Jonas Barber es un británico de 31 años de edad y apasionado de las motos que un día tuvo un brutal accidente
cuando montaba su propia motocicleta.
Barber perdió tres dedos de su mano derecha y otro quedó prácticamente inutilizable.



El hombre les dijo a sus hijos que no se preocupasen de nada, que esos dedos ”iban a volver a crecer”.
Y lo hicieron. Gracias al conocido cirujano Simon Kay, famoso por ser el primero
en llevar a cabo un transplante de manos en Reino Unido.

Simon Kay le colocó a Jonas un dedo de cada pie en su mano derecha y volvió a recuperar la movilidad
en esa mano. Incluso, ha podido volver a montar en moto.