Investigaciones sobre trozos de hielo profundo y documentación histórica han aclarado este extraño fenómeno


Hace casi mil años, la Luna desapareció del cielo. Este hecho tan extraño había generado un sinfín de controversias. Finalmente, un grupo de científicos de la Universidad de Ginebra (Suiza) ha encontrado la causa que lo provocó.

El satélite terrestre, como podrás imaginar, no se fue a ningún lado, sino que lo que ocurrió fue que se ocultó a la visión desde la Tierra. "Durante mucho tiempo se creyó que era producto de la erupción del volcán islandés Hekla en 1104”, explican los investigadores en declaraciones recogidas por Science Alert. "Un velo de polvo pasó sobre Europa en mayo de 1110. La evaluación de los núcleos de hielo apunta a varias erupciones, muy próximas en el tiempo, entre 1108 y 1110. Creemos que el monte Asama, cuyo mayor estallido en el Holoceno ocurrió en agosto de 1108 y está documentado de manera creíble por un observador japonés, es un contribuyente plausible al elevado sulfato".

Todo sucedió el 5 de mayo del año 1110. Según cuentan las crónicas de la época, la Luna desapareció casi un día y no fue a causa de las nubes, ya que, según se relata "toda la noche, el firmamento fue muy claro, y las estrellas sobre todos los cielos brillaban con mucha fuerza". La responsable fue una nube gigante de partículas ricas en azufre que fluyó través de la estratosfera, oscureciendo los cielos durante meses o incluso años, antes de caer finalmente a la Tierra. Lo que no estaba aún claro es qué había provocado una de las deposiciones de sulfato más grandes del último milenio.

Nube gigante de partículas ricas en azufre

Para asegurase de lograr la respuesta correcta, los científicos han estado evaluando núcleos de hielo glaciares profundos que han atrapado aerosoles de azufre producidos por erupciones volcánicas, que llegaron a la estratosfera y se asentaron en la superficie. El hielo puede preservar la evidencia del vulcanismo en escalas de tiempo increíblemente largas, pero identificar la fecha exacta de un evento que aparece en las capas de un núcleo de hielo sigue siendo muy complicado

"Creemos que el monte Asama, cuyo mayor estallido del Holoceno ocurrió en agosto de 1108 es un contribuyente plausible"

Aunque en un primer momento se había asumido que el depósito sulfuroso fue provocado por una gran erupción desatada en 1104 por el volcán islandés Hekla, nuevas mediciones de esos registros en el hielo y análisis de textos históricos, parecen revelar que el causante de la nube gigante de partículas ricas en azufre que hizo desaparecer a la Luna es el monte Asama, en Japón, que sufrió una importante erupción en el año 1108.

Esta nube de partículas tuvo otras consecuencias. Los autores han documentado graves modificaciones climáticas posteriores en Europa occidental entre 1109 y 1111, que provocaron crisis de subsistencia. Los investigadores encontraron una "abundancia de testimonios que se refieren a climas adversos, fracasos en las cosechas y hambrunas en estos años", señalando que la evidencia reunida sugiere que las dificultades de subsistencia, que comenzaron en 1109, se profundizaron en hambruna en varias regiones de Europa occidental".

No es la primera vez que los científicos apuntan que los eclipses lunares totales más oscuros tengan relación con erupciones volcánicas. Ejemplos de ello son la de 1600 en Huaynaputina (Perú), la de 1641 en el Monte Parker (Filipinas), la de 1815 en Tambora (Indonesia), la de 1883 en el Krakatoa (entre Java y Sumatra), la de 1912 en el Katmai-Novarupta (Alaska), la de 1983 en El Chichón (México) o la de 1991 en el Pinatubo (Filipinas).

elconfidencial.com / 08 mayo 2020

¿Por qué desapareció la Luna hace mil años? Los científicos ya tienen la respuesta