El cometa 67/P Churyumov-Gerasimenko tiene misteriosas estructuras; ahora, un nuevo estudio señala que este se originó por una colisión entre otros dos cuerpos celestes, lo que podría precisamente explicar su forma.


Imagen del cometa 67/P, analizado por una misión de la ESA. Imagen de la ESA.

Los resultados de este estudio se publican en la revista Nature Astronomy.

De acuerdo con el equipo liderado por Patrick Michel, del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS) de Francia, la estructura de “Chury”, compuesta de dos lóbulos, se produjo por el encuentro de dos antiguos cometas de poca densidad y con elementos volátiles que les permitieron acercarse lentamente sin llegar a explotar.

Este hallazgo también permitió explicar los agujeros y capas estratificadas que presenta el cometa 67/P Churyumov-Gerasimenko, más conocido como “Chury”, que aparecieron probablemente cuando se reagruparon los restos del choque.

Hasta ahora se creía, además, que estos choques sólo se habían producido en el Sistema solar hace 4.000 millones de años.

Sin embargo, según sus autores, estas colisiones son también frecuentes en el cinturón de Kuiper que orbita alrededor del Sol, de donde proviene el famoso cometa, por lo que su origen puede ser más reciente de lo que se creía, aunque sin aportar más especificaciones.

Las conclusiones se obtuvieron gracias a simulaciones digitales realizadas en el Observatorio de la Costa Azul, en el sureste de Francia.

El 30 de septiembre de 2016, la sonda Rosetta aterrizó en este cometa y consiguió recopilar datos para conocer mejor el origen de la Tierra y los inicios del Sistema Solar.

El viaje de Rosetta, que comenzó en 2004, registró episodios difíciles, como un encuentro con asteroides, una hibernación y el convulso aterrizaje del módulo de mediciones científicas Philae.

Con un presupuesto de 1.000 millones de euros, la misión Rosetta está considerada una de las más importantes en la historia de la industria aeroespacial europea y la exploración del Sistema Solar y fue reconocida en 2014 por la revista científica “Science” como uno de los diez descubrimientos del año.

EFE, 06 marzo 2018

El cometa 67/P se originó por un choque entre dos cuerpos