Opel ha hecho este sábado un llamamiento urgente a que los clientes de los modelos ADAM y Corsa entregados desde mayo de 2014 revisen sus vehículos lo antes posible tras haber detectado que unos 8.000 vehículos fueron fabricados con una parte del sistema de dirección que no cumplía con las especificaciones.

"Por precaución y para evitar cualquier posible riesgo, estos coches no deben ser conducidos antes de realizarles la inspección", ha informado la compañía en un comunicado, que también han facilitado a través de su cuenta oficial en Twitter.

Según Opel, a partir de este domingo los propietarios de estos modelos podrán consultar en la página web española de Opel.es o en Opel.com, si su vehículo está afectado "y tendrá todas las instrucciones precisas, en caso de que su coche esté incluido en esta llamada", ha indicado la compañía. Además, ruegan a los clientes que se vean afectados que contacten inmediatamente con Opel.

Este problema fue detectado, según señala la compañía, "durante un control rutinario de calidad en la planta de producción de vehículos". "La empresa confirma que no tiene conocimiento de ningún accidente o lesión relacionada con esta situación", añaden.

Por último, los clientes que tengan preguntas adicionales "podrán obtener atención inmediata a través de un número de teléfono directo que se publicará lo antes posible en la web", concluyen.

20minutos.es 28/09/14