionales. Laurie Pressman del Instituto Pantone lo explica así:

«No era un color que las mujeres estuviéramos usando en esa época, es muy dramático, así que para mi realmente era un signo de protesta más que nada. Es una forma de decir, ¿cómo marco una tendencia? ¿cómo me diferencio?»

Otras explicaciones

Otra de las versiones explica que se adoptó luego del incendio de la fábrica textil en 1908, recordado cada 8 de marzo. 129 mujeres murieron en ese momento y se supone, aunque no está confirmado, que estaban trabajando con telas violetas. Algunas versiones incluso hablan de humo violeta, pero eso es difícil de confirmar realmente.

Otra explicación dice que el color surge de mezclar el rosa y el azul: hombres y mujeres en igualdad. Lo cierto es que no se sabe a ciencia cierta, pero es reconocido hoy en día como símbolo de la lucha de las mujeres a nivel mundial.


vix.com / Katia Silveira

¿Por qué el violeta es el color del movimiento feminista?