Emojis, bombones, remeras, lo vemos en prácticamente cualquier lado. El símbolo «♥», se ha convertido en sinónimo de amor y romanticismo a nivel universal. No solo eso, sino que alrededor del mundo es el símbolo elegido para representar al corazón humano, apareciendo, por ejemplo, en campañas de salud cardíaca.

Todo esto está muy bien, salvo por un pequeño problema... Un verdadero corazón humano luce más bien así:


Le quita todo el romanticismo, ¿verdad?

Más allá de eso, ante las dos imágenes es inevitable preguntarse cómo llegamos a una simplificación que se parece tan poco al original. Al investigar, sin embargo, nos damos cuenta de que la verdadera pregunta es otra: ¿se trata realmente de una simplificación?

De plantas a corazones

Este símbolo no es un fenómeno moderno. Ya en artefactos del 3000 a. E. C. se encontraron imágenes que se asemejan al símbolo de corazón que tan bien conocemos hoy en día, aunque no podemos estar seguros de que se trate efectivamente de corazones. Muchos, de hecho, sostienen que se trata de algún tipo de hoja.

Esto da lugar a una de las teorías respecto al origen de este símbolo: que evolucionó a partir de la representación de hojas, semillas o frutos de plantas con significados que se pueden asociar también al corazón. La vid, por ejemplo, era asociada en la cultura griega con el dios Dioniso, que además de ser el dios de la vendimia era asociado con el éxtasis y la fertilidad.

Otra planta candidata es el silfio, que, aparentemente, era un anticonceptivo muy popular y eficaz entre los griegos y romanos. Esta planta habría tenido una semilla de apariencia sospechosamente similar al símbolo de corazón. «Habría tenido» porque la planta fue tan popular como medicina que se terminó extinguiendo.

Teléfono descompuesto

La teoría que parece tener más sustento, sin embargo, vuele a la idea de que este símbolo es una simplificación.

Se suele pensar en las autopsias como algo de los últimos siglos, pero esta es una visión bastante limitada. Por miles de años diferentes civilizaciones exploraron la anatomía humana e hicieron grandes avances. Lamentablemente, durante la Edad Media gran parte de este conocimiento se perdió en occidente, ya que la iglesia católica prohibió esta práctica.

Sí se tenían, sin embargo, los escritos de algunos de los estudiosos de la antigüedad que habían realizado este tipo de investigaciones. En ellas se describía la apariencia del corazón humano. El problema, claro está, es que una descripción por escrito deja lugar a error y allí es que entra la idea del «teléfono descompuesto». Según esta hipótesis, el símbolo actual del corazón sería la interpretación realizada por artistas de la Edad Media de los escritos sobre anatomía de científicos de la antigüedad.

Cualquiera sea la verdadera historia de este símbolo, es innegable que llegó para quedarse y, por más que su parecido con el corazón humano sea casi inexistente, es con él que lo asociamos de forma inmediata.

batanga.com / María Dabezíes 19/02/16

¿Por qué el símbolo de corazón se parece tan poco a un corazón real?