Los ornitorrincos están entre los animales más singulares de nuestro planeta. Su pico de pato, su cuerpo cubierto de pelo y su capacidad de ponen huevos y a su vez amamantar a sus crías hacen de este animal una verdadera joya de la evolución.

Precisamente, respecto al proceso de evolución de estos monotremas, un nuevo elemento ha sido incorporado recientemente a su hasta ahora considerado como sencillo árbol evolutivo, se trata de Ornitozilla, un ornitorrinco gigante extinto.


.....

¿Cómo descubrieron esta nueva especie?

El inesperado descubrimiento de este antiguo habitante australiano nombrado popularmente Ornitozilla (Obdurodon tharalkooschild) ocurrió gracias a una paleontóloga llamada Rebecca Pian, quien decidió observar con minuciosidad una pieza polvorienta y olvidada que se encontraba en un armario.

Esta pieza consistía básicamente en una piedra caliza de Queensland que tenía incrustado un antiguo diente que fue identificado con los de los ornitorrincos, pero que era mayor que los de todos los ejemplares conocidos hasta ahora, como dieron a conocer hace algunos días científicos de las Universidades de Columbia y Nueva Gales del Sur.

Probables características del ornitorrinco gigante

Según la investigación que fue publicada en la revista Journal of Vertebrate Paleontology, esta asombrosa especie debió habitar los cuerpos acuáticos de los bosques Riversleigh entre 5 y 15 millones de años atrás. Las proporciones de este diente han permitido estimar además que este animal debió medir alrededor de un metro de largo, lo cual es el doble de la talla de un ornitorrinco actual.

Aunque un solo diente no permite obtener detalles muy exactos de su modo de vida y aspecto general, los investigadores han sugerido que su apariencia sería muy semejante a la de la especie actual, aunque su talla y la presencia de dientes seguramente le permitirían ampliar considerablemente su rango de potenciales presas respecto al ornitorrinco que conocemos, que se limita sobre todo a pequeños crustáceos, gusanos y larvas de variadas especies. Ornitozilla sin embargo también sería capaz de comer algunos vertebrados de pequeña talla como tortugas y ranas.

Dicho megaornitorrinco se suma a las otras cuatro especies extintas conocidas de estos monotremas, añadiendo así una nueva rama a la historia natural de este simpático animal. El descubrimiento ha relanzado la búsqueda de otros posibles restos fósiles enterrados en la región que permitan conocer más pormenores de este ancestral mamífero ovíparo.

Sensacional este descubrimiento del Ornitozilla a partir de un solo diente fosilizado, ¿verdad?

Ojocientífico.com 01/12/13