Para que los recuerdos nunca se borren siempre es bueno tenerlos grabados con una buena cámara
y disfrutarlos las veces que se quieran.
Es por eso que este hombre como buen padre graba a su hija desde el naciemiento hasta que cumple los 13 años…