La policía de un pueblo al oeste de Suecia, alertada por los vecinos, acudió esta semana a casa de una joven pareja que discutían de forma escandalosa mientras montaban un mueble de Ikea.



Los vecinos de una pareja del pueblo de Stromstad, al oeste de Suecia, llamaron a la policía esta semana, preocupados por un posible incidente doméstico entre dos jóvenes.

Alertados por "los gritos y los golpes", los vecinos de Stromstad, dieron la dirección a la policía sueca para que acudieran a averiguar lo que ocurría.

¿Cuál fue la sorpresa de la policía cuando llegaron a la vivienda? Pues que la joven pareja estaba discutiendo mientras montaban un mueble de Ikea, según cuenta el Daily News.

Además de los gritos provocados por la pelea, el ruido que los vecinos habían escuchado provenía de los llantos de un bebé. La pareja había despertado a su hijo en plena discusión.

La policía no tuvo que tomar ninguna medida.

Qué.es 13 de noviembre de 2013