En vista de las prisas con las que siempre vive la gente, muchas veces se olvida disfrutar hasta la comida.
Este curioso perezoso peludo nos demuestra que la comida hay que disfrutarla y saborearla y no vivir tan apresurados,
lo que siempre genera mucho estrés…