El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, mejor conocido como AMLO, es un tema constante de conversación también por su manera lenta de hablar, más allá de su política.

Sin embargo, poca gente sabe que este rasgo puede asociarse con la bradilalia, una condición caracterizada por la lentitud en el habla, tal como se define en el estudio japonés On the Nature of Bradylalia (La naturaleza de la bradilalia, en traducción libre). De acuerdo con el texto, este tipo de habla se creía relacionado con una anormalidad neuromuscular, en la unión entre neuronas.

Por su parte, el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares de Estados Unidos (NINDS, por sus siglas en inglés) identifica el habla lenta como un posible síntoma de la degeneración cerebelosa. Se trata de «una enfermedad en la cual las neuronas del cerebelo (zona del cerebro que controla la coordinación muscular y el equilibrio) se deterioran y mueren».

La bradilalia también puede estar relacionada con otro tipo de padecimientos, como la disnea. Es decir, la dificultad para respirar. O sea, el habla lenta puede ocurrir por muchas razones, psicológicas inclusive.

Otro ejemplo de posible causa, señalada en una investigación publicada en Neuroradiology, es haber sufrido un infarto (como lo hizo AMLO en 2013, según reportó el diario mexicano Excelsior). De todas maneras, no hay registros de que el presidente de México esté diagnosticado con bradilalia, por lo que su habla lenta puede ser simplemente su estilo personal.

No podemos asegurar por qué una persona en específico habla con lentitud, pero sí podemos explicar que existen muchas posibles causas detrás, aunque, frecuentemente, no es algo que debería preocuparnos.

vix.com / Joanna Gutiérrez, enero 2019

¿Por qué algunas personas hablan muy lento? La condición que podría ser la responsable