Otis es una perra de raza podenco que ha sido rescatada por la Asociación Protectora de Animales El Refugio
después de haber quedado atrapada en el hueco del ascensor del hospital abandonado de Navacerrada.

Según explican en la protectora, Otis habría sido utilizada para cazar y posteriormente la dejaron a su suerte dentro
del hueco del ascensor ya que era prácticamente imposible que ella misma llegara hasta allí.

Otis ha tenido mucha suerte de que la tarde del viernes Rubén y Miguel Ángel decidieran entrar en el hospital abandonado
de Navacerrada para hacerse una fotos.
Cuando los dos jóvenes estaban dentro del hospital descubrieron la lamentable situación en la que se encontraba el perro
por lo que decidieron ponerse en contacto con El Refugio y comunicar el caso de Otis.

A la mañana siguiente un equipo de voluntarios de El Refugio se acercó hasta el hospital y después de acceder
por el hueco del ascensor y agarrar a la perra con una cuerda, consiguieron subirla con ayuda de una escalera.
Una vez arriba le dieron un poco de comida que devoró al momento.

“Otis tiene aproximadamente tres años de edad y su estado físico es bueno a pesar de estar terriblemente asustada
sedienta y hambrientadespués del rescate”.
“Fue abandonada allí de forma expresa, posiblemente como castigo por no hacer bien su trabajo:
ser útil para cazar”. “Nuestro objetivo ahora es encontrar una familia que adopte a Otis“, explicaba Nacho Paunero,
presidente de El Refugio.

En el siguiente vídeo se puede ver el momento en el que los voluntarios rescataron a la
perra Otis de dentro del hueco del ascensor del hospital abandonado de Navacerrada: