Todo estaba bien planeado, sería sencillo. La casa parecía vacía solo tenía que entrar silenciosamente,
tomar las cosas de valor y salir tranquilamente. Pero encontró algo que definitivamente no buscaba.




Un cadáver colgado en medio de la oscuridad. Desesperadamente llamó a la policía y entre gritos les comunicó lo que había visto.
Sus gritos eran tales que asustaron a los vecinos, quienes creyendo que se trataba de una pelea doméstica,
también llamaron a la policía. ¿Qué sucedió después?

Según informa BBC, el hombre, de 26 años de edad, fue detenido pero al no presentarse cargos se le liberó y ayudó en la investigación.

La víctima había muerto horas antes del robo, si el ladrón no hubiera descubierto el cuerpo quizá no se habría encontrado por días.

Sin duda fue algo traumático para el hombre.
No era su primer robo pero quizá sí el último que a pesar de no ser nuevo en el negocio muy probablemente se retirará.
Algo no muy difícil de creer después de ver su reacción ante lo sucedido.

La sargento Freda Grace, de la Policía de Hamilton, dijó a la prensa local:”El hombre se sentía realmente mal.
Todo el conjunto de circunstancias es simplemente horrible“.