Pocoyó pide el preconcurso de acreedores


Zinkia, la productora de los dibujos infantiles Pocoyó, ha decidido acogerse al proceso de preconcurso de acreedores, lo que le permite margen para tratar de solucionar sus problemas de deuda sin que uno de sus acreedores fuerce el concurso de acreedores. Según ha informado la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), ha tomado la decisión ante el mal resultado de la emisión de deuda que había lanzado este mes.

Zinkia pretendía conseguir 7,8 millones a través de una emisión de deuda destinada a pequeños inversores. Pero fuentes del sector ya advirtieron de que no estaba logrando demanda para sus bonos al 11% de interés, en especial, después de que la CNMV advirtiera de que era una inversión arriesgada. La empresa ha justificado su decisión de presentar el preconcurso "a la vista del resultado de la Emisión de Obligaciones Simples Zinkia octubre 2013, así como del análisis de la situación financiera y la previsión de tesorería a corto plazo y ante las dificultades para afrontar los próximos vencimientos".

La compañía ha asegurado que continuará sus negociaciones con los acreedores "para procurar la refinanciación de la deuda de la compañía". Las acciones de la empresa cotizan en el Mercado Alternativo Bursátil. A 30 de junio de 2013 la compañía presentaba un fondo de maniobra consolidado negativo de tres millones de euros. Durante el primer semestre del año la cifra neta de negocios se había reducido un 48% con respecto al mismo periodo del año anterior y había obtenido un resultado consolidado negativo de un millón de euros.

Zinkia, la productora que creó Pocoyó, lanzó su emisión de 7,78 millones de euros para cubrir sus urgentes necesidades de tesorería, refinanciar deuda y, si quedaba algo de capital, potenciar sus equipos comerciales. Sin embargo, a sus propias dificultades, añadió las advertencias del regulador bursátil, que avisó a los inversores de que invertir en Pocoyó tenía elevados riesgos. La CNMV señaló que Zinkia no cuenta con liquidez suficiente a corto plazo para atender sus deudas y que, si se prolonga la actual caída de sus resultados, podría acogerse al concurso de acreedores. Además, apuntaba a los pequeños inversores que el cupón anual que pagarían (el 11%) era inferior a la rentabilidad que le hubieran exigido los inversores profesionales.

El Pais - 31/10/2013

Fuente
Pocoyó pide el preconcurso de acreedores | Economía | EL PAÍS