Todos hemos experimentado alguna vez la sensación de que ya hemos vivido una escena, de que algo va a pasar en un momento, la idea de la profecía.

.....Elmundo.es 20/10/13

¿Por qué ocurren estas cosas? La variable tiempo del reloj no es más que una relación entre los movimientos de los objetos. Decimos que es mediodía cuando el sol está en el medio de su recorrido, referido a otros objetos que vemos con el sol: montañas, árboles, rascacielos, sombras... Pero en el cerebro no tenemos un concepto de tiempo fiable. La memoria son circuitos neuronales que se entrecruzan. La única manera de asignar una variable tiempo a los eventos guardados en la memoria es relacionarlos con otros casi siempre externos: Aquello ocurrió cuando el niño tenía 2 años, lo otro que pasó cuando mataron a Kennedy, etc. La edad del niño esté en el libro de familia, la fecha del asesinato de Kennedy, en las hemerotecas.

El catedrático de Física Aplicada de la UAH Antonio Ruiz de Elvira nos los explica en Cosmocaixa Barcelona, el museo de la ciencia Obra Social La Caixa.

Si no estamos muy atentos, muchas veces vemos una cara, la grabamos, y un momento después nos fijamos en esa cara que ya hemos visto: Y puesto que carecemos de referencia externa, a veces pensamos que esa persona la conocemos desde hace años. Escuchamos una noticia, la grabamos en las neuronas, y luego la volvemos a oír repetida, y pensamos que eso ya lo sabíamos desde hacia meses, semanas, días. Nos engañamos mucho.